Secciones
Síguenos en:
Dos poetas de Medellín

Dos poetas de Medellín

Aunque no nacieron en el valle del Aburrá, los dos fueron criados y adoptados por Medellín. Distintos y distantes en su creación. Los conoceréis por las palabras y por sus vidas, que en poesía es lo mismo. Raúl Henao, cuya hidalguía transita balcones imaginarios y lunas alucinantes. Y Helí Ramírez, que tiene el abolengo curtido en la dureza de las calles y el barrio, escenario de amores y heridas que la memoria transforma en versos. Raúl, hermético, aullando solitario en los sótanos de la noche; y Helí con la claridad de una navaja rasgando la aspereza mutante de los días.

Los encontré en la pasada Fiesta del Libro de Medellín, ya sesentones, guardando a cuestas el botín de años de trabajos forzados y dichosos con la palabra. Los hallé lúcidos, vigentes, porque la poesía no pensiona las almas; o las pierde o las enaltece, pero jamás olvida a los guerreros de sus huestes. Helí abandonó Ebéjico (Antioquia), de la mano de su madre Rosmira sacándole el capote a la violencia, y a Raúl lo trajo el azar desde Cali. Y se quedaron allí prendados de la ciudad, que como una mujer borrascosa y fascinante les abrió sus entrañas para quedarse siempre escarbando en el júbilo del lenguaje. Uno, heredero de Villon; el otro, de Nerval. A su manera cantaron su rebeldía. Helí, en amaneceres donde el corazón trastabilla, exclamó: “Déjame fabricar con tus cabellos lazos para / ahorcar el odio / asomándome su rostro cada instante”. Contestatario con la hipocresía social, con las formitas afables, apuntala: “Y de nuestros rostros no esperen gesticos amables / pues si algún sueño coronamos es a la fuerza”. O un homenaje al amigo caído con dignidad: “Luisca se hizo matar para no cantar señales y / rastros y / Con su voz y sus actos iluminaba el aire”.

Y Raúl, que camina suspendido en una eterna acrobacia de circo. Lanzando cohetes verbales: “Bajo el alero de tu sonrisa, una bandada de pájaros se escampa de la lluvia”. Y la ironía, esa forma de revelar lo oculto: “... un vendedor de corbatas que mostraba su mercancía consistente en media docena de sogas de seda, adquiridas en los diferentes cadalsos levantados en la ciudad”. Los unió la poesía y sus abismos. La terquedad de sobrevivir día a día labrando versos, sin mayor interés que el del crecimiento propio. Los unió el vértigo y la imagen en el espejo de los desasosiegos.

Alfonso Carvajal

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.