Bello destello

Bello destello

Cuatro de los 6 premios de la Muestra Extranjera en un reciente Festival en Brasil

notitle
03 de octubre 2013 , 02:12 p.m.

Galerazamba (Bolívar), un pueblo a orillas del mar Caribe famoso por sus salinas desde la época precolombina, vuelve a ser escenario para el cine. En 1960 fue una de las locaciones de la cinta ‘Queimada’ (1969) de Gillo Pontecorvo con el mítico actor Marlon Brando. Cuarenta años después, la película colombiana ‘Cazando luciérnagas’ del barranquillero Roberto Flores, rescata del olvido a esta población y le confiere todo el protagonismo a la belleza de su paisaje.

La soledad del protagonista, el huraño Roberto Manrique (Marlon Moreno), vigilante de una mina de sal abandonada, se amplifica en este paisaje. Pero al mismo tiempo, el movimiento incesante y cambiante de la naturaleza, el sonido del viento y del mar contrasta con la pausada y apagada vida de Manrique. Aislado como este lugar, él pasa las horas y los días en la misma rutina y su contacto con el mundo solo se establece cuando repite la frase “parte de total tranquilidad”. En su vida aparecerá Valeria, una niña de 13 años interpretada por Valentina Abril, maravillosa debutante que obtuvo el premio de mejor actriz en Gramado (Brasil).

Esta es la segunda película de Flores, quien debutó con ‘Heridas’ una película valiente sobre el conflicto que no se vio en salas comerciales en el país. En este segundo filme construye un relato minimalista y nostálgico, con muchos silencios, pocos diálogos y 2 actores, donde el conflicto no está presente, y un ser humano está solo en el mundo. “Me cautivan los seres que habitan sin afanes, tratando de sobrevivir cada día, sin mayores esperanzas de ser rescatados o que sus vidas sean reconstruidas. Ignorados por un mundo más preocupado por las máquinas que por el hombre”, expresa Flores.

La historia de la película parte del cuento homónimo de Carlos Franco quien hizo la adaptación y dice a propósito del título: “Quienes nos dedicamos al oficio de escribir historias, o a narrarlas, a través de imágenes y sonidos, somos cazadores de luciérnagas, buscadores de destellos de belleza que sólo aparecen por momentos y luego se desvanecen en la oscuridad del alma humana. Aunque de vez en cuando, si se tiene la suficiente persistencia, y mucha suerte, se logra atrapar una”. La película está construida como un relato íntimo y preciso, que permanece por días en la memoria del espectador, que recrea la mirada en un Caribe desconocido, más real y más cercano, como un destello de belleza dentro del cine colombiano. Se llevó cuatro de los seis premios de la Muestra extranjera en el reciente Festival de Gramado (Brasil) a mejor director, mejor actriz, mejor guion y mejor fotografía.

LATINOAMÉRICA, FUTURO DEL CINE

El cine latinoamericano de la última década vive un nuevo auge. Surgen nuevos cines nacionales, promisorias figuras, formas de narrar y una nueva generación de talentosas mujeres realizadoras (Llosa, Smirnoff, Encina, Scherson, Murga, Yasin, Eliash, entre muchas otras).

Los festivales más importantes acogen con entusiasmo el cine de la región. Así lo confirma el director artístico de la 70ª Mostra de Veneciacuando afirma: “El futuro del cine no está en China, sino en América Latina, una tierra donde están sucediendo muchas cosas. Un pedazo del mundo que debe tener cada vez más presencia en el festival”. Para la muestra, ‘La vida después’ (1982) de David Pablos (Ciudad de México, 1982), una joven promesa del cine mexicano.

LA WEB DE JUAN CARLOS GIL

El director de fotografía colombiano, Juan Carlos Gil (‘Perro come perro’, ‘La sociedad del semáforo’) lanza su web. Como miembro fundador de la Asociación Colombiana de Directores de Fotografía (ACDF) es referente obligado en términos técnicos, estéticos y conceptuales. En el transcurso del próximo año las salas acogerán el estreno de tres películas nacionales que cuentan con su sello: ‘¡Que viva la música!’, inspirada en la obra literaria de Andrés Caicedo y dirigida por Carlos Moreno, ‘Tierra en la lengua’, de Rubén Mendoza, y ‘Secretos de confesión’, de Henry Rivero. Su sitio web apunta a convertirse en un portal de reflexión sobre el oficio.

 

 

MARTHA LIGIA PARRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.