Relato de una invasión extraterrestre en New Jersey

Relato de una invasión extraterrestre en New Jersey

Escuche el audio original con el que Orson Welles sembró pánico en EE. UU.

notitle
29 de octubre 2013 , 11:22 p.m.

“El Columbia Broadcasting System (CBS) presenta a Orson Welles y el Teatro Mercury del Aire en ‘La Guerra de los Mundos’, de H.G. Wells”.

Así comenzó, con esa sencilla presentación como única advertencia, la histórica transmisión del domingo 30 de octubre de 1938 que sembró el pánico en Nueva York y en buena parte de Estados Unidos al llevar a miles de personas a creer que los invadían los marcianos. (Escuche el audio: 75 años de la Guerra de los Mundos).

Welles eligió la novela de 1898 como tema de su transmisión del día antes de Halloween. Además de adaptar a un entorno más local la historia, que en el libro ocurría en Surrey y en Londres, el realizador eligió darle a la primera parte del relato la apariencia sonora de un noticiero con información de último minuto.

Quienes oyeron la emisión desde su inicio sabían que se trataba de una dramatización, pero quienes llegaron tarde, aunque fuera un par de minutos, se encontraron con un programa de música interrumpido con frecuencia por boletines informativos que desembocaron en un recuento ‘en vivo’ de la llegada de un ejército invasor del planeta rojo a Grovers Mill, New Jersey.

En su edición del 31 de octubre, The New York Times relató las escenas de alarma bajo este titular, en primera página: “Radioescuchas en pánico toman Guerra de novela como real”.

El relato del Times describe cómo la transmisión “alteró a familias, interrumpió servicios religiosos, creó embotellamientos y colapsó los servicios de comunicaciones”. Anotaba, además, que “si bien Orson Welles solía asustar a incontables niños con su personaje de ‘La Sombra’, esta vez envió a una multitud de adultos a las salas de emergencia”.

En los momentos más dramáticos del programa, el reportero ‘Carl Phillips’, enviado especial, relataba con creciente pánico cómo un objeto que se creía era un meteorito resultaba ser una nave de la que emergían seres armados con rayos de calor.

“Damas y caballeros, esto es lo más aterrador que jamás haya presenciado”, exclamaba el corresponsal, cuya transmisión se interrumpe de improviso, minutos antes de que el locutor principal comunicara a la audiencia que el cuerpo calcinado de Phillips había sido identificado en un hospital local.

‘El mundo no se está acabando’

Si bien hubo gente en todo el país que se creyó la historia de la invasión de Marte, las escenas más dramáticas ocurrieron en Nueva York y Nueva Jersey, en donde cientos creyeron que los aliens invadían el vecindario. En Newark, reportaba elTimes, “al menos 20 familias dejaron sus casas, pañuelos y toallas en mano, para escapar de lo que creían era un ataque con gases”.

Otros medios reportaron personas que se atrincheraron en sus casas o que se ‘refugiaron’ en parques cercanos. Los servicios de emergencia se dijeron incapaces de atender el abrumador flujo de llamadas.

Muchos llamaron a los medios. En una de las anécdotas mejor documentadas, el presentador Jack Paar, que más tarde se haría cargo del ‘Tonight Show’, relató que estaba al aire en una emisora de Cleveland cuando empezaron a entrar llamadas de espectadores histéricos preguntando qué pasaba en Nueva York.

Cuando Paar trató de calmar la situación diciendo al aire que “El mundo no se está acabando”, otros oyentes llamaron para acusarlo de “tratar de cubrir la verdad”.

En su libro: ‘Terror al aire’, Richard Hand cita estudios -que no identifica- según los cuales seis millones de personas oyeron la transmisión, 1,7 millones la creyeron real y “algo más de un millón se asustaron en serio”.

Posteriores análisis sugieren que, lejos de ser un efecto sorpresivo de una transmisión creativa, el efecto fue planeado por el propio Welles, que emergió del incidente con una reforzada reputación de gran dramaturgo al capitalizar la paranoia de los años previos al inicio de la Segunda guerra Mundial, en los que la posibilidad de un bombardeo estaba siempre en la mente de los ciudadanos.

Además de la presentación inicial, solo dos veces -a los 40 y a los 55 minutos- se advirtió a los oyentes que se trataba de una representación. Para entonces, quienes habían creído que los invadían ya estaban en la calle. A las 8:48 de la noche, la agencia AP envió a sus abonados un texto que decía: “Los reportes de docenas de muertes en New Jersey por un meteorito son el resultado de una dramatización radial”.

El director, que aprovechó que se trataba de un espacio sin pauta para transmitir sin pausa y, de hecho, coordinó los momentos más escabrosos de su dramatización para que coincidieran con los cortes comerciales de la competencia, terminó su programa con un texto fuera de caracterización en el que decía a la audiencia que ‘La Guerra de los Mundos’ era “el equivalente radial de esconderse en un arbusto usando una sábana y salir gritando ‘Buuuu!”.

Pese a la idea de pánico masivo y de multitudes enojadas, lo cierto es que el ‘La Guerra de los Mundos’ tuvo consecuencias más bien positivas tanto para la emisora, que consiguió un patrocinador para su espacio, como para el propio Welles, que reforzó un prestigio que consolidaría tres años después al dirigir la película Ciudadano Kane.

En West Windsor, el pueblo donde queda Grover Mills, fue instalado un monumento en 1988, cuando se cumplieron cincuenta años de la histórica transmisión. En una placa de bronce que muestra a Welles, sus extraterrestres y una familia asustada junto a un radio, se conmemora la noche en que los marcianos invadieron New Jersey.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.