Secciones
Síguenos en:
Historia de un 'chocorazo'

Historia de un 'chocorazo'

notitle

A despecho de la lluvia, la sala de la Biblioteca Los Fundadores, del Gimnasio Moderno, se llenó el miércoles pasado, 16 de octubre, para el lanzamiento del primer libro de la novel historiadora Adelina Covo. Reconocida por su desempeño eficiente como funcionaria (viceministra de Educación para la Juventud, directora nacional de Bienestar Familiar, magistrada del Consejo Nacional Electoral), Adelina Covo ha abjurado de su afición a la política para dedicarse por entero a la que sin duda es su verdadera vocación: la investigación histórica y la tarea de escritora. Está preparando, como lo anunció en el Gimnasio Moderno, una novela, con muchas sorpresas, sobre el asesinato del general Rafael Uribe Uribe, del que se cumplirán cien años de impunidad el año próximo.

La presentación de ‘El Chocorazo, el fraude de Reyes en 1904’, fue hecha por el expresidente Ernesto Samper. Con su lucidez característica, su humor fino y ágil, y su vasto conocimiento de nuestra historia, el presidente Samper expuso la novedad del libro de Adelina Covo, analizándolo en varios aspectos y concluyendo que “se trata de una obra reveladora sobre un aspecto, no por desconocido menos interesante ni menos trascendente, de nuestras costumbres electorales”.

No obstante que el título evoca la jocosidad peculiar de la gente del Caribe, dista mucho de ser una parodia. Se llama así, ‘El Chocorazo’, por ser el vocablo que surge de inmediato de la boca de un riohachero cuando se le pregunta sobre la discutida elección presidencial de 1904. El presente libro es una obra historiográfica, muy bien escrita, que aborda un suceso sobre el que mucho se habla pero que muy pocos conocen. Adelina Covo entra en detalle a quitar el velo del arcano que ha rodeado la historia de ese fraude electoral de 1904.

No fue el primero ni sería el último de los chocorazos electorales en la historia de las presidenciales colombianas. Según la doctrina que sentó, a mediados de los años sesenta del siglo XIX, el ‘Sapo’ Ramón Gómez, y conocida en su época como ‘el sapismo’ (con una connotación diferente del actual ‘sapeo’), “el que escruta elige”. La completa investigación de Adelina Covo demuestra que eso hicieron en las elecciones de 1904 quienes tenían el control del escrutinio. Escrutaron a favor de su candidato y lo eligieron.

Fue un chocorazo sui géneris, lleno de peculiaridades, distinto en su metodología a los demás chocorazos, e idéntico en sus resultados. Después de la Guerra de los Mil días, el país quedó dividido en cuatro fracciones. Una, la de los conservadores que apoyaban al (vice) presidente Marroquín, encargado del Poder Ejecutivo, partidarios de consolidar un gobierno conservador hegemónico; otra, la de los conservadores que detestaban a Marroquín, encabezados por don Miguel Antonio Caro y don Marco Fidel Suárez, amigos de un entendimiento con el liberalismo para lograr la paz estable; una tercera, la de los liberales pacifistas, que no habían tomado parte en la guerra, que rechazaban la jefatura de Uribe Uribe, y que no querían entenderse con la fracción conservadora de Caro y Suárez; y la cuarta, la de los liberales que hicieron la guerra (de la que no salieron ni vencedores ni vencidos), ahora dispuestos a una ‘entente cordial’ con Caro y Suárez y a respaldar al candidato que estos designaran.

Para 1904 se presentaron dos aspirantes. El general Joaquín F. Vélez, con el patrocinio tácito del gobierno de Marroquín, y el general Rafael Reyes (entonces ausente del país), candidato de Caro y de Suárez.

En ese momento ocurrió el magno desastre de la separación de Panamá, del que la mayoría del país culpó al presidente Marroquín y a su hijo, don Lorenzo. Mientras que el general Rafael Reyes optó por una actitud pragmática frente a lo que consideraba un hecho irreversible, lo cual tiró al piso su antes enorme popularidad, el general Joaquín F. Vélez levantó la bandera del nacionalismo y se convirtió en el vocero de los que clamaban venganza (la mayoría del país) por el despojo del istmo, lo que llevó su popularidad a la cima.

Por esos avatares de la política, el candidato de Marroquín terminó atacando a su promotor y pidiendo un juicio contra el (vice) presidente Marroquín, y el otro candidato hizo gestiones diplomáticas para obtener que de la tragedia le quedara algún provecho al país. Quiso el general Reyes apaciguar, chamuscándose él mismo, las iras de la nación.

En esa tónica se efectuaron las elecciones de 1904, con un candidato oficial que se ganó el aplauso de la gente y las antipatías del presidente, y uno no oficial que, si no las simpatías, sí aseguró que el gobierno del que no era candidato trabajaría a su favor.

Antes de la reforma constitucional de 1910, que entró en vigencia en 1914, las elecciones presidenciales se decidían por el voto de las asambleas electorales de los distintos distritos departamentales. Al hacerse los escrutinios comenzó un suspenso de película a lo Fritz Lang. El general Vélez tenía ligera ventaja sobre el general Reyes, al punto de que el voto de un solo distrito podría definir quién sería el nuevo presidente de la República.

Aquí es donde Adelina Covo demuestra su talento de investigadora y de historiadora. En un relato agradable, que capta el desasosiego vivido por el país en aquellos instantes, nos detalla paso a paso cómo se efectuó, y por quiénes, el ‘chocorazo’ conocido como “el fraude de Padilla”, que en 1904 sentó al general Rafael Reyes en el solio presidencial para el sexenio 1904-1910. ¿Supo el general Reyes de ese fraude salvador? ¿O fue una iniciativa particular, no de los amigos de Reyes, sino de los enemigos del general Vélez, dirigidos por sus propios sobrinos? Adelina Covo aclara esa y otras dudas de gran interés histórico, merced a una vasta cantidad de información que sin extraviar la amenidad llega a la minucia, y a un análisis brillante de los hechos.

Enrique Santos Molano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.