'Yidispolítica', en la recta final en la Corte Suprema

'Yidispolítica', en la recta final en la Corte Suprema

Contradicciones de Yidis Medina es el as de las defensas de Pretelt, Palacio y Velásquez.

notitle
04 de octubre 2013 , 10:20 p.m.

La Corte Suprema está a punto de fallar uno de los casos más sonados de la última década: la supuesta entrega de prebendas en el Congreso para la aprobación del proyecto que revivió la reelección presidencial. 

Palacio, exministro de la Protección Social

En el caso del exministro de la Protección Diego Palacio, la principal evidencia en su contra son las declaraciones de Yidis Medina. La excongresista asegura que Palacio concretó algunos de los ofrecimientos que el gobierno Uribe le hizo para votar a favor de la reelección.

Y como prueba entregó fechas de supuestos ingresos al Ministerio de la Protección y llamadas con Palacio que tuvieron como fin concretar esas prebendas.

Una de las reuniones con el exministro se habría producido el 3 de junio del 2004 en su despacho, poco después de sostener una conversación telefónica.

Sin embargo, la defensa de Palacio insiste en que varios de los nombramientos que Yidis reclama como cuotas se hicieron meses antes de la votación de la reelección y en que incluso las personas que obtuvieron los cargos testificaron que ni siquiera conocían a Medina.

Además, agrega que la Fiscalía no tuvo en cuenta esa evidencia en su totalidad y que inclusive se mutilaron las pruebas testimoniales, extractando apenas lo que servía para el llamamiento a juicio. Por eso, la Corte no tuvo acceso a esas piezas probatorias y la defensa de Palacio tampoco tuvo la oportunidad de confrontar los testimonios que se presentaron.

Entre otros puntos, menciona que nunca se probaron una supuesta visita de Yidis al Ministerio de la Protección ni el contenido de una llamada sostenida con Palacio en la que ambos aceptaron haber hablado sobre la protección de los hijos de la excongresista.

También rechaza que se hubieran ignorado las exageraciones y las contradicciones en las que habría caído Yidis en sus diferentes testimonios y que incluyen fechas, nombres y hasta datos de sus estudios y su conducta.

En el capítulo de las exageraciones dijo, por ejemplo, haber visto en Casa de Nariño una tula con plata para ‘comprar congresistas’, haberse orinado en una matera durante una visita a uno de los ministros y haber cursado más semestres de sicología de los que hizo.

Esos episodios, en criterio de Palacio y de su defensa, la hacen una testigo poco confiable que además desafió la prohibición de la Corte de dar entrevistas sobre los pormenores del juicio.

A eso, dicen, se une la postura de la Procuraduría, que califican de parcial al haberse basado sólo en el alegato de la Fiscalía y no en el acervo probatorio. También le objetan el hecho de hacer comentarios políticos; entre otros, calificar al gobierno del expresidente Uribe como caudillista y decir que no existieron ministros sino viceministros.

La Fiscalía, por su parte, insiste en que hay evidencia para probar que Palacio sí intervino en el ‘pago’ del voto que dio Yidis y que así se completa el circuito del cohecho, por el que ella ya fue condenada.

Alberto Velásquez, exsecretario general

Alberto Velásquez fue el primer secretario general de la Casa de Nariño en el gobierno de Álvaro Uribe.

La Fiscalía, que lo acusó por cohecho, dice que en el 2004 recibió a Yidis Medina en su despacho en varias oportunidades y que en esas citas, según la versión de la excongresista, Velásquez movió burocracia a cambio del apoyo de la congresista al proyecto que permitió la reelección de Álvaro Uribe dos años después.

El 25 de mayo del 2004, antes de la votación, el exsecretario recibió a Yidis y al médico Eduardo Esquivel, a quien no le habían renovado contrato en una entidad del antiguo Seguro Social en Barrancabermeja.

Velásquez hizo una llamada al director de la entidad (la clínica Luis Carlos Galán) y averiguó por el trámite. Su defensa y él mismo, ante la Corte, aseguran que se trató de una gestión que no tuvo que ver con el proyecto.

La parlamentaria sostiene que la cita fue el 2 de junio, dos días antes de la votación clave en la Comisión Primera de Cámara. El médico Esquivel confirmó que la cita fue en mayo y negó que el tema de la reelección hubiera sido tratado en su cita con Velásquez. El director del centro médico, Farouk Urrutia, dijo que “Velásquez no lo presionó ni pidió celeridad en el trámite” y que, para cuando recibió la llamada, ya la renovación estaba definida.

Yidis Medina también le dijo a la Fiscalía que Velásquez incidió para que una supuesta ficha suya fuera nombrada en la Red de Solidaridad. La defensa del exsecretario sostiene que el 2 de junio, tras la reunión de bancada conservadora que decidió apoyar en bloque la reelección, Yidis le pidió a Alberto Velásquez que le consiguiera una cita con Luis Alfonso Hoyos.

Al parecer, Yidis quería nombrar en un cargo en la Red, en el Magdalena Medio, a César Guzmán, un allegado suyo, pero en dicho cargo terminó Jairo Plata, quien ganó el concurso de méritos. Plata, a su vez, fue uno de los funcionarios que terminaron firmando letras en blanco a favor de Yidis Medina. La defensa de Velásquez asegura que su única participación en el caso fue gestionar la cita.

En el caso del médico Carlos Correa en la clínica Primero de Mayo, la defensa del exsecretario afirma que ese despacho no tenía capacidad para incidir en ese nombramiento.

Sabas Pretelt, exministro del Interior

El exministro del Interior y de Justicia y exembajador en Italia Sabas Pretelt es señalado por la Fiscalía de intervenir, junto con Palacio y Velásquez, “en el delito de cohecho por dar u ofrecer, respecto de los indebidos ofrecimientos hechos a Yidis Medina y Teodolindo Avendaño por los cuales estos fueron condenados por la Corte Suprema”.

Como sus excolegas de gabinete, la defensa de Pretelt señaló en el juicio en la Corte las inconsistencias en varias de las versiones entregadas ante la justicia por Medina y la señaló como una testigo no confiable. Los abogados de los acusados hablan de al menos 100 contradicciones o vacíos en declaraciones públicas de la testigo clave del caso.

Pretelt fue destituido por la Procuraduría por el caso de Teodolindo Avendaño.

La defensa de Pretelt insiste en que Yidis Medina no mencionó en sus primeros señalamientos la supuesta entrega de notarías a cambio de los votos para la reelección y en el hecho de que esos ofrecimientos supuestamente se concretaron casi dos años después de la votación de dicha reelección.

En el juicio en la Corte, Yidis, que con su confesión en el 2008 encendió uno de los escándalos que más golpearon a la administración del presidente Álvaro Uribe, aseguró en varias ocasiones que Pretelt y sus colegas supuestamente se limitaron a “cumplir órdenes superiores” durante el polémico trámite del proyecto que en el 2004 revivió la reelección presidencial inmediata en Colombia.

Fiscalía y Procuraduría pidieron condena

En sus intervenciones en el juicio contra los tres altos exfuncionarios, los delegados de la Fiscalía y la Procuraduría pidieron condena por cohecho.

Según la acusación de la Fiscalía, “Yidis Medina tuvo acceso a espacios de poder que antes le estaban vetados gracias a la aprobación de un proyecto de interés para el gobierno” de la época. Su tesis es que el cambio de posición de Yidis frente al proyecto se logró a través de la entrega de prebendas.

REDACCIÓN POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.