El mortífero negocio de las metanfetaminas, plasmado en 'Breaking Bad'

El mortífero negocio de las metanfetaminas, plasmado en 'Breaking Bad'

La serie reflejó el creciente consumo de esta droga y cómo entró en el mercado de los carteles.

notitle
03 de noviembre 2013 , 08:50 p.m.

Nunca a los televidentes les había interesado tanto la química. Sin ser expertos en la tabla periódica, conceptos como alcalinos, olefinas o el explosivo fulminato de mercurio no fueron del todo raros para los seguidores de la alabada serie 'Breaking Bad'.

Durante cinco exitosas temporadas, la producción exploró el mundo de la metanfetamina en EE. UU. a través del antihéroe Walter White, un profesor de química que, cuando le dicen que morirá por un cáncer, decide usar sus conocimientos de laboratorio para ‘cocinar’ esta peligrosa droga sintética y convertirse en un próspero capo del narcotráfico. Los más fanáticos del programa incluso conocerán la fórmula molecular de la droga, C10H15N, que aparece en los créditos. (Vea los dramáticos efectos de las metanfetaminas).

La serie, cuyo capítulo final fue visto el pasado 30 de septiembre por un récord de 10,3 millones de personas en EE. UU., también planteó un fuerte debate en el país sobre este adictivo y destructivo psicoestimulante, que puede ser sintetizado de manera relativamente simple –aunque su manipulación es muy peligrosa– con químicos disponibles en la mayoría de las farmacias, y cuyo uso ha tenido un gran incremento en la última década, sobre todo en Norteamérica.

Según el informe 2013 de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (Unodc), los decomisos de metanfetamina a nivel mundial llegaron a un récord en el 2011, con 88 toneladas, un aumento del 73 por ciento respecto al 2010 (51 toneladas).

De estas incautaciones, el 61 por ciento se produjeron en México (31 toneladas) y EE. UU. (23 toneladas), países que se han situado como el principal productor y mercado, respectivamente, de esta potente droga, procesada mayoritariamente como clorhidrato, esto es, pedazos de cristales transparentes que son conocidos en la calle como crystal meth, ice (hielo) glass (vidrio), chalk (tiza) o crank –entre muchos otros nombres– y que pueden ser fumados, aspirados, tragados o inyectados.

El salto ha sido asombroso si se considera que hace solo cinco años en EE. UU. se requisaron 8,1 toneladas de este estimulante, y en México apenas 0,3 toneladas.

'Breaking Bad' también reflejó otra preocupación de las autoridades: la producción doméstica, que muchas veces termina con explosiones por la manipulación de químicos altamente volátiles como el litio de las baterías o el nitrato de amonio. EE. UU. tiene hoy el mayor número de laboratorios clandestinos en el mundo para sintetizar crystal meth, con 11.116 allanados en el 2011, cuatro veces más que los que cayeron en el 2010 (2.754), según la ONU.

De acuerdo con la DEA, la mayoría de estos improvisados laboratorios –que pueden funcionar en la cocina o el garaje de una vivienda, o en una casa rodante, como era el caso de Walter White, protagonista de la serie– se han hallado en los estados de Missouri, Tennessee, Indiana y Kentucky, que en el 2012 concentraron gran parte de los 12.694 ‘incidentes’ registrados en el país.

Curiosamente, estos estados del centro de EE. UU. son considerados muy religiosos, parte del llamado ‘cinturón de la Biblia’. “Satanás trabaja más duro en los lugares donde Dios es más fuerte”, comentó Chris Yates, un ‘excocinero’ de metanfetamina de Missouri.

El otro gran debate que azuzó 'Breaking Bad' se refiere al control de los insumos para sintetizar la droga, particularmente la pseudoefedrina, el compuesto clave en su elaboración y que se encuentra en medicamentos descongestionantes de uso común.

Tras el alza en el consumo de metanfetamina en los años 90, en el 2005 el Gobierno despachó la Combat Meth Act, que exige que estos remedios sean vendidos tras un mostrador, con la presentación de una identificación y con un límite de compra.

