Una reserva a medias

Una reserva a medias

notitle
10 de noviembre 2013 , 08:41 p. m.

Fue una buena idea, acordada por las partes en la negociación, que hubiese un manejo confidencial de los diálogos de La Habana. Pero su encanto inicial se esfumó, para derivar en un asunto que genera expectativas muy serias en la opinión pública y que ha puesto a la delegación del Gobierno Nacional a la defensiva frente a las constantes declaraciones públicas de las Farc, que en nada benefician el proceso.

Hoy esa estrategia no es la más positiva para mantener la credibilidad en la negociación y en los posibles acuerdos a que se pueda llegar. Las partes deben analizar cómo y qué comunicar en relación con los alcances de sus acuerdos.

Porque la realidad es que mientras el Gobierno cumple el compromiso de no divulgar tales resultados, los delegados de las Farc se la pasan concediendo ruedas de prensa que no cosechan apoyos entre la comunidad internacional y por ende en la sociedad colombiana. Corresponde al presidente Santos revisar esta situación, y en la mesa de conversaciones acordar los cambios pertinentes.

En la situación actual ganan terreno los opositores del proceso, porque tergiversan los contenidos de los posibles acuerdos y logran que la expectativa ciudadana se ponga en contra de las conversaciones. Mantener la confidencialidad está llevando a que crezca la percepción popular de que de La Habana no va a salir nada benéfico para Colombia.

Es por esa razón por lo que prácticas triviales como descansar y divertirse en la playa, o pasear en yate, cumplidas por los delegados de las Farc, se convierten en tema de debate nacional. Situaciones que aprovecha el enemigo número uno de la paz en Colombia, Álvaro Uribe Vélez. La pregunta obvia es: ¿Qué extranjero en esa isla no dedica un tiempo a disfrutar de sus playas, o se priva de un paseo por alta mar?

Divulgar los avances de las conversaciones en nada afectaría la continuidad de la discusión de los otros temas de la agenda; por el contrario, pondría a la sociedad a opinar sobre sus alcances e implicaciones. Además, serviría para reafirmar lo que el Gobierno siempre ha advertido: que en la negociación no se toca el Estado de Derecho, no se conceden indultos ni amnistías, no se discute el modelo económico o los principios de nuestra carta fundamental y otros tópicos, como tercamente lo pregona la extrema derecha.

Ese conocimiento de los acuerdos también podría dar pie al impulso de una masiva campaña en todos los estamentos sociales, medios de comunicación e instituciones en sus diversos niveles, y a propiciar la movilización ciudadana; estas dinámicas con seguridad impactarían positivamente el próximo debate electoral, a tiempo que crecerían las expectativas favorables al proceso de negociación entre el Gobierno Nacional y las guerrillas en general.

Nota: dos hechos suceden al momento de escribir esta columna: el primero, el Eln dice que dejará en libertad al ingeniero forestal León Andrés Montes Ceballos, a quien tenía secuestrado ‒pero sin condiciones‒; y el segundo, las Farc aplauden la supuesta soberanía de Nicaragua sobre aguas colombianas: ¡Torpes!

Jaime A. Fajardo Landaeta
e-mail: fajardolan@une.net.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.