El man es Germán

El man es Germán

notitle
27 de septiembre 2013 , 08:57 p.m.

Refunfuñaron tanto Roy Barreras como el expresidente Gaviria cuando Germán Vargas Lleras anunció la inauguración de la casa de la ONG Buen Gobierno. Se quejaron, de pronto con razón, de que el jefe de Cambio Radical estaba utilizando la ayudita presidencial para lanzar su campaña. El man, mientras tanto, como aquel juicioso suplente, aguarda en la banca su turno. Él sabe que en cualquier momento le toca quitarse el peto, ponerse la 10 y saltar a la cancha. Y, según las últimas encuestas, eso no se ve tan lejano.

La guerrilla amenaza con lanzar una acción que pondría punto final a un proceso donde el Gobierno, por esas dinámicas de la política, cada día pareciera ser el más débil en la mesa. Y fue Troya. Esa reelección, que hasta hace poco parecía irrefutable, por más mermeladas y presupuestos que existan, se ve embolatada. Y para meterle más picante al asunto (¡quién lo creyera!), Peñalosa es copartidario de Petro, en busca de una candidatura que compita con Antonio Navarro Wolff. Un mundo de locos.

Pero como eso no podía ser todo, el expresidente Uribe anunció que va para el Senado. Y la cereza en el postre, en la lista uribista, José Obdulio Gaviria. Salió el doctor Óscar Iván, precandidato presidencial por ese partido (que dice La Silla Vacía no será más el Puro Centro Democrático, sino Uribe Centro Democrático), quien parece ser un buen tipo –pero que no le alcanzarían los votos para ganarle a Pacho Santos– y en un acto que podría interpretarse como desespero político, se fue contra el escudero de su jefe.

Lo único claro de cara a las elecciones del 2014 es que nada está claro, pero sí muy entretenido. La pelea está para alquilar balcón y, en este momento, si pudiera apostar por un luchador, así no esté anunciado en los carteles, le pondría mis fichas a que el ganador va a ser Germán, el man. Las encuestas lo dicen, y seguro por dentro debe estar con una mezcla de sentimientos, pues podría perder su oportunidad histórica de llegar al poder por ser leal. Igual, ya sabemos cómo son las lealtades políticas; si no, miren al Presidente, quien se graduó desde el primer día de su gobierno como opositor al que le puso más de nueve millones de votos.

Preparen sus puestos y disfruten de una contienda que no se esperaba: un presidente que quiere reelegirse en manos de una guerrilla arcaica, impredecible y salvaje; con todos los recursos, menos la popularidad y el carisma; con su primo, en la otra orilla, haciéndole la guerra; el Polo, con Clara López, sobreviviente del terremoto Moreno, que casi acaba con Bogotá, y Enrique Peñalosa, posible candidato Progresista, o Antonio Navarro, posible candidato verde, ¿o al revés?

Hagan sus apuestas, señoras y señores, que la batalla empezó hace mucho.

Andrés Rivera Mejía
@riverasoyyo

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.