Así cayó la 'viuda negra' del clan Castaño

Así cayó la 'viuda negra' del clan Castaño

A Sor Teresa Gómez, la mujer más poderosa de los grupos paramilitares, la esperan 40 años de cárcel.

notitle
12 de octubre 2013 , 08:08 p.m.

“A un viejo ¿quién le va a pedir papeles?” Con ese convencimiento, Sor Teresa Gómez, señalada de ser la mayor despojadora de tierras del país, creó una ‘fachada’ que le permitió eludir varias veces a las autoridades, que la seguían hacía más de 15 años.

Alias la ‘Negra’, cuñada y adoptada como hermana por los hermanos Castaño Gil, máximos capos del paramilitarismo en el país, era ahora la protegida de Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, el máximo jefe de la temida banda de ‘los Urabeños’.

Desde hace meses, siguiendo su plan para pasar inadvertida, se dejó de tinturar las canas, subió algunos kilos y empezó a andar con bastón, caminador y hasta en silla de ruedas.

“En la única foto que teníamos de ella se veía muy distinta. Cuando la abordamos actuaba como una mujer frágil y hasta confundida; se identificó con la cédula de su hermana –le contó a EL TIEMPO un investigador de la Dijín que siguió los pasos de la única mujer que aparece en el cartel de los enemigos de la restitución de tierras–, pero cuando le dijimos que a ella también la teníamos detenida, reconoció quien era”.

La cacería de la matrona de la casa Castaño se extendió a tres departamentos, en donde se escondió durante años, en los mismos territorios en donde los ‘paras’ mandaron por mucho tiempo y hoy están las bandas. La Policía y la Fiscalía hicieron operativos en Tierralta, Nechí, Caucasia, Amalfi (su tierra natal), en varios pueblos de Chocó y en Montería, siempre sin resultados.

Su rastro se había perdido en la finca Los Venados, en el corregimiento Martinica de Montería, que era su ‘consentida’. Allí sintió la presencia de agentes de inteligencia y huyó con dos hijos de su primer matrimonio –era la viuda de Ramiro Castaño, otro de los integrantes del clan– hacia la Marranera, en Yumbo (Valle), donde fue capturada.

Un informante que recibirá la recompensa de 200 millones de pesos entregó datos sobre el nuevo escondite de ‘la Negra’ en el Valle. Esa ubicación llevó a la infiltración de dos uniformados que llegaron como labriegos a Yumbo y Jamundí.

La primera alerta la dio la presencia de una de sus hermanas, pues Sor Teresa siempre se mantuvo cerca de su núcleo familiar. De hecho, en dos oportunidades una hermana fue detenida, pues la confundieron con ‘la Negra’.

“Ella es una mujer desconfiada. Solo se sentía segura con su familia. Casi no usaba celulares y otros equipos que permitieran rastrearla”, contó otro oficial de la Policía. Lo que se logró establecer es que para sus desplazamientos por el país contaba con la protección de diez hombres armados y que prefería usar correos humanos para comunicarse con ‘Otoniel’, jefe de ‘los Urabeños’.

La Policía documentó las ceremonias que pagaba Sor Teresa en los pueblos por los que pasaba. En sus escondites no faltaban grandes imágenes de santos, que eran trasteadas por sus escoltas, a los que se encomendaba para no caer en manos de las autoridades. De hecho, una de las pistas que delató uno de sus últimos escondites en zona rural de Montería fue un costoso sagrario de oro que compró uno de los hombres de ‘Otoniel’ en Pasto (Nariño) y que fue a parar en la finca Los Venados.

Sor Teresa Gómez Álvarez, que figura como victimaria en muchas de las reclamaciones de víctimas de los paramilitares, buscaba en el Valle tranquilidad para recuperarse de un problema pulmonar ocasionado por fumar dos paquetes diarios de cigarrillo.

A pesar de que siempre estuvo ligada a los grandes negocios para dar apariencia de legalidad a los despojos perpetrados de tierras, ‘la Negra’ vivía sin lujos. Su captura es un golpe histórico a las Auc y a las bandas. Esta mujer, que cuenta 57 años, tiene varias de las claves para llegar a los máximos responsables del proyecto paramilitar en el país.

justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.