La emisora cultural de la U. de A. llega a sus 80 años

La emisora cultural de la U. de A. llega a sus 80 años

Beatriz Mejía, directora de la radio universitaria, enfatiza en la gestión de educación e inclusión.

12 de noviembre 2013 , 12:48 a. m.

El profesor José J. Sierra escribió el primer artículo que existe en el país sobre la emisora universitaria. Este se publicó en la Revista de la Universidad de Antioquia y hablaba sobre las responsabilidades que tenía con la sociedad esa radio de onda corta que había nacido en el laboratorio de física en 1933.

Fueron pioneros en Colombia con este proyecto de comunicación de carácter educativo; en Latinoamérica la primera instalada fue la Radio Universidad Nacional de La Plata (Argentina) en 1923.

Este mes la Emisora Cultural de la Universidad de Antioquia celebra 80 años al aire. Cuenta ahora con seis diales en el Departamento, cuyas programaciones son independientes: Urabá, Bajo Cauca, Magdalena Medio, Suroeste, Oriente y Medellín.

Desde 2010 el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones la reconoció como Radio Educativa Universitaria.

Hace 15 años Beatriz Mejía Mejía es su directora. Desde que fue estudiante de esta institución participó como becaria porque, -en sus palabras- la enloquecía ver hacer radio. EL TIEMPO habló con ella.

¿Cómo define su labor con la emisora?

Mi cercanía no tiene nada que ver con un vínculo laboral, es una pasión, amor a la causa. Esta es una respuesta del corazón: yo he sido inmensamente feliz en esta emisora. Creo que podría tener otros cargos con mayor visibilidad, pero no llegaría a tener los niveles tan profundos de felicidad.

Llevo a la emisora de la Universidad de Antioquia en la piel.

¿A qué se debe tal pasión?

Creo que es el legado que me dejaron mis padres. Cuando entré a la facultad de comunicaciones, al otro día de haber ingresado como estudiante, vine a conocer las voces de Iván Darío González y de don Rafael López Ruíz, que fueron con las que crecí.

He amado a esta emisora mucho tiempo atrás y la sellé en mi oído.

Y con esto, ¿qué ha sido para usted dirigirla?

Dirigir la emisora que mis padres me enseñaron a escuchar es uno de los grandes logros de mi vida personal y profesional. Esto que hago es lo que he querido otorgar con honestidad.

¿Cree que vale la pena trabajar en cultura?

Creo que los seres humanos conocemos las pinceladas de felicidad cuando nos acercamos a proyectos que tienen que ver con el arte, con la formación de públicos, con el desarrollo de las regiones.

La cultura lo envuelve todo. Creo que sí hay un conocimiento humano que en algunas ocasiones es académico, y que en otras es tradicional, pero lo cultural es transversal a todo lo humano. Como es una de las áreas más abandonadas, es en la que más se debe trabajar por compromiso.

Cada logro de un proyecto cultural, como en este caso con la emisora, es valioso.

¿Qué significa para la emisora llegar al octogésimo aniversario?

Hemos tenido aciertos y desaciertos, pero lo más importante es el cumplimiento de un compromiso: hay proyectos culturales en el país que se derrumban con gran facilidad, este no es el caso. Eso es un motivo de orgullo. Somos como un abuelo sabio de un hogar.

¿Por qué considera importante la cobertura en diferentes regiones?

Por el poder de inclusión. La oferta de programación tiene los mismos niveles de calidad para todo nuestro público, sin omisión. En términos universitarios significa poder llevar a las regiones más desfavorecidas del Departamento una programación que nos acerca.

Es esta misma sociedad la que está viva, abierta y que nos permite existir, además de los recursos del Estado. Debemos, y es lo que hacemos, ofrecerles programas de coyuntura, análisis y debate.

Es esta su responsabilidad…

Sí. Nosotros debemos saldar un compromiso que tienen los medios de comunicación con la sociedad, en particular los universitarios: brindar información que forme públicos cualificados, calificados y críticos para que reflexionen sus propias opiniones frente al acontecer de nuestro país.

¿Y la responsabilidad académica?

Es valioso que desde la academia exista una participación en temas de la Agenda Nacional. Es importante que las universidades analicen, expresen y tengan acceso a la información. Por esto ponemos a los universitarios a hablar.

También ofrecemos contenidos que permitan conocer el mundo, que ayuden a la toma de decisiones y logren que quienes nos escuchen sepan generar opiniones de lo que sucede en términos políticos, económicos y sociales.

¿Qué simboliza la fonoteca para la Emisora Cultural?

Es el corazón. Es un poco extraña la declaración porque el alma está en los estudios de emisión y grabación, pero en nuestra fonoteca preservamos nuestro patrimonio. Están las voces de todos aquellos seres humanos que han llegado a la Universidad de Antioquia para ofrecernos con generosidad sus saberes de una alta calidad académica.

¿Cuán grande es el archivo de la fonoteca?

Están todos y cada uno de los trabajos que han dejado los estudiantes, muchos de excelente factura. También productos de emisoras nacionales e internacionales y, sobre todo, una colección de música clásica muy valiosa y de otros géneros que hacen parte de nuestra programación habitual.

La fonoteca se caracteriza por su sistematización de la información, ¿cómo es esto?

Sí, nos sentimos muy orgullosos del manejo, clasificación y archivo de nuestra fonoteca. Sabemos qué tenemos y dónde se encuentra. Nuestro archivo es de y para los estudiantes, docentes y la ciudadanía. Es una herramienta para fortalecer cualquier tipo de investigación.

Por ejemplo, si queremos realizar una serie sobre escritores latinoamericanos, vamos a nuestro archivo e identificamos qué voces tenemos y por dónde debemos enfocarnos de acuerdo con el material.

La fonoteca es nuestra torre de control. Es el motor que moviliza el acontecer de la emisora: todas las ideas y producción hacen tránsito en ella.

¿Considera que hay en el país otra emisora de esta calidad?

Rescato a la emisora de la Universidad Pontificia Bolivariana que cumple sus 65 años y que, siendo de una universidad privada, hace una gestión excelente aquí y en otras regiones del país. También a la radio de la Universidad del Norte, que tiene cerca de 30 años.

¿Cree que la emisora cultural de la U. de A. ha sido ejemplo para las demás radios educativas?

A veces pienso que puede haber una cierta inspiración en una radio con 80 años, que además entiende el tema de la convergencia, de la interacción, que trabaja con gente joven y demuestra que sí es posible crecer a grandes niveles.

Así mismo, pienso que hay un movimiento muy importante en el país: la Red de Radio Universitaria de Colombia que, al crearla, jalonó una Red de Radio de Latinoamérica y el Caribe. A su vez esta convocó a otros países que todavía no tienen redes nacionales. De esta forma se unirán radios europeas y norteamericanas para que conformemos una gran red mundial.

MANUELA SALDARRIAGA HERNÁNDEZ
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.