Los Vives, una casta política rodeada de escándalos

Los Vives, una casta política rodeada de escándalos

La familia ha estado unida al progreso del Magdalena. Carlos Vives, su más destacado representante.

notitle
30 de octubre 2013 , 08:02 p.m.

Si hubo una familia que tuvo poder político y económico a lo largo y ancho del Magdalena durante más de 50 años del siglo pasado, fueron los Vives. Incluso hoy, ese apellido es sinónimo de poder particularmente en Santa Marta.

Nombres como los de Pepe Vives, Edgardo Vives, Nacho Vives, Juan Carlos Vives, Luis Eduardo Vives y Joaquín José Vives, siempre tendrán un significado para los magdalenenses.

Pero no es lo único, también está la vena artística, cuyo más destacado representante ha sido Carlos Vives. Por supuesto que no han sido ajenos y sus nombres han estado vinculados a escándalos como el de la parapolítica y Agro Ingreso Seguro.

La historia de esta familia de estirpe liberal, necesariamente ha estado ligada al desarrollo del departamento, pues han sido empresarios, banqueros y agricultores. Claro que nunca han sido lejanos al poder.

Los Vives desde hace más de 70 años han hecho parte de la política del Magdalena y de Colombia. Pero también han estado involucrados en negocios y construcciones en Santa Marta.

El patrimonio económico se debe a las fincas bananeras y cafeteras en la Sierra Nevada de Santa Marta. Fueron dueños de muchos bienes raíces en la ciudad. Construyeron el primer edificio de Santa Marta, que es el edificio Riasco y el Hotel Miami.

La historia de los Vives se remonta a mediados del siglo XIX, cuando Giuseppe de Andreis llegó a Santa Marta con su esposa e hijos, provenientes de Italia.

Manuela, una hija de él, contrajo matrimonio con Nelson Polonio Vives, un comerciante de Santa Marta. De esas nupcias nacieron Rodrigo y José Benito ‘Pepe’ Vives de Andreis.

El primero de ellos en incursionar en la política fue Rodrigo Vives de Andreis que en 1932 logró una curul en la Cámara de Representantes. Dos años más tarde es Senador. Luego fue alcalde de Santa Marta y compró el primer carro de basura para la ciudad.

Pepe tuvo la fortuna de viajar a Estados Unidos y a su regreso al país, tras casarse con Silvia Rosa Campo, hija del expresidente José María Campo, comenzó a adquirir poder político que complementaba con su gran destreza para los negocios. Fue gobernador, Alcalde de Santa Marta y congresista.

En el Magdalena reconocen que fue él gran patriarca y gran líder de los Vives. Fue un visionario, aunque para muchos, una persona ambiciosa. Por ejemplo, logró adquirir buenas partes de las propiedades que dejó la United Fruit Company. También montó el banco Bananero.

A la par con sus negocios en el sector agrario fundó el periódico El Informador. Durante los años en los que tuvo poder político (desde mediados de los 40 hasta los 70) impulsó hoteles en la bahía, gestionó la construcción del aeropuerto, del estadio y la villa olímpica de la ciudad, entre otros.

Pepe y Rodrigo fueron cercanos a los expresidentes Enrique Olaya Herrera y Eduardo Santos, lo que les permitió adquirir poder político en el Magdalena.

La influencia que tuvo Rodrigo fue heredada por su hijo Nacho. Un hombre beligerante que prácticamente toda su vida política giró en torno a la controversia.

En la familia hay quienes aseguran que a Nacho se le metió en la cabeza que su tío Pepe le había arrebatado el papel político que había hecho su papá, y que por lo tanto él debía rescatarla. Esto originó un enfrentamiento político entre los dos.

La capacidad de oratoria que tuvo este Vives fue notable. Incluso en 1957 cuando el general Gustavo Rojas Pinilla fue a Santa Marta, él fue el encargado de hacerle un discurso de bienvenida. Dicen que Rojas quedó agradado con la oratoria, por lo cual posteriormente lo nombró miembro de la AsambleaNacional Constituyente. Pero diez días después su régimen cayó y Vives tuvo que pagar este costo político.

Quienes conocieron a Nacho afirman que era bastante necio y terco. Trabajando con su tío en El Informador, escribía artículos en contra de él. También promovió invasiones en Santa Marta.

En 1960, Nacho Vives es elegido como representante a la cámara y comienza su carrera en el Parlamento.

