'Comando' éxito / El otro lado

'Comando' éxito / El otro lado

En las actuaciones hay logro: no gritan, no buscan el chiste. Se intenta la sutileza.

notitle
13 de octubre 2013 , 06:01 p.m.

Llegó por fin una obra televisiva que habla de la guerrilla y trata de dignificar sin ambigüedades la lucha que han librado las fuerzas policiales por este país. Buena historia, realización cuidadosa, casting recursivo y relato con emoción.

Presentar a “las fuerzas del orden” como héroes siempre es un reto: el sentir común es que somos amigos de la Policía y los militares... pero de lejitos; se sabe que hacen una gran lucha pero no confiamos en ellos... por eso, en televisión de ficción los héroes de la patria militares no existen.

En esta serie hay un cambio de actitud y punto de vista: el malo es la guerrilla y el asunto es personal para el jefe militar (le mataron a su hijo), luego es más fácil identificarse, reconocerse y emocionarse con los policías y militares.

Una debilidad de la historia tiene que ver con que su temática, sus nombres, sus fechorías parecen de noticiero: la barbarie ha sido notariada cada día en televisión, descrita pero no contada.

Lo interesante de esta serie está en contar desde adentro cómo es que se juega esta guerra que nadie entiende y solo pocos alaban. Así que el reto está en los libretos para lograr que la audiencia pierda la bobada del noticiero y el miedo a las “fuerzas del orden” para ganar desde y en el relato.

En las actuaciones hay un gran logro: no gritan, no andan buscando el chiste, no son el homenaje al gesto gratuito: se intenta la ambigüedad y la sutileza. Y eso se agradece en nuestra sobreactuada pantalla.

En el campo femenino hay tres actrices jóvenes, bellas y contundentes en seducción: Julieth Restrepo, Carolina Acevedo y Diana Hoyos. En el campo masculino, para gran héroe tuvimos que recurrir como siempre a un extranjero, el peruano Salvador del Solar, y es creíble; Juan Sebastián Aragón como policía y Álvaro Rodríguez como guerrillero también logran convencer.

Una serie bien hecha en lo visual, con recursos de suspenso y emoción narrativa. Tiene ritmo, actuaciones que no caen en lo sobreactuado y una temática de noticiero pero contundente. Como televisión, es producto decente y con una realización cuidadosa y expresiva.

La serie está realizada con cariño, actuada con criterio, narrada con recursos del suspenso, pensada desde el momento de dolor nacional que nos habita: una guerra que no se entiende.

Su reto está en dejar de lado al noticiero, gozar el anti-guerrillerismo que nos habita, intentar seducir hacia las “fuerzas del orden” pero ojalá no caer en ser otra “obra televisiva” a favor de la guerra uribista.

Lo mejor es que se diversifique el relato de nación: ya tenemos la versión de los narcos (Escobar, el patrón del mal; Sin tetas no hay paraíso, El Capo), ya tenemos la mirada de los paracos (Los 3 Caínes), ahora tenemos la visión de las “fuerzas del orden” (Comando Élite)... solo quedan faltando las versiones de las víctimas, de la guerrilla misma, de los políticos, de los empresarios, de los académicos, de la ciudadanía espectadora de esta guerra...

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.