Cierran urgencia de clínica La Castellana de Santa Marta por desmanes

Cierran urgencia de clínica La Castellana de Santa Marta por desmanes

Personal médico samario es golpeado y amenazado por familiares y acompañantes de pacientes.

15 de octubre 2013 , 05:41 p.m.

El servicio de urgencias de la clínica La Castellana, en el barrio Pescaíto de Santa Marta, fue cerrado desde el domingo debido a las continuas alteraciones del orden público que han derivado en daños materiales y agresiones físicas y verbales contra el personal médico por parte de pacientes y de sus acompañantes.

El hecho más reciente ocurrió la noche del sábado pasado cuando ingresaron a la clínica tres personas con heridas de bala y sus acompañantes, algunos bajo los efectos del alcohol, agredieron a los médicos que estaban de turno y causaron daños en las instalaciones.

“Los familiares de los heridos –cerca de 50 personas– partieron puertas, ventanas y nos amenazaron de muerte. Nos dijeron que si estas personas morían nosotros también íbamos a estar muertos y nos tocó retirarnos de la clínica porque nuestras vidas estaban en peligro”, contó la doctora Fátima González, quien trabaja en el área de urgencias.

Tras este incidente decidieron cerrar el servicio de urgencias temporalmente hasta tanto la Policía y las directivas de la ESE Alejandro Próspero Reverend tomen las medidas que garanticen la seguridad de los empleados.

“Nosotros estamos dispuestos a atender a la comunidad, pero que nos traten bien y nos respeten. Queremos contar al menos con un policía que esté permanente acá porque siempre llegan después que ocurren los hechos. La idea es que estemos seguros en el lugar donde trabajamos”, dijo González.

Repetidos desmanes

Agregó que estos desmanes se ha presentado en repetidas ocasiones en La Castellana y varios médicos han sido golpeados, heridos con puñales y amenazados de muerte.

El presidente de la Junta de Acción Comunal de Pescaíto, Reinaldo Lara, rechazó estos actos de intolerancia y responsabilizó a la ESE de la inseguridad en la clínica por no haber acogido las sugerencias de los comunales de poner rejas en las puertas de acceso y dos policías disponibles, sobre todo los fines de semana.

“Este martes nos reunimos con las directivas de la ESE, los médicos, la Secretaría de Salud y el sindicato y se decidió que el cierre se mantendrá hasta el viernes mientras se hacen las adecuaciones de seguridad”, dijo Lara.

Los pacientes que llegaron ayer a urgencias en busca de atención se encontraron con un letrero pegado en la puerta que les indicaba que debían dirigirse al IPC del barrio María Eugenia o al centro de salud de Bastidas.

La situación no es nueva en Santa Marta, pues los médicos denunciaron que en los Puestos de Salud han sido víctimas de agresiones de los pacientes.

PAOLA BENJUMEA BRITO
Corresponsal de EL TIEMPO
REDACCIÓN SANTA MARTA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.