La historia que inmortalizó al Museo de El Chicó

La historia que inmortalizó al Museo de El Chicó

Arte religioso, porcelana y orfebrería mantienen vivo el legado de doña Mercedes Sierra de Pérez.

notitle
04 de octubre 2013 , 05:25 p.m.

Hace 50 años, en una bella casa colonial, rodeada de jardines, antiguo hogar de los esposos Enrique Pérez Hoyos y Mercedes Sierra, se fundó el Museo de El Chicó, Mercedes Sierra de Pérez.

Debe su nombre a estar situado en lo que era la hacienda El Chicó y a que doña Mercedes, que heredó esa propiedad de su padre, don Pepe Sierra, decidió donarla a Bogotá y a la Sociedad de Mejoras Públicas por no haber tenido hijos,

En 1964, cuando la Sociedad de Mejoras toma posesión del legado y asume la obligación de administrarlo, su primera tarea es convertir la casa colonial, con su dotación, en un museo que conserve el ambiente en el que vivió doña Mercedes, como las obras de arte y los recuerdos que adquirió en sus frecuentes viajes al exterior. Por esos motivos el Museo de El Chicó no era otra cosa que la casa, tal como la dejó doña Mercedes. Con el tiempo, después de inventariar los diversos objetos que adornaban los salones, se decidió sacarlos del ambiente hogareño y exhibir el valor individual de cada pieza. Esas obras de arte y esos objetos admirables se exhiben en la misma casa colonial llamada ahora Museo de Artes Decorativas Mercedes Sierra de Pérez.

La transformación de un museo que tenía medio siglo de vida necesitó varios años de estudios, de intercambio de ideas y de proyectos. Y fue Elsa Koppel de Ramírez el motor que impulsó ese cambio. Ella fue directora del museo durante 3 años y presidenta de la Sociedad de Mejoras durante 13 años.

Junto con Carolina Castillo, vicepresidenta cultural de la Smob, se propusieron sacar adelante el proyecto y lo lograron. Su primer acierto fue recurrir a la artista Beatriz González. Ella estudió las colecciones donadas y las clasificó por materiales y por técnicas. Otro acierto fue contratar a la museóloga Paula Dever. Ella dividió el museo en 10 salas y estableció dónde y cómo exhibir cada pieza. Y fue el representante Telésforo Pedraza quien ayudó a darle fin al montaje. Cuando Elsa le contó que había escasez de fondos, el congresista, que siempre apoya la cultura, aportó auxilios parlamentarios para terminar la obra.

La historia de esta transformación, que consta de tres capítulos: Hacienda Colonial, Familia Sierra y Sociedad de Mejoras y Ornato, comienza en 1913, cuando don Pepe Sierra, un campesino paisa muy hábil para saber invertir bien su dinero, adquiere extensos terrenos en la sabana de Bogotá. Y a Mercedes, una de sus hijas, le deja la bella casa colonial y diez hectáreas de terreno.

Aficionada a viajar, a coleccionar obras de arte y objetos varios, doña Mercedes adorna su hogar con todo lo que compra. Por acogedor y generoso, el hogar de los esposos Pérez Sierra es admirado en la ciudad,

Los 24 de septiembre, día del cumpleaños de doña Mercedes, desfilaban por sus salones la sociedad bogotana. A esa gran fiesta los amigos podían llegar con hijos, nietos y sus novios. El único requisito era que las señoras lucieran peinetas y mantones de Manila. En un ambiente muy español con orquesta, licores y manjares, esa fiesta en El Chicó era la más animada y concurrida en aquella Bogotá fría de los años 40.

Estudiando las colecciones de arte y los objetos varios que dejó doña Mercedes, la artista Beatriz González los clasifica por materiales y por técnicas. Y observa que es rica la variedad de arte religioso colonial, pues la cultura religiosa característica de Antioquia fue la cultura de doña Mercedes. De ahí su interés por este arte religioso colonial, del Ecuador y en particular de la escuela quiteña, y su clara devoción por la iconografía Mariana, que incluye imágenes de la Virgen María, la Virgen de las Mercedes, la Dolorosa, la Virgen de Chiquinquirá, obras de artistas notables, como Baltazar de Figueroa, Joaquín Gutiérrez, Gregorio Vásquez Ceballos.

Las salas del museo están divididas por materiales. En la de cristal y vidrio, Beatriz González señala una copa conmemorativa de Simón Bolívar porque es raro que sea de vidrio y que el Libertador tenga bigote. Otro objeto curioso es un vaso deformado por el fuego durante el incendio de la Cancillería el 9 de abril de 1946, día del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán.

En la sala de porcelana y cerámica hay marcas famosas, y en la de metales la orfebrería de carácter religioso de los siglos XVII y XVIII proviene de iglesias y conventos.

En orfebrería civil hay una silla de montar con adornos de plata, y un sillón en terciopelo y plata repujada para poner imágenes deja ver el lujo de iglesia en asunto del culto.

En orfebrería moderna hay una corona de Bolívar hecha con aporte público, coordinado por la Sociedad de Mejoras para conmemorar el 17-XII-1930, el centenario de la muerte del Libertador

El Museo de Artes Decorativas exhibe además muebles, tallas, textiles y objetos en los que se mezclan técnicas y materiales diversos. “Dedica sus salas a materiales como la plata o el vidrio; a técnicas como grabados o pasamanería o a la producción de objetos en distintos períodos, distintos países, distintas regiones, lo cual representa una integración del arte y el diseño”, dice Beatriz González. Y la columnista española Estrella de Diago escribe: “En las casas-museos se rinde culto a la memoria y se conmemoran las obras de personajes ilustres. Ocurre en Moscú, en San Petersburgo, en París, en donde las casas-museo proliferan y se van desperdigando como trozos de historia materializados”. Este museo nos enseñará sobre el legado de doña Mercedes, esa mujer excepcional.

LUCY NIETO DE SAMPER
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.