Matrimonios de niñas, un drama en el África que pasa inadvertido

Matrimonios de niñas, un drama en el África que pasa inadvertido

Pese a que es una práctica proscrita por la comunidad internacional, no concentran tanta atención.

19 de octubre 2013 , 11:35 a.m.

Ndaziona tiene 15 años, vive en Malawi y está casada con un hombre que triplica su edad. Aunque ella no está segura de cuántos años tiene él, asegura que es muy viejo.

“Tengo Siente meses de embarazo. Mi cuerpo tiene dolor y sufro. Cuando pienso en eso, me da rabia y dolor. Tengo miedo del parto”, cuenta Ndaziona en el documental ‘The Child Within’, de Camfed, organización que trabaja por la educación de menores en África subsahariana.

Su madre la obligó a casarse cuando solo tenía 13 años. “Antes de casarme solía pensar mucho en la escuela, pero ahora no puedo volver allá. No puedo correr, no puedo jugar…el sueño de mi corazón es volver a la escuela”, añade.

Su rostro es el de una niña, pero su expresión es dura y triste.

La historia de Ndaziona no es única. Los datos de la Fundación Girls not brides (niñas, no novias) indican que durante el 2010 unas 13,5 millones de niñas se casaron contra su voluntad.

El mayor número de estos casos ocurrió en los países africanos Niger y Chad, y en el asiático Bangladesh, según un estudio del Centro Internacional de Investigación de Mujeres (ICRW).

Es una práctica que, a diferencia de la guerra, el narcotráfico o el terrorismo, pasa inadvertida y no aparenta gran amenaza para la sociedad. Sin embargo, el fenómeno del matrimonio de niñas dejó a 75 millones de niñas por fuera de las aulas escolares, donde deberían estar.

También provoca el aumento de la pobreza, el maltrato a las mujeres, aumento en las infecciones de Sida en una población especialmente vulnerable y una alta tasa de mortalidad entre niñas embarazadas y sus bebés.

“El matrimonio de niñas es una espantosa violación de los Derechos Humanos y priva a las niñas de su educación, salud y planes de largo plazo. Una niña casada es una chica cuyo potencial no será alcanzado”, dice Babatunde Osotimehin, directora ejecutiva de United Nations Population Fund, organización que busca que los jóvenes alcancen un pleno desarrollo.

Otros casos

Melka es una profesora de Etiopia. Escapó de la casa de su esposo cuando tenía 22 años. Ahora tiene 29 y se dedica a enseñar a las niñas sus derechos y evitarles el dolor que ella tuvo que vivir a los 15 años, cuando su madre y padrastro la obligaron a casarse.

“Cuando llegué a mi casa había mucha gente vestida. Mi madre no me dijo qué pasaba. Solo me dio un vestido para usar. Intenté huir, pero me golpearon. En la ceremonia me asusté, porque no conocía al hombre que estaba a mi lado”, dice Melka en el reconocido documental ‘Standing Up To Early Marriage’, de la organización Care.

Y luego añade: “Me llevó a su casa en otra villa y me empujó en su cuarto. Yo gritaba, pero nadie hacía nada. ¡Él era tan viejo! Sus amigos me pegaron para que entrara al cuarto. Desperté en el hospital, todo mi cuerpo me dolía. Apenas movía los ojos, ni siquiera podía moverme”.

Melka estuvo 30 días en el hospital, donde informaron de su caso a la policía. Su padrastro y el hombre con el que fue forzada a casarse fueron a la cárcel. Su madre también fue detenida. Cuando Melka regresó a casa, no tenía dinero para ir a la escuela y tuvo que trabajar.

Ahora, enseña en las escuelas de Etiopia los derechos para las menores de edad. No quieren que ellas vivan su historia. “Quiero que sepan que no es mala suerte ser una niña en este país”.

Sin excusas

La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece en su Artículo 16 que una persona debe estar en una edad adecuada para casarse y el matrimonio debe ser llevado a cabo dentro de un libre y total consentimiento. Pero en muchos países estas ceremonias son clandestinas.

“Estos matrimonios hacen a las niñas mucho más vulnerables a profundos riesgos en su salud, como consecuencia de un embarazo prematuro”, advirtió en una carta Anthony Lake, director Ejecutivo de Unicef, en un comunicado de esta organización.

Los matrimonios de niñas son casos que se presentan por dos factores inexcusables: la 'dote' que reciben sus padres en países con serios problemas de extrema pobreza y en zonas de guerra, donde los padres dicen proteger a sus hijas de la violencia concertando una boda con un mayor de edad.

Pero cuando una mujer es sometida desde niña a abandonar la escuela, tener relaciones sexuales por obligación y procrear a corta edad, su mentalidad y salud se afectan y sus objetivos de vida son dañados.

Sida, cáncer cervical, depresión, muerte, maltrato, hambre, pobreza y analfabetismo son algunas de las consecuencias.

En Colombia

Los estudios de la Unicef indican que en Colombia, en el 2012, 6 por ciento de las mujeres se casan antes de cumplir los 15 años, y el 23 por ciento, antes de los 18. Aunque el país no se encuentra en el listado de las 20 naciones más afectadas por este fenómeno, el problema sí existe.

Una encuesta de Profamilia sobre el embarazo de mujeres menores de 19 años puede dar cuenta de concepciones precoces, pero, al mismo tiempo, de niñas que podrían ser forzadas a interrumpir sus vidas escolares para asumir otras responsabilidades.

La muestra de esta encuesta da cuenta de que en el 2012 se registraron 150 mil jóvenes embarazadas, entre los 10 y los 19 años. De estas, 6 mil fueron identificadas con edades menores a los 14 años.

LAURA ANGÉLICA GRACIA
UNIVERSIDAD JAVERIANA
PARA ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.