Lo que las víctimas piden a los negociadores del Gobierno y las Farc

Lo que las víctimas piden a los negociadores del Gobierno y las Farc

Reparación integral, no extraditar a victimarios y desmovilización diferente a las de las Auc.

notitle
14 de octubre 2013 , 08:24 a.m.

Una mochila, dos sombreros, un par de zapatos y una cuerda de violín. No es un atuendo para una fiesta, es simplemente un acto simbólico, sencillo, pero tan conmovedor como la historia que guarda cada uno de estos objetos.

La mochila, los sombreros, los zapatos y la cuerda hacen parte de una ‘encomienda’ que un grupo de víctimas del conflicto se encargó de embalar y que tiene como únicos destinatarios a los negociadores del Gobierno y la guerrilla de las Farc.

Débora Barros Fince, de la organización Wayuumunsurat Mujeres Tejiendo Paz, aportó la mochila, blanca, y dos sombreros de palabreros. “Entrego la mochila como símbolo de paz. Que esta no se cierre, que todos los aportes que tenemos los depositen ahí…”

“Un sombrero (es) para Iván Márquez y otro, para Humberto de la Calle, para que, al ponérselos, les den la sabiduría, fortaleza y paciencia de nuestros palabreros (aquellos hombres que a punta de palabra resuelven los conflictos en La Guajira)”, dice Débora sin ambages.

Los zapatos son de Fransisney Chaux Grisales y la última vez que los calzó fue el día que pisó una mina antipersona en El Paujil. “Todos tenemos derecho a tener los pies sobre la tierra. Olviden el uso de las minas”, dice el papel que introdujo en el destrozado par.

Y la cuerda de violín, para completar esta fotocomposición cargada de simbolismos, fue aportada por Ana María Villa, cuyo padre fue víctima de una asesinato extrajudicial en el 2007, por integrantes de la Brigada Móvil del Ejército en San Vicente del Caguán (Caquetá).

“La paz y la justicia social son como las cuerdas de un violín: deben estar en un equilibrio entre la tensión y la distensión para que lleguen a sonar armónicamente”, dice ella, para explicar el significado de su aporte.

Cartas y peticiones

No son los únicos objetos que las víctimas han enviado al Gobierno y a las Farc en un momento crucial para el proceso: cuando se avecina las elecciones y el plazo para mostrar resultados ha sido fijado por el presidente Juan Manuel Santos para el próximo 18 de noviembre.

A estos se suman cartas y declaraciones recopiladas tras la clausura de la Segunda Ronda de las Mesas Regionales para contribuir a la terminación del conflicto. Algunas de estas declaraciones se dieron a conocer durante un reciente acto en el Congreso de la República, donde tuvo lugar el acto de clausura de este ejercicio.

“Señor Presidente y señores de las Farc: Quiero pedirles que la guerra no continúe en nuestro territorio. La guerra mató a mi abuelo, me siento triste. Ojalá llegue pronto la paz”, dijo, en ese encuentro, una niña del pueblo indígena Nasa del Cauca.

Ese día pequeña indígena entregó un sobre con cartas escritas por otros niños que, al igual que ella, esperan sean leídas por los delegados del Gobierno y la guerrilla en La Habana. “No quiero más niños muertos y yo quiero seguir viviendo”, reclamó con elocuencia en el Salón de la Constitución del Capitolio de la República.

Además de las cartas de los niños, treinta víctimas del conflicto armado y sus organizaciones hicieron entrega de otros objetos que simbolizan no solo su experiencia de dolor en medio del conflicto, sino también el anhelo de que sus voces sean tenidas en cuenta durante y después del proceso de paz.

“Si opinamos y somos escuchados como víctimas, entonces podremos hablar de un proceso de paz organizado, con argumentos válidos y sustentados en nuestras experiencias de vida”, expresó María Sanabria, de la organización Madres de Soacha.

