Secciones
Síguenos en:
La Uptc cumple 60 años de funcionamiento

La Uptc cumple 60 años de funcionamiento

En cifras realizan un diagnóstico sobre los 60 años de la universidad en la región.

Es indudable que la población estudiantil de educación superior en Boyacá esté próxima a completar 30.000 cupos (catalogados en los registros del Dane como población económicamente inactiva), como resultado de la aparición de nuevas instituciones, así como la expansión de centros educativos privados ya existentes, que compiten por atraer a los bachilleres.

Una de las instituciones arraigadas en el tejido social de Boyacá es la Uptc. Esta institución concentra alrededor del 77 por ciento de la matrícula universitaria, seguida por la Universidad de Boyacá receptora de cerca del 12 por ciento.
La diversificación de la oferta académica ha estado acompañada del fortalecimiento de las diversas disciplinas y, colateralmente, de la cobertura de la matrícula.

Son más de 66 programas repartidos entre las 11 facultades que albergan cerca de 25.000 estudiantes, cuya procedencia geográfica es, principalmente, boyacense, con un 75 por ciento.

En el periodo entre 2000-2012 la matrícula universitaria saltó de 16.592 en el 2000 a 24.362 estudiantes de pregrado en 2012, cifra que ascendería a 26.737 si se incluyen los estudiantes de posgrado.

El empoderamiento de la mujer se ha visto como una tendencia sostenida en los últimos años, pues ha logrado que en muchos de los programas académicos prevalezca su género sobre los hombres (56,2 por ciento el año pasado), excepto en las facultades como ciencias agropecuarias, ingeniería y en las seccionales de Duitama y Sogamoso.

Entre tanto, el tamaño de los recursos financieros que maneja la universidad se puede equiparar al presupuesto del municipio de Tunja. En 2013 los ingresos aforados se calculan, a precios corrientes, en 195.631 pesos, siendo la fuente de recursos predominante los aportes hechos por la Nación que proporciona el 52,6 por ciento, situación atribuida al acelerado incremento de los ingresos propios (32,7 por ciento) y a los crecientes recursos de capital. En definitiva, la autofinanciación de la universidad pública es una realidad inobjetable.

Como es de suponerse, los gastos que absorben la mayor parte del presupuesto de la institución son los de funcionamiento (83 por ciento), particularmente los gastos de personal. No obstante que la inversión ha aumentado, las instalaciones físicas acusan un visible deterioro, además del hacinamiento físico, resultado del aumento de los cupos sin una correspondiente infraestructura de aulas de clase, laboratorios, salas de informática y equipamiento correspondiente.

De los 155.808 metros cuadrados de área construida o utilizada en todas las sedes, sólo el 27,5 por ciento está destinado a aulas de clase, según lo indicó según la Oficina de Planeación de la Universidad.

Aunque parezca paradójico, el crecimiento de la planta docente no ha ido a la par con la población estudiantil. De la nómina profesoral, en el segundo semestre de 2013, los profesores mal llamados ocasionales, representaban el 35,5 % dentro de los 1.722 docentes universitarios. Los profesores con vinculación permanente en el 2012 eran tan sólo el 32,9 %. El restante 31,6 % eran catedráticos externos.

REDACCIÓN BOYACÁ SIE7EDÍAS

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.