Delincuencia bogotana azota a Chía

Delincuencia bogotana azota a Chía

El 90% de personas capturadas proviene de la capital. Cinco CAI móviles fortalecerán la seguridad.

notitle
09 de octubre 2013 , 08:14 p.m.

El temor ronda a los habitantes de Chía desde hace varias semanas. La llegada desde Bogotá de personas que cometen hurtos callejeros, robos de viviendas o que solo buscan esconderse de las autoridades, prendió las alarmas.

Aunque en lo corrido de este año se han reportado oficialmente 22 robos de residencias –16 menos que el año pasado, cuando para la fecha habían sido denunciados 38 casos–, el panorama no deja ser preocupante.

“La semana pasada, los ladrones se llevaron un televisor de una casa a las 3 de la tarde. Eso es porque les hacen seguimiento a las viviendas que quedan solas”, dijo un vecino del barrio El Osorio.

Las cifras confirman que el arribo de gente ajena al municipio está impactando la seguridad. Según la Policía, más del 90 por ciento de las 316 personas que han sido capturadas este año –varias de ellas por orden judicial– llegó de Bogotá.

“Uno de los inconvenientes que tenemos son las fronteras. Vienen de Bogotá a cometer, en su mayoría, hurtos pequeños. Para eso hemos puesto puntos de control en las entradas y salidas del municipio, lo que permite que actuemos oportunamente. La gente también ha ayudado a avisar ante cualquier sospecha”, aseguró el coronel Álvaro Ramírez, comandante de la Policía de Chía.

Percepción dividida

Para Gonzalo Sánchez, presidente de la junta de acción comunal (JAC) del barrio El Cairo, la inseguridad va en aumento.

“En Chía se roban hasta un cable de luz. El hurto y el microtráfico se están apoderando del municipio”, dijo.

Para otros, en cambio, la inseguridad se concentra particularmente en veredas como Samaria y Mercedes de Calahorra. “En general, no escucho quejas por la seguridad, pero en los sectores donde están esas veredas, que son oscuros y alejados, hay robos porque el terreno facilita la acción de los delincuente”, explicó Néstor Acosta, presidente de la JAC de Santa Rita.

Entre las medidas con las que se espera mejorar la seguridad están la llegada de cinco CAI móviles, 120 uniformados y 125 cámaras de seguridad, que actualmente se están instalando.

Según la secretaria de gobierno, Clara Paulina Mayorga, “desde abril y mayo los índices delictivos comenzaron a bajar por la entrega de los CAI móviles y elementos para reforzar la seguridad (ver gráfico). Con estos nos apoyamos para desmontar conductas como el hurto callejero y de bicicletas”, afirmó.

“Estos CAI, que se van moviendo por el municipio, son un apoyo grandísimo. Con la Policía hemos llegado a sectores donde había delincuencia: zonas oscuras en las que no hay viviendas, donde los muchachos que consumen drogas pueden esconderse, y hemos dejado libres esos territorios”, aseguró William Pedraza, presidente de la JAC de Bachué.

Entre enero y septiembre del 2012 se contabilizaron 110 casos de hurto callejero; este año la cifra alcanza los 76. “No podemos negar que hay delitos, pero la seguridad ha mejorado y estamos trabajando para lograr reducir aún más la criminalidad”, agregó Ramírez.

REDACCIÓN CUNDINAMARCA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.