Así opera la reventa de boletas en el fútbol colombiano

Así opera la reventa de boletas en el fútbol colombiano

Esta actividad es imposible de atacar de raíz, ya que no es ilegal y evade medidas para combatirla.

notitle
27 de octubre 2013 , 09:38 p.m.

Hace tres semanas, en Barranquilla, para el partido de Colombia contra Chile por la eliminatoria, la reventa de boletería estuvo disparada, con precios que superaban hasta el 300 por ciento de su costo inicial. Así mismo pasó para el juego contra Ecuador, y en el torneo local, para la final pasada entre Santa Fe y Nacional, hubo incrementos exagerados. Los aficionados se quejan, los operadores de boletas buscan contrarrestar esta actividad, y las autoridades tienen el tema identificado, pero es imposible de atacar de raíz, ya que no es un delito.

Quienes conocen de cerca la reventa la describen como una actividad que genera millonarios ingresos y detrás de la cual hay organizaciones que controlan muy bien el negocio, con contactos que les permiten acceder a la boletería de manera oportuna para luego utilizar a personas necesitadas que se prestan para revender y que van de ciudad en ciudad.

“Siempre son los mismos. Un revendedor que vemos en Bogotá nos lo podemos encontrar en Barranquilla. Es gente que se dedica a eso. Los utilizan”, asegura un experto en seguridad en los estadios, quien pide omitir su nombre, ya que considera que son organizaciones peligrosas y que incluso han amenazado y agredido al personal de logística.

La policía no considera que se trate de ‘carteles’, justamente porque no es una actividad delictiva. “Esta conducta no se encuentra tipificada dentro del ordenamiento jurídico, ni siquiera se considera contravención o delito, por eso nos es tan difícil enfrentar este fenómeno. Ni siquiera hemos logrado configurar el delito de estafa, porque la persona paga voluntariamente”, dice el coronel Carlos Meléndez, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Bogotá, quien asegura que el procedimiento es “detectar al revendedor, incautarle la boletería y detenerlo 24 horas. Normalmente no llevan muchas boletas, porque las guardan en otros lugares”.

Así comienza la reventa

Diferentes fuentes consultadas por EL TIEMPO coinciden en que la reventa nace por los contactos que tienen los grandes revendedores en las taquillas y en las empresas que emiten las boletas de cortesía. Así lo cree Iván Arce, representante de la operadora Ticket Shop, criticada por el manejo para la pasada final del fútbol colombiano. (Ticket Shop cambió todo su personal de los puntos de venta luego de las quejas que recibió en la pasada final.) “Esto es como una mafia. No sé cómo, pero las cortesías terminan, la gran mayoría, en los revendedores y ahí empieza todo esto”.

Justamente, un revendedor le contó a este diario que hay gente que invierte grandes sumas de dinero y que tienen los contactos para conseguir las boletas. “Al taquillero, por ejemplo, le ofrecen 20 o 30 mil pesos de más por cada boleta. Además, tiene facilidad para adquirir las cortesías muy rápido”.

Los organizadores de los eventos, en este caso el fútbol, han diseñado estrategias como limitar el número de boletas que se venden por persona, con número de cédula, pero esta medida genera otro rebusque. “Hay gente que les paga a jóvenes 10, 20, 50 mil pesos para que hagan la fila de cuatro días y puedan conseguir las boletas”, denunció Ricardo Ossa, cabeza de Ossa & Asociados, la firma que opera las boletas de la Federación colombiana de fútbol.

Hay quienes sugieren que el sistema de abonos es una forma de contrarrestar la reventa, pero la medida no logra ser efectiva. El revendedor consultado contó que ellos mismos se abonan, invierten un dinero, hacen negocio con las boletas de cada partido y aseguran las de las finales.

Ante estas versiones, las autoridades aseguran que no hay procesos que demuestran complicidades de empresas, clubes u otro personal con la reventa.

Ya con las boletas en su poder, la venta es menos difícil, se ofertan en el estadio; y en el caso de Barranquilla es usual que se vendan en los hoteles y en las principales avenidas. La Policía ha detectado que, pese a los elevados precios, las personas terminan por comprarlas por necesidad, aunque corren el riesgo de adquirir boletería falsa.

