El hotel que funciona a pedalazos en Santander

El hotel que funciona a pedalazos en Santander

El sol y una bicicleta estática son los encargados de proporcionarle energía al sitio.

26 de octubre 2013 , 12:11 a.m.

Mientras la mayoría de los sitios de descanso usan la electricidad para su funcionamiento, en el Hotel Ecoturístico Villa Lucy, situado en Curití (Santander), el sol y el pedaleo en una bicicleta proporcionan la energía que requiere el lugar donde con recreación se aprende a cuidar el medio ambiente.

El ingeniero electricista Hernando Quintero corredor construyó con una mentalidad ‘verde’ el lugar donde tiene como premisas el ahorro de energía.

El lugar, un tour ecológico se convierte en una escuela donde en medio de la ingeniería y creatividad se enseñan métodos que ayudan a preservar la naturaleza.

El paisaje natural que lo rodea es uno es sus mayores atractivos. El imponente Cañón del Chicamocha puede verse desde el edificio de tres pisos que cuenta con trece habitaciones para hospedar a 52 personas.

El compromiso ecológico que tienen en este hotel es total. Tanto asi que los residuos sólidos que se generan son utilizados para abonar la tierra.

Comida colombiana de todo tipo se prepara en una cocina solar, donde un novedoso aparato circular funciona con energía solar y permite en menos de tres horas la preparación de platos nacionales y locales como cabro asado, pepitoria, carne oreada, mute y changüa.

Pero la forma de preparar los alimentos no es la única atracción del hotel. Allí se encuentra una bicicleta estática donde a diario Quintero realiza 30 minutos de ejercicios y así produce la energía mecánica suficiente para cargar una batería que proporciona energía a bombillos que que fueron fabricados artesanalmente con botellas plásticas recicladas.

La bicicleta cuenta con una base en la parte trasera para insertar un vaso de licuadora que permite elaborar, al ritmo del pedaleo, los jugos solicitados por los huéspedes.

En los recorridos ecológicos se les muestra a los visitantes la forma en que lombrices rojas californianas aprovechan todos los desechos orgánicos como conchas de verduras, sobras de comida y frutas dañadas. Las lombrices, con su estiércol, generan un abono natural que alimenta las plantas y previene la aparición de plagas en la tierra.

También se aprecian los paneles solares que generan la mitad de la energía del lugar, la captación de agua lluvia en el techo para riego y una motobomba hecha con tubos de PVC que tiene apariencia de una escaladora de gimnasio.

En el hotel, situado a media hora del Parque Nacional del Chicamocha, San Gil y Barichara, se encuentran otra clase de actividades como canotaje, senderismo, espeleología y parapente.

Conózcalo

El hospedaje en el hotel, ubicado en Curití (Santander), cuesta desde 25.000 pesos.

Información y teléfonos: 317 656 8011 y 318 270 2203

Por Olga Sofía Sanabria
Para EL TIEMPO
BUCARAMANGA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.