Durante el gobierno del presidente Carlos Lleras Restrepo (1966 – 1970), Vives protagonizó uno de los debates más candentes que se hayan dado en el Legislativo.

El congresista samario acusó de tráfico de influencias al ministro de Agricultura Enrique Peñalosa (padre del exalcalde de Bogotá). Denunció que había conseguido contratos estatales para beneficiar a su familia y algunos amigos.

El debate centró tanto la atención que incluso fue trasmitido en directo por radio. En medio de la discusión el parlamentario costeño también acusó a Carlos Lleras de la Fuente, hijo del presidente del momento, de haber participado en una importación ilegal de vehículos desde Europa.

Las denuncias que hizo pero fundamentalmente su lenguaje incendiario obligó al gobierno de turno a denunciarlo por injuria y calumnia, por lo que terminó preso. Desde su detención, Nacho invitó a todos los habitantes de la costa Caribe a que respaldaran la candidatura del general (r) Gustavo Rojas Pinilla. Y su propuesta alcanzó a tener eco.

Pero este samario también se le puede considerar como el padre de La Guajira. En su momento se denunció que falsificó las firmas de dos concejales, necesarias para que el Congreso aprobara la departamentalización.

"Yo llevaba un trabajo adelantado, tratando de convencer al Congreso de la departamentalización y me hacía falta una firma para la aprobación, entonces tuve que falsificarle la firma a Enrique Brito, concejal de San Juan, y la de otro, que no recuerdo el nombre. El notario único de San Juan, el papá del concejal El chinito Gámez, el único que estaba de acuerdo con el departamento de La Guajira, autenticó la firma", contó en su momento el dirigente político.

El lío era que en su momento La Guajira no cumplía con los requisitos para convertirse en departamento. Vives necesitaba las firmas de las tres cuartas partes de los concejales del presunto nuevo territorio. Con dos de ellas falsas, el Congreso aprobó la ley 19 del 10 de noviembre de 1964, que le dio vida jurídica al departamento.

Mientras tanto la herencia política de Pepe la tomó Edgardo, quien logró ser senador, gobernador y alcalde de Santa Marta y embajador.

Los últimos de la casta

Uno de los distinguidos políticos descendiente de los Vives, es Joaquín José Vives, hijo de Rodrigo Vives Echeverría. Fue concejal en Santa Marta, diputado del departamento del Magdalena y así mismo, tres veces consecutivas representante a la Cámara. Actualmente es magistrado del Consejo Nacional Electoral.

Juan Carlos Vives Menotti, es otro de los delfines de la política colombiana, fue diputado, gobernador del Magdalena y congresista. Fue viceministro del Interior en el primer mandato del expresidente Álvaro Uribe.

También fue director de Estupefacientes, cargo en el que terminó vinculado a un escándalo por cuenta de un crédito que la entidad les otorgó a los reconocidos contratistas Nule, hoy detenidos.

Otro miembro de esta familia samaria que terminó envuelto en un escándalo fue el exsenador Luis Eduardo Vives Lacouture. Terminó condenado a ocho años de prisión por parapolítica.

La Corte Suprema de Justicia se basó en testimonios y documentos que revelaron la relación del excongresista con el comandante de las autodefensas de la Sierra Nevada de Santa Marta, Hernán Giraldo.

Pero a los escándalos se suma el caso de Nelson Vives Lacouture quien estuvo privado de la libertad tras el saqueo del Seguro Social del Magdalena. La Fiscalía denunció un detrimento patrimonial por 9.500 millones de pesos.

El último hecho en el que se vio envuelto un integrante de esta familia ocurrió en el marco del escándalo de Agro Ingreso Seguro. Alfonso Vives Caballero tuvo que pagar una multa de más de 281 millones de pesos y llegó a un acuerdo con la Fiscalía para ser testigo en procesos contra otros implicados.

También tuvo que reintegrar 920 millones de pesos, valor equivalente a los dos subsidios que recibió en el 2008.

Otra de las características que ha destacado a los Vives, es su carrera artística. El cantautor Carlos Vives es hijo de Luis Aurelio Vives Echeverría y hermano del empresario Guillermo Vives. Carlos es un artista reconocido a nivel mundial por su música vallenata. Ha ganado premios Grammy y es actor en reconocidas novelas de la televisión colombiana.

REDACCIÓN POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.