'Policías que debían proteger a Galán estaban en nómina de la mafia'

'Policías que debían proteger a Galán estaban en nómina de la mafia'

Fiscalía llamó a juicio al exjefe de Policía en Soacha y al exjefe de protección del DAS.

notitle
12 de noviembre 2013 , 08:01 p. m.

Manuel Jacobo Torregrosa, el oscuro exdetective del DAS señalado de debilitar el esquema de protección de Luis Carlos Galán y facilitar la acción de los sicarios que lo mataron en agosto de 1989, estuvo a punto de ser ascendido por sus jefes por “su capacidad y eficaz desempeño en su trabajo”.

Ese mismo personaje, que sin experiencia alguna fue designado para proteger al hombre más amenazado del país y casi fijo Presidente de la República, “tuvo vínculos” con el sicario que asesinó a Galán, y además “trató de desaparecer la chatarra del bus en el que se puso la bomba del edificio del DAS”, apenas cuatro meses después del magnicidio. (Lea también: Los exmiembros del Estado cuestionados por el magnicidio de Galán).

Esas revelaciones hacen parte del histórico llamado a juicio contra dos exservidores del Estado acusados de colaborar con el crimen: el capitán Luis Felipe Montilla, quien era comandante de la Policía de Soacha por la época del atentado, y el coronel Manuel González, el exjefe de Protección del DAS que recomendó a Torregrosa como jefe de escoltas de Galán. Es la primera decisión de fondo de la nueva Unidad de Análisis y Contexto de la Fiscalía, que asumió el caso y que unió la investigación a las de otros grandes crímenes de la época.

‘Plan criminal’

En un documento de 108 páginas, la Fiscalía considera probado que el magnicidio del líder del Nuevo Liberalismo “fue cometido por una alianza criminal de narcotraficantes, paramilitares, políticos, algunos representantes de sectores económicos y algunos agentes del Estado que en la década de los 80 actuaron de manera conjunta para ejecutar variedad de planes criminales”.

Esos mismos planes, agrega, los llevaron a asesinar meses después a Bernardo Jaramillo Ossa y a Carlos Pizarro, candidatos presidenciales de la UP y del M-19.

“Se pudo establecer la existencia de coincidencias en la planeación y ejecución de estos atentados –dice el documento, conocido por EL TIEMPO– (...) Hubo dos escoltas en común (uno que trabajó con Galán y Jaramillo Ossa y otro que trabajó con Jaramillo y Pizarro). Igualmente, dos escoltas del DAS que trabajaron con Jaramillo Ossa y Pizarro Leóngomez dispararon contra los autores materiales de estos dos magnicidios”, cuando ya habían sido sometidos, y segaron así la posibilidad de que hablaran.

La Unidad de Contexto hizo una larga relación de militares y policías que, para la época, trabajaron con los ‘paras’ y los narcos. Otro testimonio recabado en el proceso, de un antiguo empleado de los capos del cartel de Medellín: Moncada Galeano (asesinado por Pablo Escobar en ‘La Catedral’), fue clave contra Montilla y refuerza la tesis de la responsabilidad de oficiales de la Policía en el plan contra Galán.

Como lo había revelado EL TIEMPO hace varios meses, la Fiscalía investiga formalmente al general retirado Argemiro Serna, quien para la época era el segundo al mando en la Policía en Cundinamarca.

Ese testigo les dijo a los investigadores que su función en la mafia era “pagar sueldo a oficiales, suboficiales y agentes de la Policía” en zonas claves, y aseguró que el entonces comandante de la Policía del departamento estaba en la nómina de la mafia, así como jefes del F-2 y de la Sijín.

Sobre Montilla, que debía proteger con una contraguerrilla el perímetro de la plaza de Soacha donde Galán fue asesinado en total indefensión, dijo: “En dos ocasiones le entregué de a millón de pesos, y para los agentes les lleve dos nóminas de 700.000 pesos cada una; esa cantidad era para todos los agentes”. La Fiscalía dice que la Policía de Soacha “estaba arreglada” para facilitar la acción de los asesinos.

El caso de González

La acusación cuestiona a toda la cúpula del DAS y señala que entre el coronel González y Torregrosa “existía un vínculo, que no es otro diferente al hecho de que eran parte de una misma empresa delictiva que pretendía, y en efecto logró, quitarle la vida a Galán”. Torregrosa fue trasladado de la Unidad de Protección a Inteligencia apenas cuatro días después del asesinato, y nunca le pidieron un reporte juicioso de los hechos de Soacha, al punto de que incluso González recomendó su ascenso.

La Fiscalía dice que un agente del DAS, Orlando Monroy Rivera, recibió entrenamiento con el mercenario Yair Klein y fue parte del esquema de seguridad de la familia del general Maza.

Testigo clave dice que alertó del crimen

Los fiscales viajaron hasta Perú para tomar una versión clave en el esclarecimiento del magnicidio: la del detective Héctor Ernesto Muñoz, alias la ‘Bruja’.

Él era cercano a otro del DAS, Orlando Monroy, ‘Trapero’, el mismo hombre que según la Fiscalía fue entrenado por Yair Klein y asignado a la protección de la familia del general Maza. ‘Trapero’, dice la acusación, hacía “el trabajo sucio de una organización oscura al interior del DAS cuyos miembros no se han establecido totalmente”.

La ‘Bruja’ afirma que ‘Trapero’ le dijo, días antes del crimen, que estaban preparando “un bombazo a nivel mundial”. “Esta semana le van a dar a mi paisano, venimos de una finca cerca de Ibagué donde se reunió toda ‘la pesada’ de Medellín y mi patrón (Rodríguez Gacha). Le van a dar a Galán, de ésta no se salva”, fueron, según el testigo, las palabras de ‘Trapero’.

Él era, para la época, uno de los hombres más temidos del DAS.

El detective Muñoz asegura que se comunicó con Alberto Romero, el exjefe de Inteligencia, para entregarle esa información y que lo amenazaron con trasladarlo al Chocó. Romero murió en el 2011, cuando estaba vinculado ya al proceso.

La ‘Bruja’ afirma que días después del crimen lo contactó un oficial de la Policía y le dijo que si quería “seguir vivo” se olvidara de todo y que a ‘Trapero’ “lo iban a ‘levantar”. La Fiscalía comprobó que Monroy fue desvinculado del DAS y que desde entonces está desaparecido.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.