Secciones
Síguenos en:
Rubén Darío Vélez Correa es el masajista de los campeones

Rubén Darío Vélez Correa es el masajista de los campeones

'El Calvo' lleva 21 años de su vida masajeando las piernas de los ciclistas más exitosos del país.

‘El Calvo’ se ha dado el gusto de moldear los músculos de las piernas más famosas del ciclismo colombiano. Y para él ha sido más que un gusto, toda una pasión, porque sabe que su labor es tan importante como la que hacen día a día, kilómetro a kilómetro, cada uno de los integrantes del equipo Aguardiente Antioqueño-Lotería de Medellín-Idea, conocido popularmente como el 'Orgullo paisa', de donde han brotado un buen número de la camada que, en la actualidad, hace parte de importantes equipos del ciclismo mundial.

Se puede decir, sin titubeos, que Rubén Darío Vélez Correa conoce las mejores piernas del país, en materia deportiva. Por esas manos benditas han pasado los tonificados muslos y gemelos de Santiago Botero, hoy gerente de la escuadra; María Luisa Calle, la ciclista más exitosa del país; al igual que las piernas de ‘Rigo’ Urán, Sergio Luis Henao y Carlos Betancur, entre otros. 'El Calvo' es un héroe oculto de la carrera.

“Ya llevo 21 años en este cuento, desde que se inició el proceso del 'Orgullo paisa', con Raúl Mesa como primer técnico. Esto no es simplemente masajear, se trata de un arte que consiste en proporcionarle al ciclista el mejor proceso de recuperación, luego de una extenuante jornada de esfuerzo. Se tiene que saber algo de anatomía, fisiología y hasta psicología, pues cada corredor es diferente y se comporta de una u otra manera tras el esfuerzo físico”, le contó a DeporMÍO el masajista antioqueño, egresado como tecnólogo deportivo del Politécnico Jaime Isaza Cadavid, de Medellín.

Unas leyendas

Vélez Correa recordó a manera de anécdota que él fue el primer masajista que atendió a Santiago Botero antes de que el antioqueño viajara al ‘Viejo Continente’ para firmar su contrato con el equipo Kelme, de España.

“Recuerdo que fue en un hotel de Buga (Valle). Él no hacía parte del equipo, pero llegó a mis manos y lo preparé en esa competencia, aunque él no hacía parte del 'Orgullo paisa'. En este oficio se trata de poder leer el idioma de la musculatura. Cada sesión puede durar unos 45 minutos y en ese tiempo se debe hacer un trabajo óptimo con los músculos para dejarlos listos de cara al siguiente día de competencia”, agregó ‘El Clavo’, quien siempre tiene a la mano un frasco de aceite natural y una pomada caliente, aunque el secreto del masaje, como él mismo dice, “está en mis manos”.

Vélez Correa, un hombre charlador y muy dedicado al ciclismo, cuenta que cuando está en competencia, su labor se extiende para ser auxiliar y está listo para entregar las bolsas con alimentación y caramañolas con agua y bebidas energizantes a los ciclistas.

“Ya mi mujer se acostumbró. En ocasiones estoy más pendiente de los corredores que de mi casa (risas), pero eso es lo que me encanta y me hace feliz, gracias al ciclismo también he podido estar con selecciones Colombia y viajar a copas mundo y a Juegos Olímpicos. Esa es mi pasión”, sentenció quien también ha sido Comisario Nacional de Ciclismo y espera que unas de sus piernas masajeadas suban el próximo domingo, en Buenaventura, al podio de campeones.

JAVIER ARANA
Enviado especial DIARIO MÍO
*Invitado por la organización de la carrera
javara@diariomio.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.