Secciones
Síguenos en:
Las pruebas que tiene la Fiscalía en el caso Saludcoop

Las pruebas que tiene la Fiscalía en el caso Saludcoop

Correos electrónicos comprometen la actuación de la pasada administración de la Contraloría.

notitle

En los despachos de la Fiscalía hay un detallado documento con las pruebas que la Contraloría encontró de las presuntas irregularidades que en la administración del excontralor Julio César Turbay Quintero se habrían cometido en las auditorías realizadas a la EPS Saludcoop.

El más enredado, como lo reveló EL TIEMPO hace una semana, es Everardo Mora Poveda, quien será el primero en ser llamado por la Fiscalía para que explique sus actuaciones como director de Vigilancia Fiscal, cargo que desempeñó en el organismo de control hasta noviembre del 2010.

El expediente, conocido por este diario, señala que las omisiones cometidas por el Grupo de Reacción Inmediata (GRI) de la Contraloría, que dice fue conformado directamente por Mora, terminaron por convertirse “en una fuente de beneficio procesal” para Saludcoop.

Uno de los informes emitidos por el GRI en el 2009 concluyó que “no existían hechos irregulares que comprometan la gestión fiscal de las personas encargadas de la administración de los recursos parafiscales asignados a esta EPS”.

Además, que Saludcoop tenía una alta solvencia financiera y que el Fosyga debía una elevada suma de dinero a la entidad. Hoy la Contraloría investiga a la EPS por el desvío de casi 2 billones de pesos que eran exclusivos para inversiones en servicio de la salud y terminaron en inversiones diferentes, como de vivienda. Entre las pruebas que tiene la Fiscalía, que aunque fueron enviadas en julio del 2011 hasta ahora empiezan a moverse, aparece una serie de correos electrónicos que comprometen la actuación de la pasada administración de la Contraloría. Uno de ellos es del 3 de agosto del 2010, en el que Carlos Gustavo Palacino, que fuera el presidente de Saludcoop, le pregunta a uno de sus funcionarios, Darío Mejía, si “tiene el texto que nos enviaron provisional sobre la contra”. Este le contesta: “No doctor, lo destruí, como me lo indicó”.

En otro mensaje, del 6 de septiembre del 2009, el secretario general de Saludcoop le envió a Palacino una serie de archivos en Word –dice la Contraloría– relacionados con un supuesto proyecto de informe del cuestionado Grupo de Reacción Inmediata. “En sus propiedades aparece el autor djmejiav, lo cual significa que presuntamente dichos documentos fueron elaborados en Saludcoop y luego ajustados, complementados y modificados por funcionarios de la misma entidad, para que finalmente fueran presentados como propios por los funcionarios de la Contraloría General”.

El dossier incluye mensajes de varios congresistas que al parecer mantenían al tanto a Carlos Palacino de proyectos y reformas de la salud. Uno de los correos citados es el que el congresista Holger Díaz, salpicado en el escándalo de Saludcoop, envió a Palacino el 29 de noviembre del 2010, a las 10:07 p. m. “Buenas noches, te envío el texto definitivo del proyecto aprobado en las comisiones séptimas. Te quiero molestar porque hace dos meses no han vuelto a consignar”.

Cada uno de esos correos hace parte de las pruebas que la Fiscalía usará en los procesos que adelanta contra Everardo Mora y otros exfuncionarios de la Contraloría General, y que además terminarán por complicar la situación jurídica de varios congresistas en la Corte.

Los líos del excontralor Turbay

En el informe en poder de la Fiscalía también hay duros cuestionamientos contra el excontralor Julio César Turbay Quintero. Por ejemplo, aparece que Everardo Mora, director de Vigilancia Fiscal, envió a Saludcoop un documento con “criterios del ejercicio del control fiscal” supuestamente por instrucción “expresa” de Turbay. “A pesar de estar impedido, el señor Contralor pudo haber dado precisas instrucciones para hacer pronunciamientos institucionales que a la postre favorecerían los intereses de la EPS Saludcoop”.

También cita que el excontralor conocía de su inhabilidad para actuar frente a Saludcoop por la amistad y vínculo contractual que sus hijos tenían con la entidad.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.