Secciones
Síguenos en:
Fiscalía investiga misterio de óbito fetal en el Hospital de Villavo

Fiscalía investiga misterio de óbito fetal en el Hospital de Villavo

Familiares reclaman justicia y señalan al Hospital. Policía recopila pruebas

notitle

Directivos del Hospital Departamental de Villavicencio dicen tener registros escritos y de video que demuestran que el óbito fetal de una niña –el nombre médico de un feto que muere en el útero– fue ingresado a la morgue del centro asistencial: envuelto en esparadrapo y marquillas en las muñecas con la identidad de los padres.

Sin embargo, lo que los mismos directivos no han podido establecer es cómo, días después, el mismo óbito fetal aparece en la lavandería del hospital, entre la ropa, sin esparadrapo, ni marquillas de identidad.

Lo que sí tienen claro es que, y lo dicen textualmente, “hubo manos criminales” y por eso están abiertos a que la Fiscalía investigue el caso y descubra a los responsables. Además, hay un proceso interno en curso.

"Para nosotros hubo manos criminales, le corresponde a la Fiscalía aclarar qué fue lo que ocurrió...”, dice Debora Murillo, jefe de control interno del Hospital.

La investigación la asumió la Fiscalía 18 seccional y está en etapa de indagación preliminar, en desarrollo de misiones judiciales de búsqueda de pruebas por parte de la Sijín, por un posible homicidio.

El caso llegó a la Fiscalía por denuncia que el primero de octubre entabló el padre de la bebé, Johan Sebastián Barbosa Fajardo.

El joven, de 20 años, narró que su drama y el de su compañera sentimental, Yeimy Gómez, comenzó la mañana del 26 de septiembre cuando llegaron al centro de salud de El Barzal para un control en los siete meses de gestación.

“La enfermera auxiliar utilizó un aparato para escuchar los latidos del corazón del bebé, pero le dijo a la jefe que no le sentía los latidos. (...) Nos dieron una orden de remisión para ser atendidos por urgencias en el Hospital Departamental y nos fuimos caminando”, dice Barbosa en la Fiscalía.

Sin embargo, Barbosa narra que cuando su compañera entró al consultorio del hospital, la “enfermera le había dicho que no hacían ecografías que porque ella era de primer nivel –clínico–, que le habían puesto la mano en el estómago y le dijeron que no se movía porque estaba muy pequeño, que era en el puesto salud de La Esperanza donde debían hacer la ecografía”.

Barbosa dice que fueron sometidos al “paseo de la muerte”, de un centro asistencial al otro, incluido el puesto de salud de El Recreo, desde donde los remitieron al Hospital a las 4 de la tarde, horas después del análisis en El Barzal.

“La ingresaron por urgencias y como a las 5 de la tarde fui a preguntar y el médico que le hizo la ecografía a mi esposa me dijo que mi hija estaba muerta”, afirma Barbosa entre lágrimas, mientras señala al Hospital como responsable.

El director del Hospital Departamental, Juan Carlos Triana, asegura que cuando la pareja llegó la primera vez al centro asistencial lo hizo sin orden de remisión. “Llega una paciente de 18 años no remitida, que se acerca a practicarse un examen. Le dijeron eso no lo hacen acá, eso se lo hacen en el primer nivel. Ella no dijo mire es que traigo el bebé muerto, ella dijo es que me mandaron a hacerme una ecografía porque no sienten el bebé”, asegura el director del Hospital.

‘El feto sufrió una esfacelación en los tejidos’

Johan Sebastián Barbosa dice que el drama no terminó con la muerte de su hija sino que continuó días después cuando el cadáver desapareció en el interior del Hospital y luego fue hallado en extrañas circunstancias.

“Mi hija apareció en la lavandería, al parecer la echaron a la lavadora y nos la entregaron desmembrada”, dice el dolido padre. El director del Hospital, Juan Carlos Triana, acompañado de un equipo de directivos, explica que el nacimiento tuvo que ser inducido porque la madre sufrió preeclampsia y una cesárea era de alto riesgo, además no se justificaba porque la bebé había muerto.

“La placenta y el feto, con membranas y todo salieron en bloque. En un proceso normal o en un óbito reciente sale primero el feto y luego la placenta se desprende. Aquí la placenta ya estaba desprendida, eso solo se da cuando el feto lleva varios días muerto”, explica el médico Carlos Vallejo, subgerente asistencial.

El tiempo que permaneció el feto sin vida generó, según los médicos, una “esfacelación en los tejidos”, que dio la apariencia de un cuerpo débil y blando.

REDACCIÓN LLANO SIETE DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.