El camino por el que el DT Luis F. Suárez llevó a Honduras al Mundial

El camino por el que el DT Luis F. Suárez llevó a Honduras al Mundial

El colombiano habla de cómo Reinaldo Rueda lo recomendó, de Colombia: 'Creo que mi tiempo ya pasó'.

16 de octubre 2013 , 08:10 p.m.

El segundo aire de la carrera de Luis Fernando Suárez, que le permitió llegar por segunda vez a un Mundial de Fútbol, fue gracias a un compatriota suyo. A comienzos del 2011, Reinaldo Rueda lo llamó para preguntarle si le interesaba dirigir a la Selección de Honduras.

Suárez, que acababa de salir del Juan Aurich, de Perú, aceptó el reto y el martes, más de dos años y medio después, los dos colombianos celebraron, separados por 5.758 kilómetros, su paso a Brasil 2014, Suárez festejó en Kingston (Jamaica), con Honduras, y Rueda, en Santiago de Chile, con Ecuador.

El antioqueño, de 53 años (nació el 23 de diciembre de 1959), aprovechó el legado de Reinaldo, que clasificó hace cuatro años a los hondureños al Mundial por primera vez en 28 años, y de nuevo está entre los grandes, como lo hiciera en 2006 con Ecuador. Pero el camino hacia Brasil no fue, precisamente, un paseo. Pasó por Aucas, Pereira, Nacional y el fútbol peruano sin hacer mucho ruido, antes de volver al torneo más importante del mundo.

¿Cómo fue ese primer acercamiento con los hondureños?

No fue ni siquiera con la gente de Honduras: Reinaldo me llamó, a él lo habían contactado los dirigentes de la Federación para ver si podía recomendar a un técnico. Él pensó en mí, me dijo lo bueno y lo malo que había vivido y me preguntó si podía proponer mi nombre. Cuando le dije que sí, ya tuve el primer contacto.

¿Qué encontró en la Selección?

Honduras tiene jugadores de muy buena calidad técnica. Pero noté que les falta trabajo de base; en divisiones menores aún hay que trabajar más. Pero talento tienen, y había un muy buen trabajo empezado por Reinaldo.

¿Es más difícil la eliminatoria suramericana o la de Concacaf? Clasificó en ambas, con Ecuador y ahora con Honduras.

Ambas son complicadas. En la de Concacaf hay 38 equipos, en la otra hay 10. Pero en ambas hay dos equipos favoritos: allá son Argentina y Brasil; acá, Estados Unidos y México. Prácticamente, se pelea por un solo cupo, con equipos que han crecido mucho, como Panamá, como Costa Rica, que se ha mantenido y ahora es mucho más fuerte con lo que les ha dado Jorge Luis (Pinto).

¿Por qué les costó tanto al comienzo? La prensa hondureña los criticaba muy fuerte.

Empezamos perdiendo con Panamá en casa y eso sembró dudas sobre si se podía clasificar o no. Luego fuimos mejorando en resultados y la cosa se fue componiendo, pero el arranque fue difícil. En nuestro grupo estaba Cuba, le ganamos los dos partidos, pero en casa fue apenas 1-0 y las críticas fueron muy duras. Al comienzo, por el desconocimiento de las cualidades, las virtudes e incluso la forma de pensar del hondureño, fue duro adaptarse.

¿Qué tanto influyó en la clasificación haber ido a los Olímpicos de Londres, donde vencieron y eliminaron a España?

Eso nos dio un gran impulso para el hexagonal final. Los chicos mostraron que se podía lograr cosas grandes con actitud, corrieron, dieron un buen ejemplo. Los más grandes aceptaron ese reto, jugaron con esa misma actitud y clasificaron.

Su equipo es bastante maduro. De hecho, seis de los titulares que jugaron contra Jamaica, cuando consiguió la clasificación, fueron a Sudáfrica-2010.

Los que están ahí es porque tienen la capacidad de estar en la Selección. Pero hay una mezcla. Creo que hay una buena cantidad de jugadores con experiencia, que tuvieron la oportunidad de ir al Mundial con Reinaldo hace cuatro años, pero poco a poco hemos ido metiendo jugadores que trabajaron conmigo en las Olimpiadas. El promedio de edad del grupo es lo suficientemente bueno para rendir en todos los ámbitos.

Con la experiencia de Sudáfrica, cuando el equipo solamente consiguió un punto, ¿ya se plantearon el objetivo para Brasil, hasta dónde quieren llegar?

Eso va a depender mucho de cómo sea la preparación del equipo. Nos vamos a reunir en estos días con la comisión de selecciones y con el presidente de la Federación para ver qué cosas necesitamos para hacer una buena campaña. Hemos tenido un buen apoyo, pero creemos que necesitamos muchas más cosas, en lo tecnológico, en el entrenamiento de los jugadores, en la visión de los equipos que vayamos a enfrentar cuando se haga el sorteo. Hay que hacer un estudio con conciencia y un proyecto de trabajo mucho más exhaustivo. Si tenemos más apoyo podemos conseguir algo, pues de la forma como estamos trabajando ahora solamente vamos a ir a participar, y yo no quiero eso.

Visión de patria

Ya fue al Mundial con Ecuador, va a ir con Honduras. ¿Sueña con ir con Colombia?

No sé hasta qué punto es algo que uno pueda pensar. Pienso que se pudo haber pasado mi tiempo. Sé que cuando me ofrecieron la Selección, en el 2000, no tenía la suficiente capacidad para hacerlo, creo que fue una buena decisión. Hoy estoy mucho más maduro, tengo capacidad, experiencia, he vivido cosas buenas y malas. He perdido mucho y eso me ha enseñado muchas cosas. Pero la vida da visos de suerte, y creo que no la tuve con Colombia.

¿Cómo analiza el hecho de que tres técnicos colombianos hayan clasificado al Mundial (Jorge Luis Pinto con Costa Rica, Reinaldo Rueda con Ecuador y usted)?

El técnico colombiano es bueno. Le gusta estudiar, no es versero, le gusta la táctica, le gusta estar aplicando cosas diferentes. Eso viene pasando hace 15, 20 años. Y eso refrenda lo que desde hace algún tiempo sucede: que el técnico colombiano se preocupa por aprender mucho.

¿Y cómo analiza el regreso de Colombia al Mundial luego de 16 años?

Es una situación muy normal, después de ver un trabajo bien hecho de divisiones menores, con el impulso que le dio Óscar Astudillo cuando era presidente de la Federación. Desde que esos muchachos estaban trabajando con Reinaldo y con Eduardo Lara, en esas selecciones Sub-20 y Sub-17, se veía que podían llegar hasta este punto. Esos muchachos que hoy tienen 27, 28 años, están en su madurez y podrán mostrar lo que aprendieron con Rueda y con Lara. Eso, sumado a una apuesta interesante a un técnico como Pékerman, que supo entender cómo llegarles a los jugadores, con un cuerpo técnico capacitado y con un orden administrativo que le dio a ese técnico la posibilidad de trabajar sin ningún problema.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.