Candidatos y Halloween

Candidatos y Halloween

notitle
29 de octubre 2013 , 07:05 p.m.

Julio Sánchez Cristo ayer le preguntó al alcalde Petro: ¿cree que el Procurador lo va a destituir? Respuesta inmediata: “No, no creo que lo haga”. No lo cree, pero sus consejeros, sus políticos y sus abogados están denunciando ante la OEA, la ONU y el Vaticano que lo sacarán del puesto. A Petro le dijo una periodista asesora que en la peluquería de Las Caleñas dos jurídicas exministras juraron ese rumor y lo creyó.

Insólito: miles de médicos y enfermeras protestan. Con toda razón, los explotan los brujos negociantes, concejales y los impuestos. Buenas, buenas: al presidente Santos sus consejeros presidenciales le dijeron que los acueductos y los lavamanos de Tumaco, Riohacha y Aracataca estaban botando chorros de agua cristalina. Gran noticia para un presidente que ama las multitudes, los vallenatos y los calores costeños. Pero un problemita hubo: no salió agua y se jodió la rumba de la inauguración. Esa guachada no vino del uribismo, fue una bruja burlona que se anticipó al Hallowen.

Llega el imperialismo yanqui con su regalo cultural, donde los niños se disfrazan de extranguladores, vampiros o demonios. Para que huyan de esas máscaras sangrientas, vean la película Jasmine, de Woody Allen, o fúguense a la revista Cromos, que por el i-Phone nos muestra las candidatas al reinado de Cartagena. Bienvenidas ellas, hemos visto mucho político feo en TV. Y no apunto a los senadores Roy Barreras y Armando Benedetti. Aleluya: tenemos trío de hombres que buscan la presidencia: Óscar Iván Zuluaga, Navarro Wolff y Juan Manuel Santos. En la peluquería, Maricarmen preguntó: ¿cuál de los tres, por churro y gustador, conquistará los cinco millones de votos femeninos? Pilas, ellas votarían por hombre erótico y seductor.

Y pasemos a los brujos que tumban edificios. El 5 de abril del 2007 el exministro Juan Martín Caicedo denunció en EL TIEMPO que muchos curadores, planificadores y constructores codiciosos estaban cometiendo chamboneos en Cartagena, Bogotá y en las laderas de El Poblado, en Medellín. Lo insultaron, no frenaron sus apetitos y dos torres se cayeron, por ahora. Leí en El Espectador un drama humano doloroso: un vigilante del edificio caído quedó parapléjico; su familia es pobrísima y la constructora olímpicamente lo ignora. ¡Así son! Pilas: si su edificio tiene grietas asustadoras, haga testamento, deje cartas y rece para que no le caiga el techo encima.

 Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.