Secciones
Síguenos en:
'Con una pregunta tonta me atracaron' / Reportero ciudadano

'Con una pregunta tonta me atracaron' / Reportero ciudadano

¿A cuántas cuadras está la calle 40? Ese interrogante precedió robo a ciudadano en Séptima con 90.

notitle

El pasado lunes 8 de octubre, una vez salí del trabajo, hacia las 5:30 de la tarde, caminé como de costumbre a lo largo de la calle 92 hasta encontrar la Séptima. De allí emprendí mi habitual recorrido en sentido norte–sur para llegar a la 85 y tomar el bus que me lleva de regreso a casa.

Cuando me acercaba a la calle 91, a un paso tranquilo, me di cuenta de que por el parque que se encuentra al costado occidental de la Séptima, entre calles 92 y 89, venía subiendo un joven de tez negra, de unos 25 años y 1.80 metros de estatura.

Aunque se me hizo extraño que el sujeto atravesara el parque y no utilizara los caminos y escaleras peatonales de este, no le di importancia a la situación y seguí mi camino.

En menos de nada ya tenía al tipo caminando a mi lado, por la calle 90. Por supuesto, esta sí era una razón para empezar a preocuparme, pero seguí caminando.

“Hombre, una pregunta. ¿A cuántas cuadras está la calle 40?”, me preguntó el tipo. Con esa pregunta tan tonta comprobé mis sospechas y entendí que, en efecto, me iban a atracar.

“Lo que pasa es que no conozco bien Bogotá. ¿Cuánto me demoro de aquí a allá?”, insistió el asaltante.

Con las piernas temblorosas y muy nervioso por lo que pasaría conmigo en los próximos minutos, le respondí que lo que podía hacer era irse hasta la carrera 11 y coger un bus, teniendo en cuenta que a esa hora ya hay contraflujo por la Séptima.

Sin más preámbulo, el tipo soltó su amenaza: “Mire, la verdad es que soy desmovilizado de las Farc y lo voy a robar. Deme la plata y su celular, yo sé que tiene uno satelital”, dijo él, ahora, ladrón.

Supongo que con esto último se refería a que yo tenía un Smartphone (…) Mientras yo buscaba en mis bolsillos y le entregaba lo que tenía, el tipo me intimidaba diciendo que a él no le importaba matarme: “Estoy enseñado a matar y no me importa hacerlo delante de las personas que vayan en esos carros”, decía.

No podía hacer nada, si salía corriendo el tipo no dudaría en seguirme. Y bueno, vale la pena anotar, por ese sector la mayoría de los edificios tienen sus porterías escondidas o en pisos altos, no sobre la vía y al alcance de los peatones. Por esta razón, no tenía opción de correr y entrar a algún predio pidiendo auxilio a los vigilantes.

Y ni hablar de la inseguridad de la zona; yo paso por este tramo todos los días y jamás he visto ni policías, ni bachilleres, ni centros de control a lo largo de unas 15 cuadras.

Entonces, le entregué todo lo que tenía: 50 mil pesos y mi celular. Para fortuna mía y desgracia del ladrón, mi celular es uno de los más sencillos, que me sirve para recibir y hacer llamadas y pare de contar.

Por supuesto mi celular no llenó sus expectativas, y con el descaro más grande me lo devolvió y me dijo, con tono despectivo, que eso no le servía.

Acto seguido, me pidió que me fuera y no intentara llamar a la Policía porque me atenía a las consecuencias.

No llamé a la Policía ni denuncié mi caso. Claro, no fue por las amenazas del agresor sino porque me pregunté: Si la autoridad no logra mucho con grandes robos y trágicos atracos, ¿haría algo por mí y mis 50 mil pesos?

La comunidad pide ayuda

El del reportero no ha sido el único caso de inseguridad en Chapinero en los últimos días. Un par de horas después de dicho suceso, y en el mismo punto, fue apuñalado el estadounidense Mark Tlapack, de 36 años (Lea también: Estadounidense apuñalado en Bogotá se encuentra estable).

La noticia, que fue dada a conocer la semana pasada en este medio, despertó la preocupación de los residentes cercanos al sector donde se presentó el incidente y animó a la comunidad a denunciar otros hechos de inseguridad.

Según algunos residentes, la calle 90 entre Séptima y Novena se ha convertido en un nido de delincuentes que aprovechan la poca iluminación del sector y la permanente soledad del parque que fue escenario de los infortunados hechos.

“Hemos pedido en repetidas ocasiones a la Policía que nos ayude con bachilleres en esta zona”, señaló Martha González, vecina. Sin embargo, asegura la comunidad, las autoridades nunca les han dado una respuesta positiva respecto a dicha petición.

“Seguramente están esperando que se presente alguna muerte para tomar medidas”, replicó Andrés Riaño, joven vecino de la calle 90.

*En caso de emergencias de la calle 85 a la 92 entre carreras Séptima y Once, comuníquese al cuadrante N° 12: 3017537860.

CAI Estadero: 6101819

ERNESTO BARRIOS/ REPORTERO CIUDADANO
REDACCIÓN MI ZONA EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.