Colombiana que estaba desaparecida en Filipinas habló con su familia

Colombiana que estaba desaparecida en Filipinas habló con su familia

Lina Albany Calle dijo que se encuentra desamparada, sin comida y sin agua.

11 de noviembre 2013 , 06:03 p.m.

Lina Albany Calle, la colombiana de 31 años que fue reportada como desaparecida en Filipinas, logró comunicarse con su familia.

Según contaron algunos de sus familiares en Pereira, Lina, quien está en la ciudad de Ormoc, en la provincia de Leyte, les dijo a sus parientes que la sim card de su teléfono se mojó en medio de la inundación que ocurrió en su casa, razón por la que no había podido llamarlos. (Vea imágenes de los destrozos dejados por el tifón Haiyan).

Calle, quien logró una comunicación de pocos minutos con su familia, también les dijo que se encuentra desamparada, sin comida y sin agua, al igual que otros damnificados que están con ella, ya que hasta Ormoc no han llegado aún organismos de socorro. 

La colombiana lleva tres años y nueves meses en ese país y está casada con un marinero filipino quien al momento de la tragedia estaba en altamar, cerca de las costas de Panamá, por lo que no fue víctima del tifón. (Lea también: 'La gente va como zombie en busca de comida').

En la comunicación, Calle también dijo que las vías de la ciudad están colapsadas y que solo se ven llegar helicópteros militares.

La Cancillería y el consulado en Manila están tratando de comunicarse con ella para auxiliarla y afirman que seguirán atentos a cualquier eventualidad que se pueda presentar con colombianos afectados por el tifón Haiyan.

Con el anunció de la comunicación de Lina Calle con su familia, los 83 colombianos registrados en el consulado honorario de Manila, que depende de la embajada de Colombia en Corea del Sur, han sido contactados.

Filipinas recibe ayuda humanitaria y solidaridad de todo el mundo

Países y organizaciones en todo el mundo, entre ellos Estados Unidos, Naciones Unidas y la Unión Europea, enviaron soporte a Filipinas, donde el tifón Haiyan habría dejado más de 10.000 muertos en el centro del archipiélago.

"Después del paso del tifón Haiyan que golpeó con una increíble violencia el territorio de Filipinas, en particular las islas de Leyte y Samar, el Santo Padre Francisco decidió enviar a través del Pontificio Consejo Cor Unum y como primera contribución 150.000 dólares", indicó un comunicado del Vaticano.

La llegada de la primera ayuda de emergencia este fin de semana desde Manila, capital de Filipinas, se ha visto complicada por el caos reinante en la región. Los sobrevivientes están cada vez más desesperados y algunos han recurrido a los saqueos, incluso de los camiones de ayuda, según testigos. 

Se necesitan agua potable, alimentos, medicamentos, material sanitario y alojamiento para los heridos. El Pentágono de Estados Unidos envió personal y material para participar en las operaciones de socorro: unos 90 militares y dos aviones KC-130J Hercules salieron el sábado de Japón. Entre el equipo hay también helicópteros MV-22 con rotores basculantes que pueden despegar en vertical y volar como aviones, aparatos capaces de op.erar en entornos difíciles.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha prometido que las agencias especializadas de la ONU "actuarán rápidamente para asistir a los necesitados". El sábado, el Programa Mundial de Alimentación (PMA) envió un equipo de evaluación de las necesidades a Tacloban, una de las ciudades más afectadas. También estaba organizando el envío de 40 toneladas de ayuda alimentaria en la forma de galletas proteínicas. (Los sobrevivientes claman por alimentos y ayuda).

El Fondo de la ONU para la Infancia también enviará equipos sanitarios y purificadores de agua. La Comisión Europea desbloqueó 3 millones de euros para operaciones de socorro. Gran Bretaña ofreció 9,6 millones de dólares. La embajada de Alemania en Manila anunció el envío también de 23 toneladas con equipo de ayuda. Canadá entregará 5 millones de dólares a las ONG que participan en las labores de ayuda. 

Australia prometió 10 millones de dólares australianos (7 millones de euros), de ellos 4 millones en el marco de un pedido de fondos de la ONU y 3 millones a través de ONG australianas. También enviará un equipo médico esta semana. 

La ONG Médicos Sin Fronteras ha enviado 200 toneladas de medicamentos, carpas y productos de higiene que llegarán a mediados de semana. Por su parte, la ONG británica Oxfam anunció el envío de un equipo de socorristas.

Filipinas recibe ayuda de EE. UU.

Con aviones militares estadounidenses, las autoridades filipinas intentaban este lunes entregar ayudas a los supervivientes del tifón Haiyan, que dejó al menos 10.000 muertos en el archipiélago y avanzó a Vietnam y China.

Tres días después de que el tifón más potente del año arrasara ciudades enteras en el centro de Filipinas, dejando los campos sembrados de cadáveres, los sobrevivientes se encuentran sin comida, agua ni medicinas, y las autoridades intentan evitar los saqueos. 

Y mientras el archipiélago hace balance de los enormes daños humanos y materiales, desde el océano Pacífico se acerca otra tormenta, que amenaza con traer fuertes precipitaciones a la provincia de Leyte y otras zonas gravemente afectadas por el tifón Haiyan.

"Queremos que una brigada organizada y coordinada recoja los cadáveres, traiga comida y ponga fin a los saqueos", dijo Joan Lumbre-Wilson, en uno de los centros de ayuda montados en la ciudad de Tacloban, devastada por el tifón.

"Han pasado cuatro días. Queremos agua y comida. Queremos que alguien nos ayude. Estamos física y emocionalmente agotados. Hay bebés y niños que necesitan atención", dijo.

Sólo en la provincia de Leyte, de la que Tacloban es la capital, las autoridades hablan de unos 10.000 muertos. El balance podría aumentar, pues muchas zonas se han quedado aisladas y de momento no podían recibir ayuda humanitaria, ya que el tifón destruyó aeropuertos, carreteras y puentes.

Alerta en Vietnam y China por tifón

Tras su paso por Filipinas, el tifón Haiyan avanzó al norte de Vietnam, donde según los servicios de socorro hay tres desaparecidos. Otras cinco personas murieron durante los preparativos para el paso del tifón, según la prensa oficial.

Más de 650.000 personas fueron evacuadas de forma preventiva durante el fin de semana, y según la prensa estatal ya volvieron a sus casas. A continuación, el tifón ha golpeado el sur de China, donde la prensa oficial informó de seis muertos. Según el ministerio chino de Asuntos Civiles, 600 casas sufrieron daños y 39.000 personas fueron evacuadas en la isla de Hainan.

REDACCIÓN EL TIEMPO Y AFP

 

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.