La historia del hombre que ideó la declaración del Tayrona

La historia del hombre que ideó la declaración del Tayrona

Gabriel es un amante y defensor de la riqueza natural; un pionero ecológico en el país.

notitle
03 de octubre 2013 , 09:26 p.m.

Gabriel Echeverry Ossa, un Ingenierio civil de 84 años y actual residente de Bogotá, asegura que la declaración del Tayrona como parque nacional fue idea suya. “Existe porque yo vi lo hermoso que es. Para mí es uno de los rincones más hermosos del universo”. Llegó al lugar, siendo trabajador de la CVC (Corporación Autónoma de los Valles y el Sinú) en lancha, se enamoró de lugar y propuso su declaración para preservarlo.

“Le dije a mi jefe: ‘en Colombia se han hecho poderosos con las riquezas del país, esto es demasiado hermoso para que se vayan a apropiar de él; yo te propongo que pidamos que eso se convierta en un parque nacional’. Hicimos los estudios y encontramos que había un solo poblador en las cinco bahías, descartamos la bahía Concha, que ahora aparece como parte del parque, porque estaba muy poblada y no queríamos conflicto con la gente. Nosotros entregamos el parque sin un solo poblador”, recordó Echeverry.

En 1969 el Tayrona fue declarado parque nacional por el Instituto Colombiano para la Reforma Agraria - Incora.

Otro tesoro nacional, declarado como tal, en la que Echeverry intervino para su protección, fue la isla de Salamanca (en el Magdalena). “Esa no fue idea mía, pero estuve en el proceso”, precisó.

Es un amante de la riqueza hidrológica, defensor ferviente de los ríos y del poder de la naturaleza, por ello dedicó la mayoría de su vida a estudiarlos y cuidarlos.

Es consciente de que en el país hay unos recursos renovables muy valiosos (agua, suelo, flora y fauna), por ello uno de sus objetivos fue fomentar un Instituto de Protección de los Recursos Renovables. Y lo logró, creó el Inderena en 1968 (Instituto Nacional de Recursos Naturales); el cual manejaba los recursos naturales y el medio ambiente a nivel nacional. Echeverry lamenta que el instituto no haya prosperado como soñaba, su liquidación fue ordenada por la ley 99 de 1993 (Ley del Medio Ambiente) que creó el Ministerio del Medio Ambiente, y las funciones del Inderena fueron asumidas por otras corporaciones creadas en todo el país.

Además, durante su trabajo en la CBM (una corporación autónoma regional) fue uno de los pocos hombres que se atrevió a hacer estudios de algunas cuencas hidrográficas en el país, como el de la cuenca del río Sinú. “Los estudios se hacen para ordenar las cuencas; es decir manejar los elementos físicos y ordenarlos de forma tal que produzcan el máximo sin deteriorar los recursos. La cuenca fomenta desarrollo y debe estudiarse, no existen dos cuencas iguales, así como las personas”, precisó.

Durante su labor ambiental también aprendió sobre bosques. “Creamos una policía forestal y pesquera, teníamos 68 hombres que fueron capaces de frenar el deterioro de la flora en la parte norte del país. Encontramos tres masas boscosas importantes: bosques del alto Sinú, la Serranía de San lucas y la Sierra Nevada de Santa Marta.

Se encadenó a TransMilenio para exigir su pensión

A pesar de todos los aportes ambientales tan importantes que hizo, no le fue fácil lograr su pensión. También ejerció como decano de la Facultad de Ingeniería Geográfica de la U. Jorge Tadeo Lozano y fue uno de los fundadores del Himat (Instituto de Hidrología, Meteorología y Adecuación de Tierras).

Sin embargo, el lunes 20 de noviembre de 2006 se encadenó a la silla de un bus de TransMilenio y amenazó con tomarse una pastilla de cianuro si no le resolvían de una vez por todas la entrega de su pensión.Llevaba 5 años tramitando sin éxito su pensión de vejez.

Gracias al apoyo de los ciudadanos y de los medios de comunicación logró obtener un compromiso por parte de funcionarios del ISS (Instituto de Seguros Sociales) para buscar una solución. Logró su pensión, ahora lleva una vida tranquila con su familia, le gusta mantener vivo su legado contando sus relatos.

VANESA CASTRO
REDACCIÓN MI ZONA EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.