Sin embargo, esas restricciones son fácilmente evadidas, y hasta ahora solo dos estados –Oregon y Mississippi– han logrado instaurar la exigencia de receta médica. Pese a que en Oregon el número de laboratorios clandestinos cayó 96 por ciento desde que se instauró esta ley, se ha denunciado que el fuerte lobby de la industria farmacéutica –que vende unos 605 millones de dólares al año en medicamentos con pseudoefedrina– ha impedido la extensión de la medida. Estas restricciones, sin embargo, tuvieron otro efecto colateral: la entrada al negocio de los carteles mexicanos, que ampliaron su tradicional rubro como proveedores de cocaína, marihuana y heroína.

Incursión del ‘Chapo’

El fallecido capo Ignacio Coronel, uno de los jefes máximos del cartel de Sinaloa, del ‘Chapo’ Guzmán, fue quien vio el potencial.

“ ‘Nacho’ fue como el Steve Jobs del meth –dijo la periodista y escritora mexicana Anabel Hernández, autora de Los señores del narco (2010)–. Él vio el futuro”.

Rápidamente, los narcos mexicanos coparon un negocio que antes era característico de las pandillas locales de motociclistas, sobre todo en el área de San Diego. Se calcula que hoy esos carteles controlarían hasta el 80 por ciento de la oferta en EE. UU., lo que quedó reflejado en el 2007, cuando las autoridades mexicanas incautaron la mayor cantidad de dinero en efectivo de la historia: 207 millones de dólares, en la casa de un proveedor de químicos, para sintetizar meth.

Una fortuna que no debería extrañar a los seguidores de 'Breaking Bad', que vieron cómo White –o su álter ego narco ‘Heisenberg’– ganó unos 80 millones de dólares en solo un año, una cifra que según expertos es perfectamente realista, considerando que un gramo de cristal se vende entre 50 y 150 dólares en las calles.

En esta operación también participan mafias chinas, que son consideradas las principales proveedoras de los precursores químicos. En el 2011, México incautó unas 70 toneladas de metilamina y pseudoefedrina provenientes de Shanghái, y el año pasado se decomisaron componentes que habrían servido para procesar unos 10.000 millones de dólares en metanfetaminas.

Tras cinco años al aire, aún se discute si 'Breaking Bad' aumentó o no el consumo de meth. Sus detractores critican que ‘normalizó’ su uso y que hizo bajar la edad promedio de iniciación (19,1 años).

Sin embargo, hay quienes señalan que al visibilizar el problema la serie logró estancar su penetración. Y los datos parecen apoyar este punto: según la DEA, en el 2012 cayeron 6 por ciento los ‘incidentes’ con laboratorios.

Se trata de todo un logro para un problema que, a diferencia de la TV, suele empeorar con cada nueva temporada.

Los efectos de la ‘droga nazi’

La metanfetamina fue sintetizada por primera vez en Japón en 1919, y se comenzó a comercializar en 1938. Durante la II Guerra Mundial fue usada por los soldados alemanes, e incluso por Hitler, para mantenerse alertas, por lo que en Europa –donde hoy no es muy extensivo su uso, a diferencia de EE. UU.– también se le conoce como nazi crank. En 1971, la Convención Internacional de Psicotrópicos la incluyó en la lista de sustancias prohibidas, al comprobar sus devastadores efectos.

Se trata de un psicoestimulante sumamente adictivo que bloquea las señales somáticas como la fatiga, el sueño o el hambre. Quien lo ingiere experimenta una sensación inicial de euforia y puede estar despierto durante días, así como un aumento de su deseo sexual.

Sin embargo, según expertos en prevención del consumo de drogas, una vez que la sustancia abandona el organismo los adictos experimentan estados de gran agitación psicomotriz, asociados con comportamientos violentos y delirios persecutorios, así como disociación psíquica.

Además del severo daño cerebral, la metanfetamina provoca un enorme deterioro del estado físico de la persona que la consume.

JEAN PALOU EGOAGUIRRE
El Mercurio (Chile)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.