“Elegí enviar a La Habana el equipo de trabajo de mis paisanos campesinos, en especial aquellos de Montes de María que, contra viento y marea, retornaron a su terruño y están allá apostándole a la paz con el sudor de su frente, la machetilla, el sombrero y la cuartilla”, contó Edgardo Flórez, de la Mesa de Víctimas del Carmen de Bolívar.

“La cuartilla es el instrumento en el cual llevamos las semillas para sembrar. Cada grano que se siembra es una apuesta por la paz de este país”, explicó.

Propuestas para llenar la paz de contenido

Las historias de pérdida, duelos inconclusos, vidas truncadas y familias diezmadas están acompañadas de impresionantes ejemplos de recuperación y dignidad; de testimonios de reconciliación y esfuerzos para lograr la paz.

Entre el 6 de mayo y el 12 de julio, un total de 2.807 personas elaboraron más de 4 mil propuestas para “llenar de contenido y darle sentido” al eje temático de Víctimas del Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.

En el Caribe, el Pacífico, los Llanos Orientales, el Piedemonte Amazónico, el Eje Cafetero, el Sur, el Nororiente y el Noroccidente del país, hombres y mujeres víctimas del conflicto de las más variadas formas coincidieron en reivindicar el restablecimiento integral de sus derechos como condición indispensable para ponerle punto final al conflicto.

“De ninguna manera puede permitirse que en el país se afirme que la garantía de los derechos de las víctimas es contraria a la posibilidad de la solución política del conflicto”, manifestó José Antequera Guzmán, hijo del desaparecido líder de la Unión Patriótica, José Antequera Antequera.

La diversidad de iniciativas planteadas en las Mesas Regionales permite constatar que las víctimas en Colombia no son un grupo homogéneo. “Aunque sea el injusto dolor padecido el rasgo que las conecta, lo que llamamos víctimas es un universo que se diversifica en diferentes posicionamientos, ideologías, reclamos y actitudes”, dijo Fabrizio Hochshild, Coordinador residente de la ONU en Colombia.

Aunque el pluralismo y la variedad fueron las características de la participación ciudadana en estas Mesas, también hubo denominadores comunes. La consolidación de mecanismos como la Comisión de la Verdad para reconstruir colectivamente la verdad de los hechos violentos; la exigencia de transformaciones sociales y económicas como parte de la reparación integral; la petición de no extraditar a los victimarios y de encontrar un modelo de desmovilización distinto al de las AUC; el reclamo para que los actores del conflicto reconozcan sus actos ilegales y el sufrimiento causados, son algunos de los reclamos comunes.

“Deberíamos estar en La Habana”

La demanda de poder tener representantes que interactúen directamente con los delegados de paz de La Habana fue una exigencia que se escuchó en todas las Mesas.

“Creo que sí se justifica la visita de terceros a La Habana, ésta debe ser la visita de representantes de víctimas, tanto del Estado como de las Farc”, dice Hochshild.

Los participantes de las Mesas manifestaron que la agenda que se aborda en La Habana efectivamente recoge aspiraciones y anhelos de cambio que pueden materializarse “siempre y cuando se cuente con el respaldo y el mayor despliegue de iniciativas por parte de la gente del común”.

“El carácter social del conflicto conlleva a que su solución involucre necesariamente al conjunto de la sociedad”, dice Andrés Gil, de la Asociación de Campesinos del Valle del Río Cimitarra (ACVC).

Por ahora, las propuestas llegan a la Mesa de diálogos de La Habana para convertirse en una especie de interlocutor ausente. “La paz no se hace en una isla del Caribe, sino que se construye andando y reconociendo la singularidad de cada territorio”, como lo manifiesta Mariela Cheza, líder campesina del departamento de Nariño.

¿Leerán sus cartas los delegados del Gobierno y las Farc? ¿Se conmoverán con el par de botas de Fresisney? ¿Entenderán el significado de la cuerda de violín que les envío Ana María? O, simplemente, ¿verán esta encomienda como simples objetos de una guerra?

María Luna
Universidad Javeriana

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.