Córdoba, un departamento para viajar con el viento

Córdoba, un departamento para viajar con el viento

Playas, ríos y pueblos por descubrir son algunas de las apuestas para atraer turistas.

notitle
30 de octubre 2013 , 03:36 p.m.

El primer impulso de quienes llegan a San Bernardo del Viento es el de quitarse los zapatos, tal vez para comprobar la pureza de la arena con el tacto. No se ve basura. San Bernardo hace pensar que se puede morir tranquilo después de haber estado aquí.

La brisa constante da origen al nombre sonoro de este paraíso. Según la leyenda, sus fundadores llegaron allí tras no poder controlar el viento que empujaba la embarcación.

A diferencia del habitual gentío de las playas turísticas, solo se ve una pareja que almuerza junto al mar. Las aguas saladas se encuentran con el río Sinú, que desemboca allí. Los únicos habitantes que abundan son los animales que viven en los manglares, un tipo de vegetación que sobrevive entre agua dulce y salada. Pelícanos, delfines, manatíes y monos son algunas de las criaturas que dan una impresión selvática a este lugar.

Personajes del río Sinú

La tranquilidad de la playa se siente en el recorrido fluvial. Hacia los lados solo se ven pequeñas poblaciones de casas de bahareque y niños que saludan a los viajeros que pasan en lanchas.

La primera parada es en San Pelayo, un pueblo donde las lagartijas de colores adornan las casas de estilo colonial. Personajes como José Antonio Petro, un hombre octogenario de bigote canoso y sombrero vueltiao conocido como ‘el conservador’, entonan cantos que rescatan la tradición oral. Una vida tranquila y llena de música son algunos de los temas.

“Hombre de a barca y sombrero, no lo identifica un tango, lo identifica un fandango y un porro pelayero, un desayuno con suero, un tinto de mañanita… San Pelayo se ha formado una cultura bonita”.

La siguiente escala es en Santa Cruz de Lorica, que no obstante su nombre católico es conocida como ‘Lorica Saudita’ por la influencia árabe de los pobladores del Medio Oriente que llegaron al municipio alrededor de los siglos XIX y XX. Desde el río, Lorica se va revelando con la fachada de su mercado público donde se reúnen unas 200 personas y se consiguen desde jaulas de pájaro hasta las mejores especias de la zona.

‘Quibbes’ y arroz con coco

No se equivocaba Álex Quessep, chef sincelejano de ascendencia árabe, al decir que la cocina tiene un aspecto cultural porque cuenta historias. Un ejemplo de esta fusión es un plato de arroz con coco y quibbes, una especie de albóndiga frita originaria del Medio Oriente.

En ‘Lorica Saudita’, vendedores como Mario Campo ofrecen muestras de diferentes dulces: coco con las tres leches y tropical (mezcla de varias frutas). “El secreto siempre está en la preparación”, dice.

Ese es el postre, pero el plato fuerte es el sancocho de pescado. La brisa que acompaña el recorrido parece desvanecerse entre las ollas que hierven y el sol de mediodía.

Todo el departamento es famoso por la carne de res del Sinú, servida en porciones que necesitarían tres manos para ser sostenidas y que se acompaña de tajadas de plátano frito con suero. Esta carne es de las más apetecidas debido a que las reses se alimentan de los mejores pastos de la sabana cordobesa, lo que influye en su calidad.

La siguiente parada es el municipio de San Antero, lugar ubicado a una hora por tierra desde Lorica. Conocido como ‘el pulmón de Córdoba’ por la pureza del aire, es un respiradero similar a San Bernardo del Viento, donde se escuchan bullerengues que bailan los jóvenes junto al mar.

Aquí, los viajeros se encuentran con ‘Repujecio Martínez’. Este personaje de sombrero, pantalón rojo hasta la cintura y camisa verde limón cuenta historias fantásticas mientras se pasea a lo largo del camino adoquinado que bordea las playas, como cuando fue torero y se enfrentó a bestias de tres metros de largo.

Aquí se ve más gente que en San Bernardo. Incluso Rainaldo Martínez, alcalde del municipio, camina tranquilo al lado de los niños que juegan en el camino. “Esto ha venido mejorando; queremos que la gente sienta que este es un lugar para quedarse”, cuenta, y los turistas que toman fotos en las playas a pesar de la poca luz de las seis de la tarde parecen estar de acuerdo.

Las fiestas de Córdoba

En la región se celebran anualmente cerca de 30 fiestas populares.
Es famoso el Festival del Cangrejo Azul, que tiene lugar en San Bernardo del Viento.

Si usted va

A Montería se llega por el aeropuerto Los Garzones. El recorrido por el río Sinú se hace en lancha. La visita a los manglares se hace antes de las 3 p. m. para evitar la marea alta.

Hotel Miraval: precios desde $ 132.000 hasta $ 384.000 por noche, con desayuno, parqueadero e Internet inalámbrico. (4) 781 7888, 781 7978; 321 590 0044. www.hotelmiravalmonteria.com.

Hotel Baroca: de $ 240.500 a $ 332.300, con desayuno, parqueadero y gimnasio. (4) 789 4445; 314 595 4736. www.hotelbaroca.com

Hotel Costa Bonita: De $ 141.759 a $ 222.791, con desayuno, parqueadero e Internet inalámbrico. (4) 782 4524, 782 0639, 782 0704; 314 595 4732. www.hotelcostabonita.com.co.

LAURA LÓPEZ MIRANDA
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.