Tres claves de la caída de la reforma del fuero militar en la Corte

Tres claves de la caída de la reforma del fuero militar en la Corte

Análisis sobre los detalles qué la tumbaron y las alternativas que le quedan al Gobierno.

24 de octubre 2013 , 08:02 a.m.

El fallo, que terminó echando por tierra una reforma reclamada por años por las Fuerzas Militares pero duramente cuestionada por organizaciones de Derechos Humanos y la misma ONU, pone al gobierno frente a una crítica coyuntura: pierde un elemento clave para garantizar la seguridad jurídica de los uniformados, una bandera del presidente Santos y su ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón. (Lea también: Reforma al fuero militar, que tumbó la Corte, a empezar de cero)

La reforma y su ley estatutaria, que se tramitaron a lo largo de casi dos años en los que el Ejecutivo se la jugó por enfrentar las más duras críticas en el campo internacional y que terminaron logrando espaldarazos claves como el de la Unión Europea, se cae por un error en el trámite realizado en el Congreso, el escenario menos esperado. (¿Qué se cae con la reforma del fuero?)

Con mensaje de urgencia, el Gobierno tramitará leyes enfocadas sobre todo a crear un cuerpo de abogados que asistan a los miles de uniformados procesados por la justicia ordinaria. (Opiniones divididas en el Congreso por caída del fuero militar)

Precisamente, el presidente Juan Manuel Santos, este jueves, defendió la seguridad jurídica de los miembros de la Fuerza Pública. "Nuestras Fuerzas Armadas tienen todo el respaldo y gratitud del pueblo colombiano y continuaremos abogando por su seguridad jurídica", escribió Santos en su cuenta de Twitter. (Vea más sobre las declaraciones del presidente Santos)

Pero los cambios de fondo que traía la reforma del fuero -especialmente la claridad de que en los combates se aplican las normas del Derecho Internacional Humanitario (DIH) y no el derecho ordinario, lo que evitaría que actos legítimos en la guerra terminen en procesos por violaciones a los derechos humanos- requieren un cambio constitucional y, por lo tanto, doble vuelta en el Congreso. (Los argumentos por los que se cayó el fuero militar)

Por tiempos (la legislatura termina en menos de dos meses y se requiere aprobación en dos períodos), este gobierno y este Congreso no alcanzarían a tramitar una nueva reforma al fuero. (Vicios que tumbaron reforma del fuero militar son insubsanables: Corte)

Estas son algunas claves de la decisión:

1. Las leyes -y menos las reformas constitucionales- no se pueden aprobar a las carreras y sin cumplir las formalidades. Aunque a la Corte le han llovido críticas por tumbar la reforma del fuero por asuntos de mero trámite y no de fondo, lo cierto es que varas decisiones claves tomadas por el Congreso han corrido una suerte similar.

Incluso, a los cuestionamientos de fondo que echaron por tierra el polémico referendo que habilitaba a Álvaro Uribe para aspirar a una segunda reelección se sumaron asuntos de forma, como que se hubiera iniciado el trámite de la ley que convocaba a los colombianos sin tener las certificaciones de la autoridad electoral.

La Corte, por cinco a cuatro, consideró que se violó la prohibición de que las comisiones sesionen cuando lo hace la plenaria de la corporación, un tema de mero trámite que en todo caso está claramente determinado por la Ley Quinta de 1992, el reglamento del Congreso.

Pero lo más importante es el mensaje de que las leyes, y más los actos legislativos, deben tener una discusión de fondo. Esto es, que hay una clara advertencia contra el famoso pupitrazo: "Se desarrolló la votación en circunstancias de apremio debido a la simultaneidad con la convocatoria a la plenaria, afectando las condiciones de la deliberación democrática de la Cámara de Representantes (...) Se desconocieron no sólo los artículos 83, 91 y 93 del reglamento del Congreso, sino principios constitucionales de participación de las minorías, pluralismo y la calidad del debate parlamentario", dijo el presidente de la Corte, Jorge Iván Palacio.

2. Aún si el fuero hubiera pasado este examen, no estaría a salvo todavía en la Corte. La que se definió ayer era la primera demanda, de tres, contra la reforma del fuero militar. Las otras sí tenían consideraciones de fondo, especialmente sobre supuestas afectaciones a los derechos humanos, y si esta demanda hubiera sido desechada de nuevo la Corte habría examinado el fuero.

Algunos de los cambios, como que la competencia de los casos la definiera un nuevo organismo conformado por civiles y militares retirados, y no el Consejo Superior de la Judicatura, como lo estableció el Constituyente del 91, tenían serios cuestionamientos en la Corte.

La discusión de fondo, lo reconocen los mismos magistrados, habría sido importantísima para el país, pero ahora es inocua por los vicios de forma.

La ponencia que tumbó el fortalecimiento del fuero, en todo caso, es de autoría de Nilson Pinilla, uno de los magistrados más respetados de la Corte (fue además presidente de la Corte Suprema) y quien hace menos de un mes hizo en un foro público fuertes críticas a las Farc y al curso del proceso de negociación con ese grupo: “¿Será que estos criminales que están sentados con delegados de Colombia en La Habana dejarán los negocios tan lucrativos como el narcotráfico, el secuestro, la extorsión, la minería ilegal? (...) ¿Qué los pondremos a hacer para que logren mantener un estado similar de ingresos? Bastante improbable parecería que esos negocios tan lucrativos sean dejados de la noche a la mañana, cuando verdaderamente no tienen deseos de reconciliarse con la Patria".

3. ¿Qué le queda al gobierno? El ministro Pinzón reconoció que la caída del fuero es "un golpe a la moral de las tropas". En momentos en los que el proceso de paz pasa por uno de sus periodos más complejos por lo que muchos consideran una estrategia de dilación de la guerrilla, para el Estado es clave golpear a las Farc en el campo de batalla, que fue al final la razón de fondo que los llevó a esta mesa de negociación.

Pero entre las tropas hay, además de la natural desconfianza frente a la negociación con el grupo de ‘Timochenko’, prevención por la falta de garantías para evitar que por operaciones legítimas terminen procesados como criminales.

Además del trámite exprés de la defensoría militar, ya anunciado por Pinzón, el Gobierno tiene el reto de mantener en alto la moral de los que van a la guerra en defensa de las instituciones y de empezar a construir de nuevo un proyecto que atienda las preocupaciones del estamento militar.

Queda también la posibilidad de buscar acuerdos de Estado con la Fiscalía, la Procuraduría y las cortes para lograr que se definan procesos penales y disciplinarios que llevan años sin decisión y para buscar que esas instituciones marquen líneas interpretativas que eviten que quienes han usado las armas legítimamente terminen procesados. (Radicarán proyecto con mensaje de urgencia para revivir fuero militar)

Esto, por supuesto, sin que se afecte la obligación de que la justicia ordinaria procese y condene a los que han cometido delitos como los 'falsos positivos' y las alianzas con los 'paras'.

REDACCIÓN JUSITICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.