Al DJ 'Chiflamicas' no le pidan que ponga reguetón

Al DJ 'Chiflamicas' no le pidan que ponga reguetón

Sus ritmos balcánicos y gitanos se está imponiendo en las rumbas bogotanas.

notitle
03 de octubre 2013 , 04:18 p.m.

La gente no sabe exactamente cómo bailar, pero de alguna manera logra moverse (algunos sacuden la cabeza como en un concierto de metal; las mujeres, mueven las caderas) para llevar el atropellado ritmo que el DJ 'Chiflamicas' pone en su computador, lleno de calcomanías. (Vea la galería: 'Chiflamicas', el DJ de moda en la rumba bogotana.)

Interviniendo canciones con el sintetizador, logra seguidos estados de euforia en su fiel público.

Incluso, en medio de la rumba, no falta quien intenta iniciar un 'pogo' como los de Rock al Parque, pero todo al calor de la alegría que prende este 'maestro de ceremonia' detrás de sus equipos, donde él mismo se contagia y baila.

El día anterior a las fiestas que lo contratan –mínimo una vez a la semana– lo dedica a elegir las canciones que mezclará. "Aunque no sé por qué lo sigo haciendo, pues nada sale como lo planeo", dice. Los nervios de saber que está a pocas horas de esa responsabilidad le impiden comer.

Ya en la fiesta, lleva una máscara de pájaro con pico largo, se pinta las uñas de negro y se pone enormes anillos plateados, que le gustan porque con ellas se da ínfulas de malo. A la mitad de la fiesta, en uno de los momentos más eufóricos, se quita la careta y la lanza al público, que se pelea por atraparla. El gesto ya se ha convertido en un ritual que hace en todas sus rumbas.

Hace cinco años se convirtió en DJ y ha puesto a bailar, con los ritmos balcánicos y gitanos que tanto le gustan, a los que van a los bares 'underground' y a los comerciales.

"Las primeras fiestas las hice en una casa de la calle 48 con 15 a punto de derrumbarse. No tenía plata para el alquiler, pero me la prestaban si ayudaba a remodelarla. Lo malo era que no teníamos permiso; la policía llegaba y la rumba terminaba", cuenta.

A pesar de estos finales inesperados, su ‘Folka rumba stravaganza’ –que es su espectáculo– se dio a conocer. El voz a voz y las habilidades comunicativas de 'Chiflamicas' (es periodista de la Universidad Externado) hicieron que esta fiesta se volviera reconocida y que lo buscaran incluso para eventos privados.

Estos últimos, sin sus seguidores tradicionales, son, según cuenta, "medio jartos, porque la gente empieza a pedir merengue y reguetón. Por eso puse una cláusula en el contrato que dice que lo más parecido que pongo es música de Calle 13 y TegoCalderón".

A 'Chiflamicas' le gustó la música de Serbia y Rumania desde la primera vez que la oyó.

"Evolucionó de las bandas marciales y está llena de sonidos de trompeta. En esos países hay gente muy pobre, borracha y feliz, con una tradición campesina, y me sentí identificado porque ese también es mi origen", dice y comenta que sus abuelos son de Pandi (Cundinamarca) y sus padres nacieron en Soacha.

De esa tradición campesina viene su apodo. Fernando Torres (su nombre verdadero) se puso Chiflamicas porque esa palabra, afirma, significa "pobre diablo" y "bueno para nada".

Y agrega: "También me lo puse para ir en contra de tantos DJ que se creen los dueños de la fiesta y se ponen nombres ridículos, como DJ Sexy y DJ Teso".

Su estilo, además de sorprender, incluye ir a la par de la energía de la gente e identificar a tiempo los ‘orgasmos’ rumberos. "Haciendo cambio abruptos obtengo mejores resultados", dice.

Lo que hace en las fiestas no tiene nada que ver con su cotidianidad. Es tranquilo y hasta intelectual. Desde hace tres años dirige y presenta el programa Sonidos nómadas, en la emisora de la Universidad Nacional, los viernes, a las 9 p. m., con música gitana y los géneros alternativos vigentes en el momento.

Además, es corrector de estilo y trabaja como free lance.

¿Dónde y cuándo?

Este viernes, rumba con 'Chiflamicas' a las 10 p.m. Bar Matik Matik. Carrera 11 No. 67-20. Bogotá. Teléfono: 249-9232. Boletas: 10.000 pesos.

MARÍA PAULA SUÁREZ NAVAS
PARA EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.