Deslizamiento anunciado en zona de 'fiebre' esmeraldera en Boyacá

Deslizamiento anunciado en zona de 'fiebre' esmeraldera en Boyacá

No se han reportado víctimas tras nuevo derrumbe en Quípama. Autoridades lo habían advertido.

09 de octubre 2013 , 11:11 a.m.

Un alud de 3.000 metros cúbicos de tierra y piedras bajó en la noche del martes por el cerro del sector Palo Blanco de Quípama (Boyacá), donde cientos de personas buscan, sin control, esmeraldas.

En el hecho no hubo ni muertos ni heridos, pero la tragedia pudo ser mayor, pues decenas de personas estuvieron guaqueando ese día. Sin embargo, ante la advertencia de un eventual desalojo y del riesgo de que hubiera un alud habían salido antes de que ocurriera el desastre natural.

“Gracias a Dios la gente había desalojado el cerro sobre las 6 de la tarde y el derrumbe fue a las 9:15 de la noche. De los 80 cortes que había, se taponaron 60. Hasta el momento no hemos sabido de personas desaparecidas, ni heridas, mucho menos fallecidas”, dijo Luis Galicia, vocero de los guaqueros.

Alirio Rozo Millán, director del Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo, señaló ayer que desde el pasado 11 de septiembre se detectaron fallas en la parte alta de la montaña que podrían desencadenar en un nuevo deslizamiento.

“Esta situación se veía venir. Desde hace un mes advertimos que se debían tomar medidas y cerrar el área para evitar que esto se volviera a registrar, pues veíamos la posibilidad de que el cerro se siguiera derrumbando porque observamos fallas en la parte superior”, añadió el funcionario.

Según él, ya se había recomendado acordonar el lugar e impedir que se siguiera haciendo explotación no tecnificada, pero los guaqueros no acataron la recomendación.

Sin embargo, una vez se registró el derrumbe la noche del martes, decenas de guaqueros volvieron a subir a él para buscar esmeraldas en medio de la tierra, los árboles y las piedras que se desprendieron.

Hace un mes un alud había dejado tres mineros muertos, las autoridades habían advertido que otro derrumbe se podría registrar como consecuencia del debilitamiento de la montaña a causa de la minería artesanal que se estaba registrando.

Autoridades supervisan

Diferentes autoridades, entre socorristas, uniformados del Batallón Sucre y de la Policía, se desplazaron ayer a la zona del alud para realizar las operaciones que permitieran confirmar que no hubo víctimas mortales ni heridos.

Buscan evitar que haya nuevas invasiones de los guaqueros en el cerro del sector Palo Blanco de Quípama.
El alud de ayer fue 20 veces más grande que el que se registró hace cerca de un mes en esta misma zona.

REDACCIÓN BOYACÁ

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.