Secciones
Síguenos en:
Cien años de cine

Cien años de cine

Sección constante en este cubrimiento artístico.

notitle

Casi toda la edad del cine ha sido registrada por este Suplemento: su desarrollo estético y narrativo, su crecimiento como industria, el sistema de estudio de Hollywood, la época de oro del cine mexicano, las pequeñas grandes obras del neorrealismo italiano y las nuevas olas del mundo. LECTURAS también ha sido testigo de los múltiples esfuerzos del cine colombiano por nacer. Y su más fervoroso creyente, Hernando Salcedo Silva -siempre preocupado por el destino del cine nacional- consignó en estas páginas no solo los testimonios de los primeros realizadores, sino también su amor incondicional a grandes maestros del cine mundial como Bergman, Buñuel, Kurosawa.

Desde 1913, Lecturas contó en la sección de cine con figuras que hicieron parte de su historia. En los 50 y 60 tuvo a un personaje clave como Salcedo Silva (1916-1987), ‘el padre’ y uno de los pioneros de la crítica cinematográfica. Después de muchas décadas, esta publicación pasó de semanal a mensual en 2008. Y pese a los cambios y a la crisis generalizada del periodismo cultural, lo más importante siempre ha sido la continuidad en la atención a lo que el cine ha representado para la cultura mundial, el arte y el entretenimiento. Con nombres como Enrique Pulecio Mariño, Mauricio Laurens Tapias y Mauricio Reina recordamos lo que ha sido este siglo de imágenes en movimiento y las satisfacciones y dificultades que entraña esta labor. Los 3 columnistas que dan su testimonio para esta edición conmemorativa de LECTURAS tienen en común su pasión por el cine, su rigor y constancia y un deseo genuino de servir de puente entre la película y el público. Además, todos ellos destacan la autonomía absoluta que tuvieron para desempeñar su oficio.

Enrique Pulecio, crítico literario y cinematográfico, escribió juiciosamente en los años 80 y 90 en este Suplemento por espacio de 20 años. Recuerda a LECTURAS como “un gran suplemento con altura intelectual, orientación universal y una visión de la cultura amplia y profunda. Mucha gente coleccionaba religiosamente LECTURAS cada domingo”. Respecto a lo que consideraba su mayor preocupación en el ejercicio de su oficio señala: “primero la de no errar, sumada a la búsqueda de un estilo que fuera claro, pero que no implicara la renuncia a la complejidad. El compromiso con el periódico y con los lectores implicaba que cada crónica, nota o reseña más que en función de un juicio crítico, debía ser escrita, no para demostrar un saber, sino para dejar en el lector una inquietud y una incitación a ver la película”.

El rigor de Mauricio Laurens no se queda atrás, ni tampoco su constancia: Desde mayo de 1979 hasta mediados del 2002, escribió una columna quincenal sin interrupciones durante 24 años. “Fueron casi 500 artículos que guardo en mi archivo. Recuerdo con especial afecto los cubrimientos especiales que hice desde Cannes, Acapulco, La Habana y Cartagena. O los ensayos sobre Chaplin, Renoir, Buñuel, Hitchcock, Wajda, Polanski, Almodóvar, Kieslowski y Lynch y los balances obligatorios de fin de año. Asimismo, las entrevistas con Jane Fonda, Sonia Braga y Kyra Nijinski”.

Por su parte el economista Mauricio Reina quien tuvo a su cargo la página de LECTURAS de 2004 a 2010, cuenta que escribió más de 400 reseñas: “Cuando empecé en LECTURAS, la publicación era semanal. En esa época escribía 2 reseñas por semana, una de un tamaño decente y otra de un párrafo. En 2008 LECTURAS se volvió mensual y las cosas se pusieron muy difíciles. Con 4 estrenos por semana, hacer solo un par de reseñas al mes implicaba ignorar muchas películas. Además, los cierres se hacían con mucha anticipación, lo que le agregaba el problema de no poder reseñar películas de actualidad”.

Respecto al espacio, Pulecio recordaba que al comienzo de este trabajo se piensa que es poco para todo lo que uno quisiera decir, pero luego se da cuenta que cuanto más breve, mejor. Y agrega: “La crítica de cine tienen el deber de orientar a los lectores sobre la cartelera, tanto comercial como no comercial. Es su función social”.

MARTHA LIGIA PARRA
Crítica de cine y docente-investigadora.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.