'La cicla no es un juguete': experto

'La cicla no es un juguete': experto

William Vallejo dice que la ciudad tiene deficiencias en seguridad y mantenimiento de ciclorrutas.

notitle
09 de noviembre 2013 , 07:02 p.m.

Este domingo se inicia la semana de la bicicleta, que organiza el IDRD y que contará con actividades como el bicimuseo, carrera de triciclos, actividades culturales y foros con invitados internacionales.

EL TIEMPO habló con uno de ellos, William Vallejo, experto en movilidad y sistemas sostenibles del Departamento de Tránsito de Nueva York. Para él, Bogotá, aunque es una ciudad amable con la bicicleta, aún tiene deficiencias en seguridad, mantenimiento de ciclorrutas y falta de cultura de los usuarios.

¿Qué nos hace falta para ser una ciudad competitiva en el uso de las bicicletas?

Bogotá está muy bien con respecto a otras ciudades del país. La ciudad ha sido pionera en este tema. Desafortunadamente, las administraciones han descuidado notablemente las cosas en las que se ha progresado. Ese atraso se ve reflejado en ejemplos como la infraestructura. La ciudad tiene 376 kilómetros de ciclorrutas que o se han dañado por falta de mantenimiento, o ha tocado invertir grandes cantidades en su reconstrucción; eso nos limita y atrasa.

¿Cómo podemos mitigar los problemas de seguridad que afectan principalmente a los ciclistas en las calles?

En eso es difícil comparar con otras ciudades porque las cosas no son iguales en todas partes; es un asunto muy cultural. En principio, los usuarios bogotanos no utilizan elementos adecuados que les garanticen seguridad. Por ejemplo, siempre se deben comprar candados que sean realmente adecuados para la bicicleta, no cualquiera sirve. En Bogotá se cuenta con 10 puntos donde existen biciparqueaderos. En esos puntos hay cerca de 2.800 puestos para albergar a los usuarios. Sin embargo, la gente pone una cadena con el candado que tiene en la casa, que puede ser apropiado para algunos usos, pero no para asegurar realmente una bicicleta. Las licencias de construcción deberían tener alguna cláusula obligatoria para que las personas que usen bicicleta tengan espacios seguros para guardarlas o para transportarlas a través de los espacios comunales de los edificios.

¿Y eso es posible?

En Nueva York se implementó esta ley, y los robos de bicicletas disminuyeron en un 40 por ciento. Se les da un beneficio a los constructores, ya sea más espacio o algún reconocimiento económico. Bogotá tiene problemas como que hay centros comerciales donde la gente no puede ingresar bicicletas plegables; eso no tiene ningún sentido.

Muchos dicen que la bicicleta es excluyente con las personas discapacitadas o con los ancianos. ¿Qué opina?

No creo que exista un medio más incluyente que la bicicleta porque estimula la interacción y que la gente viva en sociedad. No es fácil de utilizar para algunas personas que tienen discapacidades físicas, pero a todos los vehículos les sucede. Un carro, si no cumple ciertas características, no lo puede usar todo el mundo; si la moto no cumple ciertas normas, no es apta para personas con lesiones.

Ese es un largo debate que se ha tratado en muchas ciudades del mundo y que se ha resuelto haciendo bicicletas para personas con discapacidad, no para todas, pero si para algunas.

FABIO DAVID BITAR P.
Para EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.