Secciones
Síguenos en:
Congreso de EE. UU. evitó crisis al aprobar aumento del techo de deuda

Congreso de EE. UU. evitó crisis al aprobar aumento del techo de deuda

Tras la votación del plan en Senado y Cámara, Obama firmó la ley que pone fin al cierre de gobierno.

Alivio colectivo. Esa es la sensación que se vive en Washington luego de que demócratas y republicanos llegarán a un acuerdo para poner fin a una peligrosa crisis política que tenía en jaque a la economía mundial, con la aprobación del plan para elevar el techo de la deuda de Estados Unidos.

A horas de que Estados Unidos cayera en el primer incumplimiento de su deuda en toda la historia (la fecha límite para elevar el techo de la deuda y evitar el llamado 'default' se vencía en la medianoche de este jueves), legisladores de ambos partidos en el Senado y la Cámara dejaron a un lado sus diferencias y redactaron un pacto que si bien es temporal desactiva una bomba cuyo estallido ya parecía inevitable.

Con 81 votos a favor y 18 en contra, el acuerdo primero fue aprobado en el Senado, donde los más férreos críticos del pacto, como el Senador de Texas Ted Cruz, prometieron no interferir con el procedimiento.

Surtido el trámite en el Senado, el texto pasó a la Cámara, donde su líder, John Boehner, no solo aseguró que sería considerado sino que pidió a sus colegas respaldar la iniciativa. En Cámara, el plan tuvo 285 votos a favor y 144 en contra. (Lea aquí la columna de opinión: ¿Qué estaban pensando?)

“Dimos una buena pelea, solo que perdimos esta vez”, dijo Boehner al reconocer la derrota pero consciente de la urgencia del momento. 

Superado el trámite en ambas cámaras, el presidente Barack Obama promulgó la ley que pone fin a la parálisis de dos semanas de la administración y eleva el límite de endeudamiento del gobierno.

El anuncio de la Casa Blanca fue la última pieza para evitar un ‘default’ (cesación de pago) de Estados Unidos que preocupaba los mercados y gobiernos del mundo.

La directora de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Sylvia Mathews Burwell, dijo en otro comunicado que el gobierno intentará regresar a la operativa normal de la forma más suave posible.

Bajo el acuerdo, se eleva el techo de la deuda estadounidense -es decir su capacidad de endeudamiento- hasta el próximo 7 de febrero. (Lea aquí: Techo de la deuda: la pelea que viene)

También incluye fondos para financiar al gobierno federal hasta el 15 de enero del año entrante, lo cual implica que los casi 800 mil trabajadores que habían quedado desempleados podrán volver a sus empleos de inmediato.

Así mismo, el acuerdo prevé que se pagará a estos empleados federales por los días que dejaron de trabajar como consecuencia del cierre del gobierno.

Obamacare, el centro de la disputa

El pacto alcanzado solo otorga una concesión más bien superficial a los republicanos en relación al “Obamacare”, la reforma a la salud que se aprobó en el 2010 y que se convirtió en la manzana de la discordia que forzó el cierre del gobierno desde este 1 de octubre (cuando comienza el nuevo año fiscal) y con el que 900.000 funcionarios públicos quedaron en licencia sin goce de sueldo. (¿Qué es el cierre del Gobierno en EE. UU.?)

En ese sentido prevé elevar los estándares de verificación para las personas que apliquen a subsidios bajo la nueva ley de salud. Pero no elimina ninguna de sus previsiones centrales ni reduce los recursos necesarios para ponerla en práctica.

“Esta ley (Obamacare) está acabando con nuestra economía, eliminando empleos y elevando los costos de la salud. Pero por hoy, lo que queríamos era aliviar la situación reabriendo el gobierno, evitando un incumplimiento de pagos y protegiendo los recortes al gasto que ya habíamos logrado. Es menos de lo que esperábamos pero es mucho mejor de lo que se pensaba", dijo Mitch McConnell, líder de los republicanos en el Senado.

Aun así los republicanos, incluido Boehner, anunciaron que seguirán presionando para acabar con la ley en un futuro próximo.

El acuerdo también contempla de manera paralela el establecimiento de una comisión negociadora compuesta por legisladores de ambas Cámaras para que busquen un compromiso más definitivo en torno al déficit fiscal y el gasto público y que tendría que estar listo para este 13 de diciembre.

Aunque los partidos evitaron responsabilizar a sus rivales por la crisis generada, quedó claro que en esta disputa los republicanos emergieron como los grandes perdedores. Si bien fueron ellos los que desataron la crisis al negarse a financiar los gastos del gobierno o elevar el techo de la deuda si antes no se debilitaba el “Obamacare” y se reducía el gasto público,ninguna de sus demandas fue tenida en cuenta en el acuerdo. (Lea aquí: Republicanos dan su brazo a torcer y se abre paso acuerdo en EE. UU.)

Y en el proceso, además, perdieron muchas simpatías entre el público estadounidense. De acuerdo con un reciente sondeo del Washington Post, el 75 por ciento de los encuestados se muestra en contra del manejo dado por este partido a la crisis frente a un 61 que dijo lo mismo de los demócratas y un 53 por ciento del presidente Obama.

Los mercados confiaban en un acuerdo de última hora

La sola noticia del acuerdo provocó entusiasmo en la bolsa, donde los tres indicadores principales cerraron al alza. La mayoría de las bolsas mundiales, con pocas excepciones, cerraron también con cifras positivas y en sintonía con Wall Street.

El Dow Jones de industriales, el principal indicador de Wall Street y que reúne a 30 de las mayores empresas de EE. UU., subió 1,36 por ciento y se colocó en las 15.373,83 unidades. Asimismo, el índice S&P 500 subió 1,38 por ciento hasta 1.721,54 puntos. Durante toda la jornada en Wall Street, los mercados estuvieron en verde ante los rumores sobre el consenso en el Senado.

Luego de tres semanas de tensión en América Latina ante la posibilidad de que la parálisis parcial de EE. UU., su mayor socio comercial y principal inversor, impactara las respectivas economías, las bolsas de la región registraron ganancias a excepción de la de Buenos Aires.

Por su parte, las principales bolsas europeas cerraron la sesión con números positivos, con excepción de París, pese a la preocupación por la crisis en Estados Unidos.

Igualmente, el petróleo cerró al alza en Nueva York, en un mercado que recuperó el optimismo por el acuerdo que se vislumbraba desde horas de la mañana. El barril de WTI (referencia del petróleo colombiano) para entrega en noviembre subió 1,08 dólares hasta los 102,29 dólares en el mercado New York Mercantile Exchange.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
WASHINGTON
*Con AGENCIAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.