El drama de Juan Obelar, el arquero que perdió cuatro dedos

El drama de Juan Obelar, el arquero que perdió cuatro dedos

Tras un accidente doméstico, el exarquero de Millos no podrá volver a atajar.

notitle
05 de noviembre 2013 , 02:27 p. m.

La vida le dio un giro inesperado al portero uruguayo Juan Obelar. El pasado lunes, mientras realizaba unos oficios en su casa, en Montevideo, perdió cuatro dedos de su mano izquierda en un accidente.

Tras la cirugía, los médicos no le pudieron reconstruir la mano, y le dieron la lamentable noticia: no volverá a jugar fútbol profesional.

Con voz lánguida, Obelar narró lo sucedido. Lo hizo brevemente, con frases cortas, con evidente nostalgia, pero también con fortaleza para afirmar que seguirá adelante y vinculado al fútbol.

Obelar, de 34 años, quien estaba sin equipo, y quien atajara en Millonarios en el 2010, bajo la dirección técnica de Luis Augusta García, narró así lo que está viviendo.

¿Qué fue lo que sucedió?

Estaba haciendo unos trabajos domésticos en mi casa; quise limpiar unas tablas con una máquina y esta me llevó la mano y me cortó los cuatro dedos de la mano izquierda (menos el pulgar).

¿Qué pasó luego? ¿Quién lo ayudó?

Un vecino me llevó a una clínica cercana; de ahí me trasladaron a la clínica donde soy socio y ahí fue donde me operaron. Aquí sigo. En un par de horas viene la cirujana a hacerme la primera curación en la mano. Ya el tiempo dirá qué es lo que va a suceder.

¿Qué le dijeron los médicos? ¿Podrá volver a jugar?

La verdad…. No. Este accidente me quita toda posibilidad de seguir jugando futbol… Pero bueno, tengo que tener la fortaleza suficiente para seguir adelante. No hay de otra.

¿Intentaron reconstruirle la mano?

Los médicos hicieron lo posible. Me dijeron antes de la cirugía qué me iban a hacer, y cuando entraron a hacer la operación lo hicieron tal como me lo explicaron. Pero no hubo chance…

Es decir, no se pudo…

No, nada. No se pudo…

¿Quién lo acompaña ahora?

Toda mi familia, mis amigos, mucha gente. Periodistas de aquí y de Colombia, de Honduras (donde también jugó) me han llamado, y sus mensajes son un granito de arena que me ayuda para seguir adelante.

¿Piensa en este momento en por qué suceden estas cosas y por qué le tocó a usted?

La verdad trato de no pensar en lo que pasó, en no mirar hacia atrás, sino adelante, en lo que puede llegar a pasar ahora. Lo primero que se me viene a la menta con todo esto es que debo tratar de recuperarme y ya el tiempo dirá…

¿Ha contemplado a qué se va a dedicar ahora?

Primero a recuperarme; luego tengo la idea de empezar el curso como entrenador. Y seguir trabajando con Lorenzo Carrabs, que jugó muchos años en Nacional de Medellín, en un centro de perfeccionamiento de arqueros en Uruguay.

Es decir que seguirá vinculado al fútbol…

Es la idea. Desde otro lugar, pero sí.

Juan, en Colombia se le recuerda por su paso por Millonarios…

Sí. Me han llamado mucho de Colombia. Me han hecho saber que me recuerdan. En general de varias partes he recibido mensajes de fuerza, de que piense en mi familia. Uno no espera estas cosas. Pero los mensajes reconfortan. Hay que seguir adelante…

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.