Secciones
Síguenos en:
El olvido que conquista al monumento de la reina Isabel y Colón

El olvido que conquista al monumento de la reina Isabel y Colón

Las estatuas amenazan con la ruina. Opaín busca adoptarlo y restaurarlo.

notitle

Ella, que recibió ofrendas de oro y piedras preciosas, desde el Nuevo Mundo, jamás hubiera imaginado los ultrajes a los que su imagen estaría sometida, 521 años después del descubrimiento de América, en 1492.

Se ve triste, oxidada y deteriorada. La reina Isabel I de Castilla, el apoyo constante de Cristóbal Colón en sus viajes –en los que no encontró un nuevo camino hacia las Indias, en el oriente, sino un continente entero, en el occidente–, ya no recibe joyas; solo heces de paloma, descargas de pintura y gases contaminantes de los exhostos de los miles de vehículos que circulan a diario por la avenida Eldorado, el camino donde transitan visitantes de todo el país y el mundo.

Su escultura, hoy posada sobre un enorme pedestal de piedra ocre que comparte con Cristóbal Colón, es un homenaje a los viajes que hicieron posible la aparición de América en los mapas.

Según documentos del Instituto Distrital de Patrimonio (IDPC), se inauguró en 1906, tras ser moldeada por el maestro italiano Cesare Sighinolfi y fundida en bronce en Pistoya (Italia) en 1896, por los 400 años del hallazgo del continente indígena.

La avenida Eldorado no siempre ha sido su hogar. Primero estuvo en un parque de la localidad de Puente Aranda y luego se trasladó a la avenida Centenario (calle 13). También, en la glorieta de Puente Aranda, sobre la avenida Las Américas, pero solo hasta 1988 llegó al lugar donde hoy se encuentra.

Se miran el uno al otro. La reina, hacia el occidente y Colón, a 30 metros de distancia, hacia el oriente, pero señalando el sur, un error que no será enmendado en el corto plazo.

El abandono

Estos años de trasteos y olvido han servido para que los habitantes de la calle usen el descomunal pedestal como sanitario y para que los vándalos impriman con tinta mensajes que no tienen que ver con la historia americana: no se reprocha la participación de la reina católica en la Inquisición, ni la esclavización de los indígenas en los primeros años de la conquista.

En su lugar, hay escudos de Santa Fe y Millonarios, letreros ilegibles, textos cifrados de culturas urbanas y garabatos infantiles que manchan de manera casi indeleble la superficie de piedra que levanta las esculturas al menos tres metros por encima del suelo.

Pero las cicatrices no son solo de pintura; el olvido también hace mella: óxido, lajas desaparecidas, la hojarasca. Señales visibles del abandono en el que se encuentra la obra del maestro Sighinolfi, quien tras decorar el Capitolio Nacional y el Teatro Colón y ser el rector de la Escuela de Bellas Artes por 10 años, murió en Suesca (Cundinamarca), en los primeros días de 1903, sin haber llegado a ver la inauguración de este, uno de sus más importantes legados al país.

La esperanza de Isabel y Cristóbal está, según María Eugenia Martínez, directora del Instituto de Patrimonio (IDPC), en que prosperen las intenciones de Opaín, firma concesionaria del aeropuerto El Dorado, para trabajar de la mano en la restauración de este monumento, uno de los que primero ven los viajeros que vienen de tierras cercanas y lejanas.

“Opaín quiere adoptar las estatuas de Cristóbal Colón y de la reina Isabel I. Ojalá otras entidades se animen a hacer lo mismo y sigan ese ejemplo”, señaló Martínez.

La ayuda no está de más, pues de los 1.300 millones de pesos que recibe el instituto cada año por el cobro del impuesto del IVA a la telefonía celular, muchos recursos no solo se destinan a la restauración, sino también a hacer el inventario de bienes patrimoniales, los estudios sobre su historia y técnica de elaboración y los planes de mantenimiento de los bienes, tareas imprescindibles para recuperar la memoria histórica y artística de la ciudad.

Denuncie a los vándalos

“A los jóvenes les deben dar alguna clase en bachillerato y en estudio superior de las riquezas de la ciudad”, escribió Bedor, uno de los comentaristas de eltiempo.com. La campaña de la casa editorial, a través de EL TIEMPO, diario ‘ADN’, eltiempo.com y ‘Citynoticias’, continúa recibiendo denuncias ciudadanas, fotos y videos de los monumentos y los autores del vandalismo, por medio del correo elmapadelacity@citytv.com.co y de las etiquetas en Twitter #YoCuidoABogotá y #MonumentosBogotá.

REDACCIÓN BOGOTÁ
natgom@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.