Deudas asfixian a gigante de la molinería en el Meta

Deudas asfixian a gigante de la molinería en el Meta

Inproarroz acogió a la ley 1116 que le ayudará a reorganizarse y a pagar deuda de $100.000 millones.

28 de octubre 2013 , 05:46 p.m.

Las ‘plagas’ que vienen atacando a los arroceros del Meta y Casanare y que los tienen casi en la quiebra, también llegaron a la industria molinera y ‘dispararon’ la alerta máxima del molino Inproarroz de Villavicencio, que tuvo que recurrir a la Ley de insolvencia empresarial para poderle cumplir a sus acreedores.

Esas ‘plagas’ según Vicente Baquero, gerente de Inproarroz, son la bacteria que causó el vaneamiento de la espiga en el cultivo y que mermó la producción en un 50 por ciento, el cambio climático, el contrabando, los precios bajos de cosecha y las importaciones.

El empresario dijo que su molino tiene alguna iliquidez y que ha perdido la capacidad de comercialización, porque aumentó la cartera de los arroceros a quienes no les ha ido muy bien en los dos últimos años. “Por tal razón me acogí a la Ley 1116 del 2006, que no es para quitarle a la gente, sino para proteger a los acreedores”, dijo Baquero.

Hay con qué pagar

El industrial aclaró que Inproarroz tiene con qué responder, porque cuenta con activos de más de 300.000 millones de pesos, pero que se hará un proceso de reingeniería de la empresa y que la idea es que nadie resulte perdiendo.
Juan José Rodríguez, promotor delegado de la Superintendencia de Sociedades para el proceso de reorganización de Inproarroz, explicó que éste se hace necesario porque la compañía viene presentando problemas para cumplir con sus obligaciones financieras.

“Lo que se busca es que a través de un acuerdo se pueda conservar y recuperar la compañía, honrando las relaciones que se tienen con los acreedores, definiendo plazos, cuotas en las que se van a pagar las obligaciones y las órdenes de pago”, dijo Rodríguez.

Bajo el régimen judicial de insolvencia empresarial, regulado en la presente ley, se pretende darle protección al crédito y recuperar y conservar la empresa como unidad de explotación económica y fuente generadora de empleo.

En todo caso, la Supersociedades tiene claro que Inproarroz cuenta con los activos suficientes para pagar las deudas y que esos activos superan dos o tres veces el valor de las mismas.

El molino Inproarroz en cifras

Inproarroz se creó como empresa en 1986 y alcanzó a tener hasta 800 trabajadores, pero a raíz de la crisis del sector le ha tocado liquidar a un 50 por ciento de estos. Su capacidad de instalación le permite almacenar hasta 100.000 toneladas de arroz y recibir 1.000 toneladas diarias. Últimamente ha venido importando fungicidas, herbicidas e insecticidas de China para vendérselos a los agricultores de esta región del país.

REDACCIÓN LLANO SIETE DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.