Editorial: Dos años después

Editorial: Dos años después

09 de octubre 2013 , 10:06 p.m.

Hace dos años, en una marcha pacífica que hizo eco de las ya célebres protestas chilenas y recordó las luchas icónicas de mayo de 1968, los estudiantes colombianos salieron a las calles a reclamar una educación superior pública para la equidad: más inversión y más calidad, en busca de una sociedad que cumpla su promesa de dar a todos las mismas oportunidades.

Su protesta fue conmovedora e importante y dejó para la historia una serie de imágenes imborrables (pensemos en los alumnos que abrazaban a los policías antimotines y adornaban los fusiles con flores), que dieron para pensar que estábamos frente a una nueva era, que el discurso entorpecedor de las décadas anteriores, que señalaba enemigos y acudía a los saboteos, había sido reemplazado por el ingenio.

El movimiento estudiantil se ganó, en aquel octubre del 2011, el respaldo de la opinión pública y el derecho y la autoridad para comenzar un diálogo con el Gobierno que diera como resultado una verdadera reforma de la educación superior colombiana. El proyecto del Ministerio de Educación, que tenía puntos importantes, pero que cargaba a las universidades públicas de conceptos que, mal aplicados, podían convertirlas en empresas atadas a los vaivenes del mercado, tuvo que ser archivado. Y entonces dijo el Ministerio que dejaría de apurar la discusión sobre el futuro de la educación superior y que se abriría un canal de comunicación con la comunidad académica que condujera a una reforma de fondo.

Hoy se llevará a cabo una nueva movilización, convocada por la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (Mane), en medio de la impresión de que el grupo se ha dejado tentar por los discursos de siempre, y la sensación de que el Gobierno ha elegido a sus propios estudiantes para establecer un diálogo. Se ha convocado un paro nacional para el 16 y el 17 de este mes con el fin de pedir mayor financiación para las universidades públicas (un aumento en el presupuesto de 2,4 a 3 billones de pesos). Y se habla de un déficit de 11,3 billones de pesos. De lo poco que se puede hacer, en medio de la innegable crisis, con los 218.000 millones adicionales que ha destinado el Gobierno al sector resulta urgente mejorar la infraestructura, el profesorado de planta y la calidad, que no ha sido reconocida en las más recientes clasificaciones internacionales.

El reto para los estudiantes, después de reaparecer como una voz para tener en cuenta, es el de demostrar que no se han dejado contagiar de las inútiles y politizadas maniobras de ciertos sectores del gremio de la enseñanza, ni han renunciado al ingenio y al sentido común a la hora de reclamarle al Estado una educación pública a la altura de los desafíos que enfrenta el país. El reto para el Gobierno, por su lado, es el de probar que está dispuesto a oír las propuestas de los estudiantes. De acuerdo con su vocación por la reparación y tras una amarga pero aleccionadora temporada de manifestaciones, ha reconocido a la Mane como uno de sus interlocutores y a la educación como un instrumento de reivindicación social.

Todo se reduce, en últimas, a no menospreciar a la otra parte. Los estudiantes tienen que expresar, con toda la libertad del caso, pero sin perder de vista el asunto en concreto, su derecho a una educación que haga de Colombia un país de oportunidades. Y el Gobierno, no solo para probar que ha aprendido de los errores pasados, sino para aceptar públicamente que está en juego toda una concepción de la sociedad que toca a todas las familias colombianas, hará bien en escucharlos.

EDITORIAL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.