Cúcuta Deportivo no quiere mirar hacia abajo

Cúcuta Deportivo no quiere mirar hacia abajo

El equipo no supo mantener los éxitos de 2007 y 2008 ni superó los problemas de su dueño.

notitle
02 de noviembre 2013 , 08:16 p.m.

En apenas siete años, Cúcuta Deportivo salió del infierno, tocó el cielo y cayó bruscamente. Ayer, un resultado propio (triunfo sobre Santa Fe 1-0) y uno ajeno (derrota del Quindío 3-0 en Manizales) le dieron respiración artificial: ya no está en zona de descenso directo. Pero aún no se ha salvado (véase nota alterna).

El problema del Cúcuta no es solamente de la campaña de este semestre, en el que va de penúltimo. Es un acumulado de errores y de malas decisiones. Ya se había salvado milagrosamente hace un año, cuando tuvo que jugar la promoción y se encontró con un América desmoralizado tras haber perdido la final de la B con Alianza Petrolera. Ahora, quiere quedarse un año más en la A.

Para ver cómo cayó hay que analizar cómo subió. Y la historia tiene un protagonista: Ramiro Suárez Corzo, exalcalde de Cúcuta, quien en su campaña para llegar al cargo, en 2003, se comprometió a salvar al equipo, que por entonces sufría en la B. Le compró el equipo a Efraín Pachón y en el 2005 ya era campeón de la B.

Al año siguiente llegó una inyección económica grande. Suárez contrató a Jorge Luis Pinto como técnico y llevó, entre otros, a Macnelly Torres, Róbinson Zapata, el uruguayo Charles Castro y el panameño Blas Pérez. Un año después del ascenso, Cúcuta festejaba su primera estrella, en el 2007 llegó a semifinal de la Libertadores. Era tal el poder de Suárez en el equipo que le dijo entonces a EL TIEMPO: “Yo no sé qué soy en el Cúcuta, pero todos me hacen caso”.

Suárez terminó preso por el asesinato del asesor jurídico de la Alcaldía de Cúcuta, Alfredo Enrique Flórez Ramírez, ocurrido el 7 de octubre de 2003. Fue condenado a 27 años de prisión. Y con su salida, el equipo se desmoronó. “Suárez fue la persona que nos aglutinó para sacar adelante al equipo, pero ha tenido tropiezos en la vida y eso se transmitió al desarrollo del equipo”, reconoce el expresidente del club y actual tesorero del entidad, Iván Abreo.

El plantel que brilló durante dos años fue desmantelado. Y las arcas del club también, a tal punto que en el 2012 se acogió a la ley de quiebras. “No hay un semillero para una base. Todos los años hay que reconfigurar el equipo, y por eso no hay estructura”, dice Diego Mora, expresidente del club.

También hubo un rosario de técnicos: tuvo 11 cambios de entrenador desde que salió Jorge Luis Bernal, el que lo llevó a semifinal de la Libertadores: Pedro Sarmiento, Aníbal Ruiz, otra vez Pinto, Néstor Otero, Juan Carlos Díaz, Jaime de la Pava, de nuevo el ‘Nene’, Óscar Quintabani, Guillermo Sanguinetti, Álvaro Aponte y, ahora, el uruguayo Julio César González.

Pero así como cambió el responsable del banco también lo hizo el dueño de la silla presidencial, a tal punto que algunos no tienen claro quién es el que manda. “Ahora hay un presidente encargado. No hay una junta directiva donde nos digan ‘estos son’. Nosotros entramos a la cancha, pero son muchas cosas que influyen en el desarrollo de la institución”, explica Wálter Moreno, quien volvió para ayudar a que el equipo no se hunda. Por ahora, se están salvando.

Ahora, Quindío es el último

La victoria del Cúcuta Deportivo 1-0 frente a Santa Fe y la goleada del Once Caldas 3-0 al Quindío mandaron al equipo de César Torres al último lugar de la tabla del descenso, faltando una fecha.

Quindío, que cierra contra Chicó en Armenia, tiene 111 puntos, y Cúcuta, que visita a Nacional en la última fecha, tiene 112 unidades.

El milagro cucuteño comenzó a gestarse en Manizales, donde Sergio Herrera (2 ST), Daniel Hernández (23 ST) y Edwards Jiménez (45 ST) anotaron los goles del Once.

Y ayudó a completarlo Jean Carlos Blanco, que marcó el 1-0 para el Cúcuta a los 12 ST, un resultado que complica la opción de Santa Fe de ser cabeza de serie.

Huila se salvó del descenso este sábado, con su triunfo 2-0 sobre Alianza Petrolera, con dos goles de Luis Páez (26 y 38 ST, el segundo de penalti). Y Envigado y Patriotas empataron 1-1. Ambos siguen vivos, pero los boyacenses amanecen este domingo en la octava casilla.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
SUBEDITOR DE DEPORTES

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.