Caso que motivó fallo de eliminar riesgo de infecciones en hospitales

Caso que motivó fallo de eliminar riesgo de infecciones en hospitales

Menor sufrió daño cerebral causado por una bacteria. Perdió en un 100 por ciento capacidad laboral.

08 de noviembre 2013 , 10:40 p.m.

Entre el 18 y el 23 de junio de 1999, un niño de 2 años estuvo internado en la clínica Jorge Bejarano del Instituto de Seguros Sociales. El diagnóstico fue bronconeumonía.

El 6 de julio siguiente volvió a ser hospitalizado por una otitis media aguda, bronconeumonía, síndrome broncoobstructivo y enfermedad diarreica aguda, causada por una bacteria de carácter intrahospitalario.

Aunque recibió tratamiento médico, su estado de salud no mejoró y el 23 de julio de ese año fue llevado a la unidad de cuidados intensivos.

Después de una serie de exámenes, le diagnosticaron una enfermedad motriz-cerebral como consecuencia de una meningitis infecciosa.

“Hoy, tiene casi 15 años. Quedó con una insuficiencia de tipo cognitivo y motriz, y a pesar de que ha logrado progresos significativos a través de terapias, perdió en un 100 por ciento su capacidad laboral y el disfrute de la vida”, afirma Jairo Cardozo Salazar, abogado de la familia del menor de edad.

Por el daño cerebral causado, que dejó secuelas neurológicas irreversibles, el 13 de junio del 2001 los padres del niño interpusieron ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca una demanda de reparación directa por considerar que hubo una falla en el servicio médico, siendo esta la causa del daño cerebral que dejó secuelas neurológicas irreversibles en el menor.

El Tribunal no aceptó las pretensiones de la familia en una sentencia del 2004, la cual acaba de ser revocada por el fallo del Consejo de Estado.

Casos más recordados

La sentencia del Consejo de Estado recuerda el caso de Mariela Gutiérrez de Quiroga, quien fue operada de cataratas en la clínica Fray Bartolomé de las Casas y tres días después de la operación presentó una grave infección, que al no poder controlarse mediante drogas llevó a que se le extrajera el ojo derecho y se le implantara una prótesis.

También está el caso de la exfiscal Vivianne Morales, quien, tras someterse a una cirugía para trasplante de córnea porque tenía un queratocono, terminó con un ojo infectado por una bacteria, y ocho días después de la operación tuvieron que extraérselo. La bacteria iba al nervio óptico, lo que podría significar una infección del cerebro y poner en riesgo su vida.

En el 2003 se conoció el caso de una bacteria en la Clínica San Pedro Claver que provocó la muerte de cuatro personas. Fue identificada como la fascitis neclotizante, que ataca a los pacientes recién operados.

Las infecciones intrahospitalarias más comunes

Los pacientes más vulnerables son los quirúrgicos, pues muchas veces son sometidos a procedimientos invasivos y tratamientos endovenosos, lo cual aumenta el riesgo de infecciones.

Los grupos de bacterias más comunes en los hospitales del país son las enterobacterias (la pneumonie, 34 por ciento; P. aeriginosa, 37 por ciento y Acinetobacter baumannii).

Las infecciones más comunes producto de estas bacterias son las del sistema urinario, gastrointestinal, las respiratorias y las sepsis generales.

REDACCIÓN SALUD

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.