Rusia pide a Uefa objetividad sobre supuestos cánticos racistas

Rusia pide a Uefa objetividad sobre supuestos cánticos racistas

La situación fue denunciada por Yayá Touré, quien se sintió ofendido por los aficionados de CSKA.

25 de octubre 2013 , 02:34 p.m.

La Unión de Fútbol de Rusia (UFR) pidió este viernes a la Uefa objetividad en la investigación de los supuestos cánticos racistas proferidos contra el futbolista marfileño de Manchester City, Yayá Touré, durante el partido de Liga Campeones del miércoles contra CSKA Moscú.

"En cuanto a los sucesos ocurridos en el partido de Liga de Campeones CSKA vs. City, la UFR espera que la Uefa los valore con objetividad basándose exclusivamente en hechos confirmados documentalmente", informó la Unión rusa en un comunicado.

La UFR recuerda que los aficionados del campeón de la Liga y Copa rusas siempre se han caracterizado por la lealtad a sus colores y su corrección en las gradas, según las agencias rusas.

"Esto lo confirma el hecho de que durante toda la historia de las participaciones de CSKA en competiciones europeas el club no haya sido nunca advertido ni castigado por muestras de racismo", subraya.

CSKA Moscú negó de nuevo que sus aficionados hubieran proferido cánticos racistas contra Touré, incidente que ha desembocado en la apertura de un proceso disciplinario de la Uefa.

"Al parecer, se refiere a los abucheos de la tribuna cuando Touré pidió en el minuto 55 falta y tarjeta contra nuestro jugador. En cambio, una situación análoga si produjo en los episodios con (el español) Negredo y (el bosnio) Djeko", señaló Román Babáev, director general de CSKA, al diario ‘Sport-Express’. En su opinión, "la presión (de los seguidores rusos) se produjo sobre cualquier atacante del equipo rival y no sólo sobre algunos de los jugadores negros".

Babáev consideró que el incidente ha sido hinchado y adelantó que el club del Ejército ruso se dispone a defenderse con armas legales de las acusaciones injustificadas de racismo. Al mismo tiempo, reconoció que si el jugador había llamado la atención del árbitro sobre supuestos insultos racistas, éste debía haberlo plasmado en el protocolo, lo que ha provocado este viernes una investigación interna por parte del presidente de la Uefa, Michel Platini.

El club ruso ya divulgó un comentario del delantero de CSKA, Seidu Doumbia, también marfileño como Touré, quien negó que los aficionados rusos hubieran recurrido a insultos racistas para presionar al equipo rival.

Touré denunció que durante el partido los seguidores de CSKA habían emulado los sonidos de un mono, lo que le ha llevado a amenazar con que los jugadores negros boicoteen la Copa Mundial que Rusia organizará en el 2018 si la situación con el racismo en los estadios rusos no cambia.

El posible boicot fue rechazado inmediatamente por el técnico de Chelsea, el portugués Jose Mourinho, quien aseguró que no se puede castigar a billones de personas por el comportamiento de unos pocos miles, opinión secundada por el francés Arsène Wenger, entrenador de Arsenal.

Los incidentes racistas han sido un fenómeno común en los estadios rusos en las últimas temporadas, como ocurriera con el lanzamiento de plátanos al legendario jugador brasileño Roberto Carlos, quien militó durante dos temporadas en Anzhí.

El técnico Anatoli Byshovets, antiguo seleccionador ruso, reconoció este viernes que los cánticos racistas son una práctica habitual entre las aficiones de equipos como Zenit y Spartak Moscú, y llamó a las directivas a entablar un diálogo con los aficionados.

EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.