La guerra es un hecho tribal y primitivo

La guerra es un hecho tribal y primitivo

notitle
25 de octubre 2013 , 06:12 p.m.

“No veo ningún obstáculo para ser candidato en las próximas elecciones presidenciales”, dijo Al Asad, para quien, obviamente, el homicidio no es algo sacrílego y que clama contra la humanidad. Seguramente argumentará –como los homicidas ‘legales’– que ejerce el derecho a la defensa propia, ya que la represión que desató asesinó a 115.000 personas. La familia Al Asad gobierna a Siria desde los años 70.

Pero la solución contra este tirano no es la violencia. Ninguna guerra, a lo largo de toda la historia humana, ha obtenido resultados positivos, por mucha propaganda que haga el oficialismo. Ni siquiera la emblemática y hollywoodense Segunda Guerra Mundial (SGM) consiguió su objetivo de “terminar con la tiranía”, sino que, a un costo elevadísimo en vidas humanas, destrucción del mercado y cercenamiento de libertades, sustituyó a un tirano, Hitler, por otro, Stalin, que desparramó el marxismo y la guerra fría por todo el planeta.

Amnistía Internacional denuncia crímenes de guerra en los ataques con drones. Por caso, el de Manama Bibi, que estaba recogiendo verdura en Pakistán cuando un proyectil la pulverizó delante de varios nietos. “Nos preocupa que estos ataques hayan resultado en muertes ilícitas”, afirma el análisis, como si hubiera homicidios lícitos cuando. Para la ley moral natural, no los hay. Entre el 2004 y el pasado septiembre, Washington realizó unos 370 ataques de ese tipo en Pakistán y se calcula que ha habido hasta 600 civiles muertos.

Y todo este delirio de muerte no consigue, finalmente, los objetivos deseados, como no lo hizo la SGM. Precisamente, la primavera árabe, ayudada por los bombardeos de la Otán, es un gran fiasco. Todo empezó en Túnez, que hoy, con el dictador Ben Alí derrocado, es una “prisión a cielo abierto”, con detenciones masivas de críticos del gobierno islamista del partido Ennahda, además de asesinatos y una recesión económica sin precedentes.

Mientras que la Libia ‘liberada’ por los bombardeos de la Otán está casi tan mal, y va para peor, que con Gadafi, Egipto retrocede a las peores épocas de Mubarak. La reciente propuesta de una ley restrictiva del derecho a manifestarse ha hecho aflorar las tensiones en una alianza gobernante heterogénea, que va desde ‘liberales’ hasta estamentos vinculados a Mubarak. Desde el 3 de julio, la represión asesinó a unas 1.000 personas y otras 200 han muerto en ataques terroristas. Entre tanto, los militares quieren ampliar sus prerrogativas constitucionales.

En fin, resulta increíble que a estas alturas del desarrollo de la ciencia, la tecnología y el conocimiento humano todavía haya quienes promuevan ideas primitivas y tribales como la incoherencia de creer que “la violencia se puede detener con violencia” (¿?). De pequeño, creía lo mismo. Era esperable viniendo de una familia de generaciones de militares. Pero luego, toda la evidencia empírica y científica me mostró que los métodos pacíficos son los únicos eficientes para detenerla. Como el imperio soviético, creado por la SGM y derrotado por la paz.

Al grito de “¡asesinos!” fueron recibidas las autoridades en el funeral por las víctimas de Lampedusa. Es que son quienes sostienen la ley Bossi-Fini, que criminaliza a los inmigrantes –que escapan de la primavera árabe– y a quienes los ayudan y demuestran con los hechos que, lejos de querer ayudarlos, según justificaban los ataques de la Otán, los desprecian.

Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

https://twitter.com/alextagliavini (@alextagliavini)

Alejandro A. Tagliavini

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.