Otra modalidad de reventa que se está conociendo es por Internet, ya que algunas empresas vienen ofreciendo boletas en la red a precios exagerados, como fue publicado por este mismo diario.

‘Este es mi rebusque’: revendedor

“Compro pase o boleta que sobre”, vocifera un revendedor a las afueras del estadio de Techo. Lleva dos años en este oficio, que considera es un rebusque en el que trabajan más de 100 personas, y que no siempre les deja ganancias. Se niega a dar su nombre, pero explica su labor.

Llega cinco o seis horas antes de cada partido con algún dinero, 30.000 pesos por mucho, y comienza a intentar comprar las boletas de cortesía a bajo precio o las de aquellos que no quieren entrar al partido. Luego, las ofrece un poco más costosas: “tres mil, cinco mil, diez mil pesos de más. No siempre se gana. Por ejemplo, el partido ya va a empezar y no he comprado ni una, entonces no tengo qué vender. Cuando pasa eso, pues me voy para mi casa”, dice.

Asegura que para muchos como él la reventa no es un negocio, sino una forma de rebuscarse al menos el almuerzo, por lo menos en partidos poco atractivos. Sin embargo, confiesa que en juegos importantes como una final sí se puede ganar buen dinero, aunque no siempre. “Para la final pasada de Santa Fe tenía dos boletas porque era abonado, pero hubo mucha falsificación y se estaban vendiendo muy baratas. Tuve que venderlas por menos. Perdí”, dice.

Cuenta que ahora tiene dos abonos en Millonarios y que maneja su clientela “gente que me llama y yo le consigo la boleta”.

La falsificación va de la mano...

Aunque la reventa no es un delito, la falsificación sí lo es, y por eso las autoridades concentran sus esfuerzos en incautar la boletería falsa y judicializar a los responsables. Sin embargo, esta actividad es cada vez más sofisticada y genera millonarias estafas.

“Si las detectamos, incautamos las boletas y llevamos al responsable ante la Fiscalía. Se puede determinar el delito de estafa”, explicó el coronel Carlos Meléndez, de la Policía Metropolitana.

En la pasada final del fútbol colombiano, entre Santa Fe y Nacional, por ejemplo, se logró detectar gran cantidad de boletería falsa que, según explicó en su momento el club cardenal, era la que en buena medida se estaba revendiendo en las red.

Iván Arce, representante de Ticket Shop, explicó que las boletas cuentan con todo tipo de seguridad, como el material, la textura, los hologramas, etc., pero que, igual, la gente es engañada. “Los falsificadores no hacen la misma boleta, ya que ni siquiera usamos papel nacional. Pero se asemejan de tal manera que en un filtro pasa una que otra”, dijo.

Por su parte, un experto en seguridad en partidos de fútbol asegura que, pese a las medidas, los mecanismos de falsificación son muy sofisticados: “Se han intentado todas las estrategias, como ponerlas a la venta el mismo día del partido, pero ellos tienen la maquinaria y todo para, de manera muy rápida, falsificarlas”, afirma, y agrega que la mayoría de boletas que se manejan en la reventa son falsas.

Mientras tanto, los propios revendedores aseguran que la falsificación es un negocio aparte y que incluso los afecta a ellos. “Los falsificadores aparecen de repente con muchas boletas y las venden más baratas, entonces uno ya sabe que son falsas”.

Opiniones

Luis Bedoya, presidente de Colfútbol: “La reventa no la propicia la Federación, sino el sistema. Hay gente que compra dos boletas, una para entrar y otra para vender”.

Carlos Meléndez, comandante operativo: “Esto se puede acabar sin ley, si la gente asumiera la conducta de legalidad y no comprara boletas revendidas”.

Ricardo Ossa, presidente de Ossa & Asociados: “Es asunto de los congresistas. Hay que contemplarlo en la ley para que se pueda hacer algo”.

Iván Arce, representante de Ticket Shop: “Es una organización que tiene el contacto adentro de los patrocinadores. Hay veces que no hemos salido a venta cuando ya están revendiendo”.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.