Escándalos sexuales 'calientan' la política

Escándalos sexuales 'calientan' la política

Tres casos tienen en la mira a dos representantes y a un embajador. Semana marcada por la polémica.

notitle
05 de octubre 2013 , 06:53 p.m.

La política se ‘calentó’ esta semana por un asunto que genera indignación en la opinión pública, pero que a la vez despierta el interés de una amplia audiencia: los escándalos sexuales.

Dos congresistas y un embajador fueron involucrados en presuntos casos de abuso sexual que, aunque diferentes en su origen, han despertado rechazo de la ciudadanía y la intervención de las autoridades.

El caso que más polémica generó esta semana es el del representante de ‘la U’ y sacerdote, Jaime Vásquez, acusado ante la Fiscalía por un hombre que dijo haber sido violado desde que era menor de edad, por un lapso de 16 años.

Francisco Javier Bohórquez, quien hoy tiene 29 años, le entregó a la Fiscalía grabaciones y videos que supuestamente corroboran el abuso del sacerdote y legislador.

Las comisiones de ética de ‘la U’ y de la Cámara abrieron investigación por estos hechos, aunque Vásquez y su hermano, Carlos Fernando, cura y también acusado del presunto abuso, han rechazado los cargos y han dicho que Bohórquez solo quiere sacarles dinero.

El otro caso es el del representante Hernando Padauí, de Cambio Radical, quien fue señalado de presuntamente aparecer en un video sosteniendo relaciones sexuales con dos mujeres, una de ellas supuestamente menor de edad.

El video comenzó a conocerse en la costa Caribe a través de Internet y circuló en algunos hoteles y medios de comunicación de Cartagena acompañado de una denuncia anónima ante la Corte Suprema de Justicia por presunto abuso de menores.

Padauí salió inmediatamente a rechazar estas acusaciones y calificó el supuesto video como un montaje que hicieron en su contra como retaliación, según él, por las denuncias de corrupción que ha realizado sobre el sector salud en Cartagena.

El tercero de los casos ocurrió en el campo diplomático. Se trata de la renuncia que presentó el embajador de Colombia en Rusia, Rafael Amador, señalado de presuntamente pedir ‘favores sexuales’ a cambio de entregar becas en Moscú.

Aunque las denuncias también han sido anónimas, Amador dijo esta semana que se aparta del cargo para no afectar al Gobierno y, además, para defenderse de quienes, a su juicio, lo están “atacando” sin pruebas.

“Acá llegó un anónimo que no corresponde con el nombre de la persona, ni el teléfono, ni la dirección, ni los datos que da, en el que dice que por estos trámites de estas cartas (para las becas) el embajador pide algún tipo de favor”, dijo la canciller María Ángela Holguín.

La Canciller agregó que hay una “indagación preliminar” en la Embajada, pero por otras causas que no se relacionan con ese anónimo.

Estos tres casos se destaparon en solo una semana y le robaron protagonismo al debate político, lo cual generó distintas reacciones.

La catedrática Patricia Muñoz, de la Javeriana, dijo que “estas situaciones generan que crezca la desconfianza de la gente en la política”.

Y el analista Enrique Serrano, del Rosario, coincidió en que estos casos “afectan la imagen del país por la falta de profesionalismo que reflejan los funcionarios”.

Los políticos tienen bajos índices de favorabilidad entre la opinión, y este tipo de escándalos solo contribuyen a hacer casi imposible que su imagen mejore.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.