Editorial: Este fin de semana

Editorial: Este fin de semana

08 de noviembre 2013 , 07:27 p.m.

Que este fin de semana festivo no sea también el fin de la vida. El pasado puente dejó como balance por lo menos 34 muertos, 120 heridos y cerca de 1.200 conductores ebrios retenidos en el país; además, una serie de pruebas de la irresponsabilidad de ciertos choferes en las carreteras.

La imagen de aquella chiva que en la madrugada del domingo pasado, en Melgar (Tolima), rodó unos cincuenta metros por un precipicio (“lo único que hice fue pedirle a Dios que nos protegiera y nos sacara vivos de esta emergencia”, dijo uno de los sobrevivientes de la tragedia) no debe quedarse en otra de aquellas anécdotas macabras protagonizadas por esos buses turísticos, sino que debe servirles de ejemplo a los choferes, a los pasajeros y a las autoridades viales en este fin de semana que comienza.

La policía se prepara a conciencia para el regreso de los vehículos a las principales ciudades del país. Es verdad que se ha intentado educar a los viajeros en cuestiones de seguridad vial, y se ha propuesto, repetidas veces, endurecer las penas a quienes incumplen leyes tan básicas, tan fundamentales. Pero casos como el de aquel conductor detenido en Soacha, que en estado de embriaguez llevaba a 40 personas en un bus que iba desde Bogotá hasta Mesitas del Colegio (Cundinamarca), demuestran que, si en verdad se quiere vencer este flagelo que convierte las celebraciones en desastres, hay que sumarle un verdadero plan pedagógico de emergencia al profesionalismo, la eficacia y la integridad de las autoridades.

No puede seguir sucediendo que los martes, luego de fines de semana festivos, comiencen con la noticia de la muerte, con la excusa de “los colombianos somos así”. Se trata de un hondo problema cultural al que no hay por qué resignarse. La fotografía de aquella chiva volcada en el abismo y la imagen de esa otra que rodó en Cauca tienen que servir para encararlo y ponerle punto final. No es solo el alcohol, es la revisión mecánica, la edad de muchos carros, el desacato de las señales... Así que la solución comienza por todos, porque cada uno de los viajeros recuerde a tiempo que el sentido de un fin de semana de descanso es el de regreso en paz a casa.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.