Secciones
Síguenos en:
Con desalojo de 28 familias, se busca evitar una tragedia en Bogotá

Con desalojo de 28 familias, se busca evitar una tragedia en Bogotá

Distrito ordenó la evacuación en apartamentos del sur que presentaban fallas en el edificio.

notitle

Un millón de pesos mensuales dará la constructora del edificio San Jerónimo de Yuste –en la localidad de San Cristóbal– a cada uno de los propietarios de los 28 apartamentos que el domingo empezaron a ser desalojados, debido a las fallas estructurales que, según el propio alcalde, Gustavo Petro, podrían ocasionar un colapso de la edificación de ocho pisos.

La torre 3, entregada a los dueños en septiembre del 2010, empezó a presentar grietas internas apenas tres meses después. La constructora, a cargo de la caja de compensación Compensar, empezó a hacer los trabajos de reforzamiento, pero un concepto del Fondo de Prevención y Atención de Emergencias (Fopae) ordenó el desalojo inmediato por precaución. Lo anterior, para evitar una tragedia como la que se presentó en el edificio Space de Medellín.

Según los afectados, con base en las versiones que han recibido por parte de la constructora, los trabajos de reforzamiento de la torre 3 tardarían entre tres y cuatro meses. Los que aún no tienen una respuesta son los habitantes de la torre 4, que también tiene múltiples daños en su estructura. (Lea también: El plan del Gobierno para meter en cintura a constructoras).

Situación alarmante

En lo que va del año, la Secretaría de Hábitat ha recibido 722 quejas por deficiencias constructivas y otras fallas en Bogotá, de las cuales cinco presentan posibles daños en su estructura.

Solo en los estratos 4, 5, 6, en donde se pensaría que las construcciones ofrecen mejores condiciones de calidad, se han generado 313 quejas.

Además del caso de San Cristóbal, la entidad dice que hay tres con posibles “afectaciones gravísimas”: Quintas de Salamanca y Calatayud (estrato 6) y parque de Áticos (5) –ambas de Suba– y Torres de Aranjuez (4), en Usaquén.

Paradójicamente las sanciones son irrisorias. De los proyectos que presentan deficiencias constructivas solo dos han sido sancionados este año y los demás están en investigación. Las multas fueron de 58 y 30 millones, respectivamente.

Drama en el sur

María Mercedes Peña nunca ha habitado su casa, localizada en la carrera 13B bis A este con calle 73 sur porque desde que se la entregaron ha tenido problemas de humedad y grietas. “No sirvió de nada el préstamo del Fondo Nacional del Ahorro. Piensan que porque se trata de una casa pobre debe ser de mala calidad”, se quejó.

Este proceso lleva casi tres años en los que la constructora del proyecto de vivienda Júpiter 1, en el barrio Juan Rey, no ha dado ninguna solución definitiva.

“Me dicen que lo que pague por multas la constructora se va a las arcas del Distrito y que igual yo tendría que habitar esa casa, esté como esté. Es decir, nadie lo defiende a uno”, contó. Ni hablar de las entregas de las zonas comunes y verdes porque en muchos casos nunca se cumple con lo pactado.

Es común que los procesos tarden años en resolverse a favor de las víctimas y que las constructoras hasta se declaren en quiebra para no responder.

‘La normatividad es obsoleta’: Secretaría de Hábitat

Fuentes de la Secretaría de Hábitat dijeron a EL TIEMPO que la competencia de esa entidad frente al constructor es limitada a la venta del inmueble. “La normatividad que regula la actividad de inspección, vigilancia y control es obsoleta e insuficiente”, señalaron. La entidad informó, además, que ha solicitado al Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio elaborar conjuntamente un proyecto de ley que permita mejorar las normas existentes acorde con las necesidades actuales.

En cualquiera de los casos el responsable de cualquier deficiencia constructiva es el empresario de la actividad y, de no cumplir con sus obligaciones contractuales, Hábitat puede imponer multas o expedir órdenes para que se corrijan las deficiencias establecidas.

¿Dónde denunciar los daños?

¿Dónde poner la queja?

En la subsecretaría de inspección, vigilancia y control de vivienda de la Secretaría Distrital de Hábitat, ubicada en la calle 52 n.° 13-64.

Si se trata de una violación urbanística, como incumplimiento de licencias, la queja se debe radicar en la alcaldía local donde esté el inmueble o en la Superintendencia de Industria y Comercio.

¿Qué normas debe cumplir una constructora para hacer un proyecto?

Cumplir con los trámites de licencias, normas sismorresistentes y con lo que estipule el Plan de Ordenamiento Territorial.

Cuándo una edificación falla, ¿qué garantías y ayudas debe prestárseles a los residentes afectados?

Si la estructura pone en riesgo la vida de las personas, el responsable del proyecto debe asumir su traslado a un sitio que les garantice condiciones de habitabilidad y seguridad. Además, se debe dar cumplimiento a las responsabilidades contractuales adquiridas.

REDACCIÓN BOGOTÁ
carmal@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.