Pasión homicida y terrorismo

Pasión homicida y terrorismo

notitle
23 de octubre 2013 , 05:58 p.m.

Mientras se reinician las conversaciones en La Habana con la consigna de avanzar, se presentan en el territorio nacional dos fenómenos concomitantes: el terrorismo de las Farc en el sur del país que mantiene a la población de Tumaco en cruel privación del fluido eléctrico por más de quince días, con suspensión a ratos del servicio de acueducto (ambos violatorios del Derecho Internacional Humanitario), y la patética información oficial de que cada día las autoridades detienen a un menor de edad por asesinato.

Crispa los nervios ver en la televisión cómo personas jóvenes de carne y hueso apuñalan a sus congéneres por motivos baladíes. Crecientemente, no aisladamente, por pertenecer al equipo de fútbol rival del de sus preferencias.

Junto al esfuerzo de poner fin al conflicto con las guerrillas, se observa esta otra forma de pasión homicida, bajo el estímulo de los estupefacientes. Muchas veces puede tratarse de reacciones individuales, pero en las más los niños son utilizados por los delincuentes mayores como muñecos humanos, dentro de la presunción de que, dada su edad, legalmente les es posible escapar a las penas.

Monstruoso crimen por cuanto implica familiarización ladina con el derramamiento de sangre inocente y perversión acaso de por vida de quienes podrían llegar a ser personas de bien, intelectualmente cultivadas. El hecho de que aparezcan como casos aislados no autoriza a subestimar el peligro evidente de corrupción de las nuevas generaciones. A la violencia hay que cortarle sus fatídicas alas, dondequiera aparezca.

Los actos terroristas contra la población civil inciden en el temario de las conversaciones de La Habana. Si se está tratando de ponerle fin al conflicto con las Farc, no se entiende cómo no se comienza por honrar el Derecho Internacional Humanitario en lugar de someter a una comunidad como la de Tumaco, otrora risueña y pujante, a la falta de bienes públicos esenciales. Aparentemente, el derribo de torres de interconexión de energía eléctrica es tan solo acto rutinario de guerra, pero sus consecuencias afectan en materia grave a las gentes, grandes o chicas, y también a las instituciones, hospitales y escuelas.

Cierto es que desde el comienzo el Gobierno de Colombia desechó el alto el fuego bilateral y concertado, recordando adversas y frescas experiencias. Pero esta explicable y justificada actitud no autoriza a cometer fechorías contrarias al Derecho de Gentes. Bien valdría la pena que en la mesa de negociación se tuviera en cuenta este aspecto humanitario.

Inevitablemente, el proceso de paz va coincidiendo con las actividades preliminares de la elección de Congreso y de la formación de cuadros de la reelección presidencial. Ambas se hallan en camino, de modo que el lanzamiento oficial de nombres o su inscripción equivaldrán a llover sobre mojado. Las posiciones han sido cuidadosamente alinderadas.

Mientras en La Habana no se presente un impasse insuperable, no se ve por qué debieran suspenderse las conversaciones o negociaciones. Desde luego, hay puntos inconciliables: el de la constituyente para tumbar todo cuanto hoy rige y crear un nuevo sistema, quizá de tipo ‘chavista’, en contraposición con el referendo democrático para aprobar o improbar lo acordado. Sin borrar de una plumada el presente régimen de leyes y libertades que el presidente Santos juró cumplir y hacer cumplir.

Siendo el suyo gobierno de corte neoliberal, a juzgar por las noticias filtradas, ha llegado a algunos acuerdos en materia agraria y otras concomitantes. Pero seguramente ninguno violatorio de sus juramentos constitucionales o que implique saltos mortales al vacío.

Abdón Espinosa Valderrama

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.