Venezuela teme el costo de la 'guerra económica'

Venezuela teme el costo de la 'guerra económica'

Gobierno intervino tiendas de electrodomésticos y bloqueó webs que cotizan el dólar paralelo.

notitle
10 de noviembre 2013 , 10:52 p.m.

El operativo ‘cívico-militar’ contra la especulación –que comenzó el fin de semana con la ocupación de las principales tiendas de electrodomésticos– reflejó una de las peores caras de la situación venezolana al mostrar, de un lado, a cientos de personas esperando en fila por horas para comprar un televisor o una estufa “a precios justos” y, de otro, a quienes simplemente entraron a la brava y saquearon la tienda Daka en Naguanagua, 200 kilómetros al oeste de Caracas. (Lea también: En Venezuela intentan detener a saqueadores rompiéndoles la mercancía).

El Gobierno dice que las inspecciones, las detenciones de los gerentes de las tiendas (cinco, hasta ahora) y la organización de “ventas controladas” a precios muy por debajo de lo habitual hacen parte de su estrategia en la “guerra económica” que, según el discurso oficial, la oposición y el “imperio” han emprendido en su contra.

Para el presidente Nicolás Maduro se trata, ni más ni menos, de “proteger al pueblo”. Por ello ordenó también sacar de la red a las páginas de Internet que muestran la cotización del ‘dólar paralelo’, información que a su juicio distorsiona deliberadamente los precios de todos los bienes y servicios del país y que, el viernes, superaba ocho veces el precio del dólar oficial de 6,3 bolívares.

Pero casi todos los análisis coinciden en que tales medidas en poco o nada atacan los problemas de fondo de la economía venezolana, azotada por una doble devaluación (la oficial, ocurrida en febrero de este año y la que ocurre cada semana con las subastas de dólares a un precio que oscila entre 10 y 13 bolívares) y un aparato productivo golpeado por años de expropiaciones, nacionalizaciones y caída del valor de la moneda durante el gobierno de Hugo Chávez.

El Gobierno insiste en que las tiendas han recibido dólares al precio oficial, pero insisten en utilizar el “paralelo” para establecer sus precios y ganar más dinero, y no puede descartarse algo de esto. Sin embargo, la escasez de asignación de estos dólares en los últimos meses también ha llevado a empresas a adquirir divisas en el “mercado negro” y por eso utilizan este marcador para establecer los precios.

Un círculo vicioso

¿Por qué se desata la crisis justo ahora? El economista y profesor de la Universidad Católica Orlando Ochoa señala el 2012 como punto de inflexión. “El enorme déficit fiscal se comenzó a abrir con el gasto público para la campaña presidencial, financiada con dinero del Banco Central. Esa inundación de bolívares empezó a presionar el mercado paralelo. Los agentes económicos empiezan a migrar de la moneda débil a la moneda dura y eso abrió más el déficit del gobierno central y PDVSA.

Añade el economista: “Se convierte en un círculo vicioso que desespera a los gobernantes, pues repotencia la inflación. El precio del dólar paralelo no se ‘formula’, es producto de la oferta y la demanda, de cuánto está dispuesto a cobrar alguien y cuánto está dispuesto a pagar alguien más. En la frontera colombo-venezolana se ve claramente”.

El experto califica las últimas medidas económicas del presidente Maduro como “desesperadas” y pone como ejemplo al presidente Robert Mugabe, de Zimbabue, y sus medidas del 2007, cuando quiso controlar todos los precios y desató terribles discursos contra empresarios y comerciantes. El producto fue una inflación del 3.700 por ciento. El gobierno venezolano no quiere sincerar el tipo de cambio (devaluar) y ello podría llevarnos a una inflación de tres dígitos el año que viene”.

Muchos señalan que el gobierno busca evitar a toda costa otra devaluación y repotenciar su imagen antes de las elecciones municipales del 8 de diciembre, en las que por primera vez en 15 años la oposición podría totalizar más votos que el chavismo.

El analista y sociólogo Heinz Dieterich dice en su columna del portal Aporrea que lo ocurrido con las tiendas de electrodomésticos venezolanas podría acelerar el debilitamiento del Gobierno: “Las medidas recientes y el discurso escogido (…) han convertido al ‘bolivarianismo’ en un sistema caótico”.

Agrega: “Para Venezuela, el caso Daka es un evento empírico que evidencia que el sistema se encuentra cerca del punto de viraje y cercano al cambio de fase; es decir, la entrada al estado de conmoción social, con las únicas opciones posibles de un régimen militar o elecciones anticipadas”.

Ocho veces más caros

La tasa oficial de cambio en Venezuela es 6,30 bolívares por dólar, pero muchos aplican la cotización del ilegal mercado negro, donde la divisa es ocho veces más cara.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.