El Mar del Sur

El Mar del Sur

notitle
09 de octubre 2013 , 10:01 p.m.

El pasado 25 de septiembre se cumplieron quinientos años del descubrimiento del Mar del Sur o Mar Pacífico. Esta epopeya recayó sobre los hombros de Vasco Núñez de Balboa, uno de los conquistadores españoles que vinieron a América en busca de oro, tierra e indias, y cuya vida rica y compleja ha servido para que escritores y novelistas la recreen simbólicamente, rescatando la memoria del siglo XVI.

Desde muchos años antes de que llegaran los españoles a América, el Mar del Sur era el hábitat natural de los indios que vivían en la región del Darién, en el límite de lo que es hoy, Colombia y Panamá. Con la llegada de Balboa, primero al Urabá chocoano, y más tarde, a las costas del Mar Pacífico, se rompe la armonía que existía entre el hombre y el paisaje, y se inaugura una etapa de conquistas por la posesión de la tierra y las aguas de ultramar.

Entre los conquistadores españoles que llegaron a América, Balboa fue uno de los pocos hombres que contaba con escasos recursos para invertir en esta gran empresa de conquista que enriqueció a muchos y enloqueció a otros. Por esto, su vida se convirtió en leyenda y fue objeto del chisme, el rumor y la envidia durante siglos; tres males que heredamos de los españoles.

Según el historiador, veedor de oro y marcador de esclavos, Gonzalo Fernández de Oviedo, Balboa desembarcó en la primera década del año 1500, en la Isla La Española (Hoy República Dominicana y Haití). Como no tenía ‘blanca’, tuvo que esperar allí varios años, criando puercos, mientras se le presentaba la oportunidad de colarse como polizón en el barco del bachiller Enciso. Oviedo narra en su ‘Historia General y natural de las Indias’, que el conquistador de Jerez de la Frontera, se metió en un barril vacío de vino junto con su perro Leoncico; que cuando estaban en alta mar fue sorprendido por el bachiller Enciso, que por nada lo lanza al agua; y que llegando a lo que es hoy la región del Urabá chocoano, en Colombia, fundó la primera ciudad en tierra firme, llamada Santa María la Antigua del Darién. Pequeña población que en esos cortos años que vivió, contaba con un cabildo y con una organización civil y eclesiástica; a los pocos años, Pedrarias Dávila, llamado el “Furor domine”incendió la pequeña ciudad, tomó presó a Balboa y lo decapitó en la antigua ciudad de Acla, en Panamá.

Pero fue antes de que a Balboa le llegaran las desgracias, quedescubrió el Mar del Sur.

La expedición la organizó en Santa María. Guiado por la india Anayanci, su traductora y fiel amante, atravesó el tapón del Darién, y cruzando selva y ríos, una mañana llegó a las aguas del Oceáno Pacífico.

“Si juntamos los senderos y los ríos que hay en el istmo, el camino hacia el país de las especias será más corto”; dijo.Balboa fue el primero que visionó el canal de Panamá; que tres siglos más tarde construyeron los franceses;que perteneció a Colombia, y que por nuestro pobre nacionalismo, lo perdimos en manos de los gringos.

El lector que quiera más información al respecto, les recomiendo las novelas:‘El país de la canela’ de William Ospina y ‘Balboa, el polizón del Pacífico’ de mi autoría.

Fabio Martínez
fabiomartinez2002@yahoo.com
http://fabiomartinezescritor.blogspot.com/

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.